BANNER
Destacada Nuevos productos Refrigeración Technology Tendencias

Chillers scroll BCHPS, los grandes y poderosos de BOHN

Conoce los beneficios y funcionamiento de la línea de enfriadoras de agua con mayor capacidad de refrigeración diseñada por BOHN de México, así como sus criterios de cálculo y selección

Conoce los beneficios y funcionamiento de la línea de enfriadoras de agua con mayor capacidad de refrigeración diseñada por BOHN de México, así como sus criterios de cálculo y selección

Redacción / Foto: cortesía de BOHN de México

Las unidades enfriadoras de líquido o chillers son sistemas en los que el proceso de evaporación circula a través de un intercambiador de calor para refrigerar distintos fluidos, principalmente agua que puede ir mezclada con algún otro componente como el glicol.

Una de las mejores opciones dentro del mercado son los chillers scroll BCHPS serie ZP diseñados por BOHN de México. Con una capacidad de 1.5 a 115 TR de refrigeración, se trata de la línea más grande de enfriadoras de agua del fabricante mexicano.

Sus principales aplicaciones son para procesos de refrigeración y aire acondicionado de las industrias de alimentos y bebidas, hotelera, vinícola, del plástico, etcétera. También se emplean para enfriar equipos de impresión, de corte láser, de laboratorio: “Una de sus principales ventajas es la instalación, ya que en lugar de utilizar cobre para poder utilizar refrigerante se usa agua. Es un sistema de baja carga de refrigerante; todo se queda dentro del chiller. Al sólo emplear agua, la instalación, en este sentido, es más fácil y segura”, afirma Xavier Flores, ingeniero de Aplicación en BOHN de México, en entrevista con Mundo HVAC&R.

Cabe recordar que en un chiller los cuatro procesos del ciclo de la refrigeración convencional (condensación, expansión, evaporación y compresión) siguen estando presentes. Sin embargo, a diferencia de las unidades condensadoras, el intercambio de calor no es con aire sino con agua, por lo que ofrecen una estabilidad térmica más alta, agrega el ingeniero Flores.

El corazón del sistema de un chiller scroll BCHPS es un compresor de la marca Copeland de la familia ZP que trabaja con refrigerante R-410. Otros componentes vitales son los condensadores con motores EBM, el control Dixell y los intercambiadores tipo placas, comenta el entrevistado.

En lo referente al cálculo de capacidad es necesario conocer el flujo y la temperatura de entrada y salida de la enfriadora: “Cuando tenemos esto multiplicamos el calor específico del agua (1 BTU libre a grado Fahrenheit), y luego multiplicamos el caudal en litros por hora para obtener la cantidad de BTUs por hora. Esto lo multiplicamos de nuevo por el Delta T, es decir, la resta entre la salida y la entrada del agua. Ojo, es muy importante aclarar que la familia de chillers scroll BCHPS están basados en 5 ºC, es decir, 9 ºF”, explica el especialista de BOHN de México.

Por último, se recomienda emplear un tanque de mezcla por separado: “Hay que terciar y atemperar el agua para asegurarnos que la temperatura a la entrada del agua sea siempre la misma. Las temperaturas estándar que utilizamos para un chiller scroll BCHPS son de 7 ºC de inyección de líquido y 12 ºC de retorno/salida”, remata el ingeniero Xavier Flores.

Comentarios

Deja una respuesta

Or

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to top