Diseño de oficinas sustentables

Se espera que la construcción de edificios de oficinas incremente su auge en el año que comienza, situación que plantea un reto para los proyectistas al requerir alternativas para el ahorro energético y generar beneficios ambientales. La clave será el interiorismo sustentable

Redacción / Jorge Monroy, ilustración

El cambio climático constituye una de las mayores amenazas ambientales, hecho que hoy en día ha sido reconocido por gobiernos, científicos, empresas y organizaciones civiles.

Aunque la variación del clima constituye un fenómeno natural, el problema al que se enfrenta la humanidad es que esta variación se ha acelerado como consecuencia del aumento de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) originadas por la actividad humana.

El principal gas de efecto invernadero emitido por el hombre es el dióxido de carbono (CO2), procedente, primordialmente, de la quema de combustibles fósiles (carbón, gas, petróleo y sus derivados) y empleado en la producción de energía y en el transporte.

La existencia del cambio climático y la influencia de la acción humana en su exacerbación es inequívoca, según señala el último informe presentado por los expertos del Panel Intergubernamental de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés).

En los últimos 100 años, la temperatura media del planeta ha aumentado 0.74 grados centígrados. Como consecuencia de dicho calentamiento, numerosos recursos naturales y poblaciones humanas ya presentan afectaciones.

Para evitar un cambio climático peligroso e impredecible, la temperatura media global, según afirman los especialistas, no debe aumentar más de 2 grados centígrados respecto de los niveles preindustriales. Sobre esto, los expertos responden que aún se está a tiempo de erradicar el problema; para ello es necesario que los países desarrollados reduzcan sus emisiones de GEI actuales al menos en 30 por ciento para 2020 y en 80 por ciento para 2050, con el propósito de evitar daños irreparables en los ecosistemas, las poblaciones humanas y la economía.

Posiblemente, la pregunta más frecuente en temas de sustentabilidad e interiorismo es ¿por qué diseñar arquitectura e interiorismo sustentable? Este tema es nuevo en muchos países, como es el caso de México. Si bien se ha logrado generar mucha consciencia bajo tal tenor, aún existe cierto rezago en el conocimiento de los beneficios de este tipo de construcciones.

Para entender la relevancia que cobran los inmuebles construidos bajo este esquema y enfocarlo al interiorismo sustentable, existen ciertos datos duros que vale la pena mencionar. Cabe resaltar que el medio construido tiene un profundo impacto sobre el medio natural, la economía, la salud y la productividad, y que, aproximadamente, los edificios son responsables de:

36 % del uso total de la energía
65 % del consumo de electricidad
30 % de las emisiones de GEI
30 % del uso de materias primas
30 % de los residuos que van a vertedero
12 % del uso del agua potable

Ahora bien, en el caso específico de los edificios de oficinas, existen factores que influyen directamente en su consumo de energía, como el uso de electricidad, la localización del inmueble, la cantidad y tipo de aparatos con los que cuenta y el poco aprovechamiento de la energía.

Es claro que la única manera de generar una sociedad sustentable y comprometida con el medioambiente radica en involucrar a todos los responsables de diseñar, desarrollar y construir un proyecto.

Ante esto, es conveniente aprovechar adelantos científicos, tecnológicos y de funcionamiento en los edificios para ser usados por proyectistas, constructores y propietarios que deseen construir de forma sustentable y maximizar tanto la eficiencia económica, como medioambiental y de bienestar.

Interiorismo sustentable, la verdadera arquitectura verde
Por años, el interiorismo se ha entendido como una especie de arquitectura que carece de notoriedad, debido a que los arquitectos se han enfocado en la generación y construcción de edificios icónicos, por encima de lo realmente importante: el usuario y el medioambiente. Incluso, se ha diseñado, construido y comercializado arquitectura que ha dejado a un lado estos dos elementos, los cuales resultan imprescindibles para el desarrollo de tales procesos.

Esta aproximación a la arquitectura tiene varias consecuencias negativas, aunque posiblemente una de las más notorias es la falta de especialistas en arquitectura interior y, por supuesto, en arquitectura interior sustentable.

Si en general poco se sabe acerca de la arquitectura sustentable, mucho menos se ha investigado del interiorismo verde. Paradójicamente, al mismo tiempo, gran parte de lo que se conoce como arquitectura sustentable es en realidad interiorismo sustentable.

Una de las razones principales por las que se genera poca arquitectura sustentable es por la escasez de arquitectos e interioristas con conocimientos en diseño interior sustentable.

Si se analizan las cifras, 70 por ciento de los puntos para acreditar un proyecto con una certificación internacional de arquitectura sustentable tiene más que ver con interiores sustentables que con arquitectura.

El tipo de materiales utilizados, los ahorros energéticos por iluminación eficiente, el ahorro de agua, etcétera, son aspectos resueltos en el ámbito del interior. Es por esto que, en realidad, el futuro de la arquitectura sustentable se encuentra en el entendimiento de soluciones sustentables para los interiores.

En un futuro cercano, entonces, se observará una evolución en la arquitectura, en la cual se encontrarán cada vez más especialistas en interiorismo y despachos de arquitectura enfocados en esta disciplina. Asimismo, habrá un incremento de firmas de arquitectura diseñando edificios desde dentro hacia fuera, y el edificio será la resultante de la fórmula siguiente: Arquitectura interior + medioambiente = envolvente arquitectónico

Acciones indispensables para un proyecto verde

  1. El diseño hace la diferencia. Los primeros ahorros energéticos de un proyecto se dan desde la planeación inicial de los espacios. Un diseño arquitectónico eficiente genera ahorros de espacio y de energía. En este punto es posible aprovechar al máximo la luz natural, definir el tipo de aislamiento térmico y aprovechar la ventilación natural del entorno
  2. Diseño lumínico eficiente. En la mayoría de los espacios, uno de los elementos que más energía consume es la iluminación; el diseño lumínico eficiente adicionalmente ahorra también en las cargas necesarias de aire acondicionado. Además, la existencia de controles y regulación de las instalaciones energéticas del edificio, como son termostatos, interruptores, programadores de horarios, entre otros, deben ser fácilmente accesibles para el personal y programados para lograr un uso más eficiente de la energía
  3. Calidad del aire interior. Es uno de los temas que más popularidad ha tenido, por lo que será necesario especificar materiales no tóxicos en espacios interiores, principalmente en pinturas, selladores y pegamentos. Esto mejorará notablemente el ambiente interior de las oficinas
  4. Ahorro de agua. Utilizar accesorios en baños y regaderas que sean eficientes. Esto podrá contribuir con más de 30 por ciento de ahorro en el uso cotidiano del agua
  5. Materiales rápidamente renovables. Hoy en día, en el mercado existe gran variedad de materiales que son rápidamente renovables, esto significa que al ser humano le toma más tiempo desechar los materiales en comparación con el tiempo que le toma al planeta reponerlos
  6. Contenido reciclado. Emplear materiales de construcción con contenidos reciclados y materiales de fácil reciclaje disminuye la huella de carbono de las construcciones. En el caso de la decoración, también se ha tenido un notable crecimiento en la producción de muebles y materiales que pueden ambientar las oficinas
  7. Aprovechamiento de luz natural. El ser humano está diseñado para funcionar en espacios naturales y con acceso a luz natural, por lo que el aprovechamiento de ésta en espacios arquitectónicos mejora el desempeño de las personas y su salud; además, reduce los costos de energía y el impacto del gasto que se ahorra
  8. Utilizar materiales regionales. Esto implica que se deben seleccionar y especificar materiales fabricados u obtenidos en la región donde se construye un proyecto, debido a que reducen el dióxido de carbono por transportación de materiales y generan una derrama económica en la zona donde se construye el inmueble
  9. La utilización correcta de equipos eficientes, así como la reducción en su número, significarán un ahorro destacado de energía eléctrica
  10. Por último, contar con la asesoría de especialistas será la manera más fácil de hacer un proyecto realmente verde, gracias a que cuentan con experiencia en este tipo de actividades

————————————————————————————————————————————————-

Con información de Grupo Riviera, especialistas en diseño de oficinas e interiores.