Ventilación

Olvídate de las emisiones contaminantes industriales diseñando un sistema de extracción localizada

El sector HVAC cuenta con la tecnología de ventila ción más avanzada para mantener bajo control las emisiones contaminantes, un problema que aqueja a todo tipo de industrias.

Gran parte de las compañías generan emisiones contaminantes, ya sea que las liberen al medioambiente, o bien, hacia el interior de la misma empresa, lo cual resulta en ambientes viciados. El tipo de emisión, así como su nivel de concentración, varían según el giro de la empresa, sus procesos productivos, el número de puntos de emisión y otras variables particulares.

Las emisiones contaminantes deben ser controladas en aras de cuidar los mejores intereses de las empresas (la salud del personal, la productividad y el cumplimiento de la normatividad vigente). La manera ideal de hacerlo es por medio de un sistema de filtración de emisiones contaminantes al que comúnmente nos referimos en el sector de la ventilación como sistema de extracción localizada.

EXTRACCIÓN LOCALIZADA
Un sistema de extracción localizada es el responsable de colectar, transportar y depurar toda emisión contaminante como pueden ser polvos, humos, neblinas, gases y olores. La instalación se compone de una campana, ductería, depurador, motor ventilador y chimenea.

La campana es el punto de entrada al sistema de extracción, cuya función consiste en crear un flujo de aire que capture eficazmente el contaminante. Las formas de una campana, su tamaño, localización y caudal de aire son las principales variables de diseño que deben ser contempladas por un experto.

La ductería es el canal por el que viaja el aire acompañado de los contaminantes. El material de la ductería es definido según las propiedades del contaminante, por ejemplo, si el contaminante es corrosivo, el material de la ductería debería ser acero inoxidable.

El depurador es el corazón de un sistema de extracción localizada, al ser la parte esencial. Su función se basa en la recepción y filtración del contaminante. Los principales equipos depuradores son los colectores de polvos, ciclones, lavadores de gases (scrubbers), filtros, trampas de líquidos, entre otros. Todos estos son diseñados conforme a las necesidades específicas de cada empresa, como si se tratara de un traje a la medida.

Por último, el ventilador es el equipo que da energía al sistema. Una vez teniendo el contaminante ya filtrado, se podrá liberar a la atmósfera mediante una chimenea cuyo diseño estará alineado con el cumplimiento de normativas.

Es importante aclarar que el aire es la materia prima para cualquier sistema de extracción localizada. Lo que se limpia, se depura y se libera es el aire.

El objetivo de un sistema de filtración de emisiones es retener los contaminantes antes de que se difundan en el interior del recinto, o bien, antes de que sean expulsados al medioambiente. Existen cuatro beneficios principales por los que es importante la instalación de un sistema de filtración de contaminantes en una empresa:

1 La principal preocupación de los empleadores siempre es y será salvaguardar la salud del personal operativo, protegiéndolo de la exposición continua a ciertos agentes contaminantes durante su jornada laboral.
2 En segundo lugar, el equipo, la maquinaria y las instalaciones se verán beneficiados en gran medida al no estar en contacto directo con las emisiones contaminantes. Ejemplo de ello es cuando existen neblinas como remanente de ciertos procesos en los que se involucran máquinas CNC o tornos; la neblina cae en forma de aceite sobre las superficies dañando los equipos y provocando suelos resbaladizos.
3 El tercer beneficio consiste en reducir o evitar la contaminación al medioambiente, lo cual es de interés para todos, y está directamente relacionado con el cumplimiento de ordenanzas legales y lineamientos de estándares privativos (NOM ́s, ISO, MERV, etcétera). De esta forma se previenen sanciones por parte de las autoridades correspondientes.
4 Por último, pero no menos importante, contar con un sistema de filtración (depurador) mejora los procesos productivos; en algunos casos, hasta permite la recuperación de sólidos disminuyendo el desperdicio de materiales.

DISEÑANDO UN SISTEMA DE FILTRACIÓN
Ahora bien, para realizar el diseño de un sistema de filtración de contaminantes, recomendamos el acercamiento correspondiente con los especialistas del ramo, quienes llevarán a cabo el siguiente procedimiento:

1. Obtener la mayor cantidad de información posible con respecto a las emisiones a contener, es decir, recabar la información pertinente como layout, fichas técnicas de la maquinaria, fotografías, video o cualquier elemento visual con el que se logre identificar al 100 por ciento la problemática o la necesidad a cubrir. En la mayoría de los casos, será importante realizar un levantamiento en campo con el objetivo de considerar toda variable que permita proponer la solución ideal a la hora de diseñar el sistema.
2. Hacer un análisis de los puntos de emisión y de los tipos de contaminantes, sus propiedades, el nivel de concentración, las condiciones de la maquinaria y equipo involucrados.
3. Determinarlamejoropcióndeequipodepurador, llámese colector de polvos, separador ciclónico, scrubber, gabinete de filtros, etcétera.
4. Diseñar las campanas de captación en los puntos de emisión, calculando el caudal con base en las velocidades de captura y de transporte.
5. Realizar un diagrama unifilar para poder visualizar por dónde pasaría la red de ductos hacia el depurador, así como para determinar la caída de presión del sistema y los caudales finales (en el caso de que fueran varios puntos de emisión). Luego, hay que llevar a cabo un balanceo dinámico del mismo.
6. Diseñar y calcular el depurador y el motor ventilador para lograr contener todos los contaminantes, Por último, liberar a la atmósfera aire limpio con un grado de eficiencia mayor al 90 por ciento.

Pese a que los pasos anteriores constituyen el procedimiento que un experto sigue para diseñar un sistema de extracción localizada, existen procesos muy peculiares en las empresas para los cuales hay que tener cuidados especiales acerca de cómo se calcula y diseña un sistema, haciendo un análisis aún más detallado del tipo de contaminante, la cantidad y sus propiedades.

En conclusión, es posible afirmar que un sistema correctamente diseñado es aquel que captura y depura todo el contaminante, otorgando beneficios a corto y largo plazo, lo que resulta en una inversión y no en un gasto. La mejor manera de asegurarse de que el sistema de extracción localizada se haga correctamente es contactar a un especialista que tenga la experiencia necesaria, así como una trayectoria de casos de éxito en proyectos similares.

Comentarios

Deja una respuesta

Or

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to top