Aproximadamente 4.8 mdd destinan los hogares mexicanos al consumo de electricidad por el uso de aire acondicionado. Fotografía: tomada de pri.org

México y su participación en el valor de riesgo climático

El crecimiento económico de México, y su variedad de climas, aumentará las ventas de aire acondicionado. Esto podría anteponer dos problemas: el impacto ambiental que generaría el uso de aire acondicionado y el valor de riesgo económico climático que aportaría el país a las cifras globales

Eréndira Reyes

Un estudio publicado en abril de 2015 por la Universidad de Berkeley afirma que una de las grandes contribuciones al cambio climático será la relación de la compra de aires acondicionados y el crecimiento económico de países en desarrollo, en los próximos años. Contribution of Air Conditioning to Future Energy Use under Global Warming es un estudio desarrollado por Lucas Davis y Paul Gertler, en el que se examina la relación entre clima, crecimiento de ingresos per cápita y la adquisición de un equipo de aire acondicionado. En él utilizan como ejemplo a México, pues es uno de los países que mayor crecimiento económico tiene previsto y en donde el clima es variado de una región a otra.

El estudio de la Universidad de Berkeley implicó la combinación de dos tipos de cifras económicas, los márgenes intensivos y los extensivos, por lo que aprovecharon los registros de facturación de 27 mil hogares en país y su relación con los datos de temperatura locales.

En todos los niveles socioeconómicos de zonas frías del país, los datos mostraron un poco uso de aire acondicionado, sin embargo, en las zonas cálidas el uso de aire acondicionado ha ido en aumento, en relación con los ingresos anuales del hogar, los cuales han crecido 2.7 por ciento. Los investigadores estimaron, por tanto, que si la tendencia sigue así, el aumento de uso de energía podría llegar a 81 por ciento, lo que pondría en riesgo las metas establecidas por el gobierno mexicano en temas de ahorro energético y disminución de la huella de carbono.

El profesor Gertler comentó que “en un futuro próximo, más de mil millones de personas en África, Brasil, India, Indonesia, México y otros países de las economías en crecimiento, serán capaces de adquirir su primer aparato de aire acondicionado, lo que resultará en un aumento masivo de la demanda de energía. Ahora es el momento de que los sectores público y privado colaboren y desarrollen infraestructuras capaces de dar cabida a la creciente demanda, así como la construcción de aparatos de aire acondicionado más eficientes y más asequibles, para las poblaciones menos favorecidas”.

Otros indicadores, como el emitido por el Intergovernal Panel on Climate Chanel proyectan que el país tendrá una elevación de su temperatura, de hasta dos grados, cambio que agregaría 35.7 millones de dólares a los 4.8 millones de dólares que destinan los hogares mexicanos al consumo de electricidad. Además, se podrían alcanzar 35.9 millones de toneladas de emisiones de carbono, lo que traería riesgos a la salud de la población mexicana e incrementaría la temperatura en zonas donde antes no había tanto calor.

Climate Wizard es otra plataforma en la que dan indicadores a escala mundial sobre el incremento de temperatura, su relación económica y los riesgos sociales que puede tener este factor.

Sin embargo, aunque México es un país representativo en el estudio, la verdadera acción podría suceder en otro lugar. Pues el mismo estudio indicó que India tiene más de 10 veces la población de México y suponiendo que éstos y otros países tienen esta misma situación económica, el incremento en el consumo de electricidad puede ser poco sostenible. Sin embargo, los autores señalan que, si bien este escenario es lo que los indicadores precisan, aún pueden suceder muchos cambios.

Además, los acondicionadores de aire han aumentado la eficiencia, y existe la posibilidad de reducir el enfriamiento de espacios con elementos pasivos. De igual forma, los cambios que generen las alternativas en el uso de energías renovables podrían reducir, según los especialistas, las emisiones de carbono y las tarifas de la energía eléctrica.

Finalmente, para el investigador y economista norteamericano: “El análisis es un poco impactante, en términos del efecto que un solo producto pueda tener sobre las emisiones de carbono y su relación económica, sin embargo, muchas empresas fabricantes de aire acondicionado ya trabajan en la generación de nuevas alternativas para los consumidores, si éstas logran contar con el apoyo académico y gubernamental en sus investigaciones, el cambio podrá ser más rápido”.

Lee el artículo completo en la revista Mundo HVAC&R mayo 2016.