Incertidumbre laboral en América Latina

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) y la Organización Internacional del Trabajo (OIT) de las Naciones Unidas dieron a conocer un informe conjunto que afirma que las tasas de ocupación y desempleo en la región disminuyeron su ritmo de empeoramiento durante el primer semestre de 2017.

Esto, sostienen, augura una leve mejora económica a corto plazo, a pesar de que el desempleo urbano aumentó 9.4 por ciento en América Latina y el Caribe, medio punto por encima del índice registrado el año anterior. Esta cifra refleja el débil desempeño de los mercados laborales y el bajo crecimiento de economías como la brasileña o la mexicana.

La CEPAL y la OIT afirman que esta inestabilidad tiene un impacto directo en la calidad del empleo en Latinoamérica. No obstante esta situación, los indicadores laborales han comenzado a estabilizarse, por lo que se prevé una discreta expansión en algunos países de la zona.

El  documento, además, aborda los programas y políticas desarrolladas para fomentar una mejor transición entre la educación y el trabajo, a fin de incrementar la capacidad de los más jóvenes para emplearse. Este grupo de la población, apunta, enfrenta múltiples problemas en la búsqueda de un equilibrio entre empleo productivo y trabajo decente.

La elaboración de programas de políticas públicas, afirma el reporte, ofrece impactos positivos, tanto en la empleabilidad como en los salarios, principalmente sobre los grupos más vulnerables, de menores ingresos y menor nivel de instrucción. No obstante, ambos organismos advierten que será necesario avanzar en la recolección de estadísticas para monitorear mejor los instrumentos existentes e incorporar los ajustes necesarios.

Fuente: ONU