Columna Columnistas Opinión

Múltiples vacunas, una misma red de frío ultraeficiente

Se cumple un año de que el comité clasificador de la Organización Mundial de la Salud (OMS) nombró a la enfermedad respiratoria causada por el nuevo coronavirus SARS-CoV-2 como la covid-19. Al cierre de esta edición, este patógeno ha matado a casi 2.5 millones de personas alrededor del mundo, 180 mil de ellas tan sólo en México (el país ocupa el tercer lugar a nivel global en decesos, sólo por detrás de Estados Unidos y Brasil).

A pesar de las cifras, la aplicación de millones de vacunas efectivas contra la enfermedad en varios países industrializados del mundo es ya una realidad. Si bien en México la campaña de vacunación masiva se vio ralentizada por problemas en la cadena de suministro mundial de algunas farmacéuticas a inicios de año, se espera que ésta se reanude a mediados de este mes con la inoculación de los mexicanos mayores de 60 años. De momento, el país ya cuenta con cinco vacunas autorizadas para uso de emergencia por la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris): la de Pfizer-BioNTech, la de AstraZeneca, la rusa Sputnik V, además de las chinas de CanSinoBio y Sinovac.

No hay duda que la llegada de las vacunas anticovid-19 representa una luz al final del túnel, algo que ya se refleja en los pronósticos de recuperación y crecimiento económico para México (4.3 por ciento, según el FMI) y el mundo (4.7 por ciento, según la ONU). Como se sabe, es necesario que un 70 a un 80 por ciento de la población de un país desarrolle anticuerpos contra el SARS-CoV-2 para lograr la inmunidad de rebaño. Aunque la meta aún parece bastante lejana (al día de hoy hay apenas un 1 millón de mexicanos vacunados), estamos seguros de que el esfuerzo de vacunación nacional dará sus frutos y poco a poco iremos recuperando la seguridad, libertad y normalidad perdidas.

El desafío, sin duda, será enorme. Como muestra la Portada de febrero, hasta un 25 por ciento de la producción total de biológicos en el mundo llegan a su destino en condiciones degradas, como consecuencia de una transportación incorrecta y una cadena de frío fracturada. Lo anterior equivale a más de 34.1 mil millones de dólares en pérdidas al año, según la OMS.

Las soluciones de enfriamiento y la logística necesarias para inmunizar a 126 millones de mexicanos, pues, requerirán medidas de bioseguridad superlativas, así como el uso de tecnologías de refrigeración de punta para conservar la termoestabilidad de los viales. Dos temas en las que las industrias farmacéutica y HVAC están destinadas a colaborar más estrechamente.

Completan la edición un par de artículos técnicos son de sumo interés. En Sistemas Hidrónicos, el ingeniero Mauricio Ramírez escribe acerca el síndrome bajo Delta T en instalaciones HVAC y cómo solucionarlo; mientras que en Tendencias mostramos los beneficios de la niebla sanitizante, una nueva tecnología que promete reducir los contagios de coronavirus en espacios cerrados.

Por último, no dejen de leer la entrevista de Personalidad, en esta ocasión dedicada a Mauricio León, líder de Resideo para América, Latina, quien nos habla acerca de los tres grandes disruptores tecnológicos que están transformando a la industria HVACR: las nuevas plataformas, el IoT y la inteligencia artificial.

Los editores

 

Comentarios

Deja una respuesta

Or

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to top