Trump: entre el riesgo y la oportunidad

La señal que arroja Donald Trump al elegir a Rex Tillerson como su jefe de Estado no es positiva para los años de avances y acuerdos que Estados Unidos ha suscrito en materia de cambio climático, al tiempo que es uno de los principales emisores de CO2 y haberse demorado en la firma de estos consensos, junto con China.

La historia de Rex al frente de Exxon Mobil describe la continuidad que determinará lo que en cuatro años podría suceder: que Estados Unidos abandone los Acuerdos de París. Ya se ha dicho que Exxon contribuyó a negar el cambio climático a través del financiamiento de contrainformes; la compañía mundial de hidrocarburos azuzaba a científicos para que éstos falsearan sus declaraciones; hecho que actualmente la misma fiscalía de Nueva York investiga.

La firma también ha sido protagonista de estudios en los que se le coloca como una empresa con nula responsabilidad medioambiental. Hace una década, Amigos por La Tierra, una organización no gubernamental internacional, la sitúo, a través de un estudio, como la empresa más contaminante del planeta. Sin embargo, Exxon ha desestimado las necesidades del planeta y los acuerdos recientemente firmados.

Así que el negacionismo de Trump se agudiza con Rex Tillerson en su gabinete y sus amenazas de salir de los Acuerdos de París parecen inexorables. Sumado a esto, la construcción de un muro fronterizo entre México y Estados Unidos ocasionaría daños medioambientales, así lo ha advertido la ONU.

Recientemente, Trump firmó una orden ejecutiva para construir el oleoducto Keystone XL y Dakota, que su predecesor Barack Obama había cancelado porque, dijo, contravenía la adopción de medidas para combatir el cambio climático.

En medio de este impasse en la contribución de la especie humana por alargar la vida del planeta, la comunidad empresarial de Estados Unidos, y de todo el mundo, ha dado pasos firmes en contra de las políticas regresivas, al tiempo que se conforma uno de los bloques más radicales del gobierno estadunidense.

Para esta industria –que camina en consonancia con los mercados de todo el mundo y está en una ruta clara de eficiencia energética, reducción de impacto medioambiental y consciencia sobre el cambio climático–, el efecto de las políticas del nuevo gobierno del Norte será un incentivo para no cejar la búsqueda de soluciones de menor impacto ambiental y crear una comunidad del conocimiento climático.

Sobre el autor

Antonio Nieto
Director Editorial Puntual Media