Destacada Portada

¿Hoteles con baja ocupación? optimiza su gestión en 15 pasos

Evita el uso innecesario de energía y recursos en tu hotel hasta que se restablezca la actividad turística con las recomendaciones que Tania Kalinka, gerente de soluciones de energía para Schneider Electric México, tiene para ti

Tania Kalinka

En todo el mundo, los edificios, desde oficinas hasta inmuebles comerciales, han pasado a un estado de baja ocupación durante el último año. Esta situación se ha agudizado en el caso de los hoteles. En el 2020, la ocupación hotelera en centros de playa fue de 30.2 por ciento, tras un nivel de 66.1 por ciento en 2019. Los hoteles ubicados en ciudades reportaron una tasa de 23 por ciento, contra 55.1 por ciento en 2019. Para 2021 hay tres escenarios posibles. El más optimista prevé una ocupación promedio de 56.6 por ciento, 3.7 puntos porcentuales menos que lo registrado en el 2019, antes de la pandemia. El conservador estima que la ocupación sería de 50.9 por ciento, 9.4 puntos por debajo del 2019. En el peor de los casos, se alcanzaría 46.1 por ciento de ocupación, una baja de 14.2 puntos con respecto al 2019.

Teniendo en cuenta estos porcentajes es preciso que los building manager de cualquier hotel garanticen el buen funcionamiento de cada uno de los sistemas que le dan vida: HVACR, iluminación, lavandería, restaurantes, sistemas de riego, elevadores, etcétera. Además, la situación en que se encuentra la industria a causa de la crisis por la covid-19 demanda especial cuidado en la calidad del aire interior (CAI).

Para garantizar que el hotel opere con eficiencia durante un periodo de baja ocupación es crucial conocer qué sistemas hay que ajustar y qué aspectos se deben tomar en cuenta cuando termine el confinamiento y se regrese a la normalidad.

Figura 1. Realizar un inventario de los principales activos HVAC y sistemas de automatización permitirá realizar un balance adecuado del consumo energético en el edificio

A continuación, 15 consejos para lograr la eficiencia energética de los sistemas HVACR y preparar el hotel para regresar a la ocupación.

LISTA DE VERIFICACIÓN

01 ESTABLECER EL ALCANCE. Se recomienda realizar un inventario de los principales activos de HVAC y de automatización de edificios; incluidos enfriadores, controladores de aire, calderas, fan & coils, aires acondicionados de terminal empaquetados (PTAC), unidades de techo, calderas y termostatos. Estos son los equipos clave que tienen un impacto sustancial tanto en el consumo de energía como en el entorno de la edificación. También se debe hacer un balance de la situación evaluando cuántos de estos activos se tienen y en dónde están ubicados.

02 DETERMINAR LA ARQUITECTURA DEL SISTEMA. Averiguar qué activos están conectados al sistema de gestión de edificios (BMS) o al sistema de gestión de energía de las habitaciones (GREM) y qué activos son independientes y controlan el manual de control. Si, por ejemplo, el hotel o resort tiene un BMS que puede administrar los puntos de ajuste de muchos dormitorios, puede ser una simple cuestión de ajuste global para todas las habitaciones.

03 CENTRARSE EN LA EFICIENCIA PROFUNDA. Considerar la diferencia entre los puntos de referencia típicos de baja ocupación y los puntos de referencia profundos de baja ocupación. Si normalmente se ajusta a ± 5 °F / 2.5 °C fuera del punto de ajuste, se puede considerar un cambio más profundo de ± 10 °F / 5.5 °C durante un período más largo de baja ocupación. También hay que asegurarse de no poner accidentalmente habitaciones o espacios en modo de calefacción o refrigeración mientras se ajusta a un punto desocupado de mayor rango. Una anulación puede ser necesaria localmente o mediante un comando global. Los ventiladores en las habitaciones también se pueden configurar para funcionar sólo a bajas velocidades.

04 EVALUAR LOS SISTEMAS DE VENTILACIÓN Y EL USO DE ECONOMIZADORES. Durante la baja ocupación, aún es necesario expulsar las partículas y mantener una dilución de dióxido de carbono adecuada, pero a menudo esto no se puede reducir si aún no está administrado por un sistema de automatización de edificios. El rango más amplio de temperaturas aceptables significa que también puede disminuir la presurización y usar economizadores de aire con más frecuencia. En general, la idea es aliviar los controles de temperatura para aumentar la eficiencia energética.

06 MANTENER LA HUMEDAD BAJO CONTROL. El moho y la humedad pueden convertirse en un problema si los puntos de rocío interiores no se mantienen adecuadamente. Si son demasiado bajos, podría formarse condensación en componentes fríos de HVAC y materiales de construcción sensibles. Alternativamente, si los puntos de rocío son demasiado altos, la humedad relativa puede aumentar por encima del 80 por ciento, lo que queda fuera de las pautas de ASHRAE (Figura 2).

06 Abordar el espacio eléctrico y de almacenamiento
Durante el funcionamiento normal, las salas eléctricas y de almacenamiento a menudo se mantienen a temperaturas cómodas para el beneficio de los trabajadores de mantenimiento. Pero las salas eléctricas a menudo están clasificadas para funcionar en exteriores, lo que significa que se pueden configurar a más de 100 °F / 37 °C, y permanecer dentro de las recomendaciones del fabricante. Permitir temperaturas más altas en las salas eléctricas puede reducir la demanda de infraestructura eléctrica y ahorrar el consumo de energía del hotel durante la baja ocupación. Sin embargo, hay que mantener los puntos de ajuste típicos en los armarios de servidores y salas de TI para evitar tiempos de inactividad o daños.

07 Ajustar los ventiladores y congeladores
No hay que olvidar las cocinas comerciales y otros espacios con ventiladores y congeladores. Estos extractores de aire, y los ventiladores que los acompañan, a menudo están configurados para funcionar las 24/7, por lo que seguir funcionando los hará perder energía.

Figura 3. Los extractores de aire y ventiladores en las cocinas de hoteles a menudo se configuran para funcionar las 24/7. Una baja ocupación implica que algunos de ellos no tengan que funcionar; de lo contrario, pueden representar un desperdicio de energía

08 Proteger el sistema de agua
Asegurarse que el agua continúe fluyendo a través de las tuberías. El agua estancada crea un riesgo para la salud en los sistemas domésticos y conduce a una corrosión más alta de lo normal en los sistemas no potables. Es necesario encontrar la regulación más precisa sobre el flujo mínimo de agua. Para calderas de vapor y agua caliente, hay que reducir o apagar las calderas, que pueden no ser necesarias durante la baja ocupación.

09 Aprovechar las unidades de velocidad variable
Los sistemas del hotel están diseñados para una capacidad casi completa, no de baja capacidad. Con un motor de accionamiento fijo, el consumo de energía del hotel se mantendrá constante, independientemente de su rendimiento. Las enfriadoras con unidades de velocidad variable (VSD) y bombas pueden reducir la producción al heredar condiciones de carga parcial para reducir el amperaje. Algunos VSD pueden no estar conectados a BMS, por lo que deben ajustarse manualmente. Para ahorrar energía, basta con ejecutar enfriadores, calderas y otros componentes HVAC alimentados por VSD, como controladores de aire de zona única y unidades de fan & coil.

10 Cerrar el spa y el salón de belleza
Todas las salas de tratamiento que no se ocupen deben estar correctamente cerradas (mantas calientes, tostadores de piedra, cabinas de toallas calientes, etcétera). Todo el equipo de entrenamiento debe desconectarse hasta que se vuelva a poner en servicio.

11 Utilizar variadores de frecuencia en bombas de piscina (si corresponde)
Establecer la piscina a la velocidad de circulación mínima permitida por el código, si se instala un variador de frecuencia (VFD) en la bomba. Si no tiene un VFD, sería el momento de instalar y trabajar con una utilidad local en incentivos potenciales. Hay que considerar drenar si no hay otras opciones, ya que la presión hidrostática puede causar daños cuando se deja vacía durante largos períodos de tiempo.

12 Desmantelar jacuzzis
Si es necesario, estas áreas se deben drenar, limpiar y reparar Sería conveniente colocar una señalización que tenga en cuenta el distanciamiento social. Asimismo, se deben dar los mantenimientos adecuados a los equipos que proporcionan el calor.

Figura 4. Antes de intervenir en la operación de calderas de vapor y agua caliente, se debe consultar con un especialista capacitado para reducir o apagar las calderas que no sean necesarias durante la baja ocupación

13 Reducir el número de ascensores en funcionamiento
Trabajar dentro de las asignaciones de código (departamento de construcción y departamento de bomberos) y con el proveedor de servicios para cerrar la cantidad de bancos de ascensores en funcionamiento. Lo anterior para minimizar el consumo de energía del hotel y, al mismo tiempo, satisfacer las necesidades de un personal reducido.

14 mantener apagados los electrodomésticos en los hoteles con restaurantes/bares

  • Mantener todos los lavavajillas apagados y desinfectados.
  • Apagar las campanas de cocina y los extractores.
  • Evacuar adecuadamente las líneas de soda según las pautas del servicio de alimentos.
  • Vaciar los refrigeradores/congeladores y desinfectar adecuadamente.
  • Apagar las luces piloto de la estufa y los aparatos de gas.
  • Apagar y drenar todo el equipo de vapor.
  • Considerar la remodelación/reconfiguración de los arreglos estilo buffet para mitigar los problemas de salud (por ejemplo, eliminar el autoservicio).

Registrar los cambios efectuados
15 Cada uno de los ajustes efectuados se deben registrar para evitar dificultades y que las operaciones se realicen de manera adecuada cuando se vuelva a la normalidad. Reanudar las operaciones mientras algunos sistemas todavía están configurados en entornos de baja ocupación puede causar problemas con la comodidad del ocupante, el rendimiento de HVAC y la seguridad.

La eficiencia energética es fundamental para asegurar la operación y competitividad del sector hotelero. En México, la norma mexicana NMX-AA-171-SCFI-2014. Requisitos y especificaciones de desempeño ambiental de establecimientos de hospedaje señala que estos establecimientos deben manejar “una bitácora del mantenimiento preventivo y predictivo de instalaciones, aparatos y equipos”, a fin de garantizar la eficiencia operativa. El documento también menciona que los sistemas de aire acondicionado no deben tener una antigüedad mayor a 10 años; excepto cuando tengan una vida útil mayor demostrable. También aconseja el uso de “termostatos programables, ajustables de modo manual y electrónico, con opción de evitar manipulación cuando sea requerido”. En cuanto a la distribución de aire acondicionado, ésta debe “permitir el control individual del suministro a cada recinto, de tal forma que pueda programarse el flujo de aire, agua o refrigerante cuando no se use”. En el caso de las calderas y calentadores de agua, se debe contar con un sistema de control del rendimiento y mantenimiento.

Cubriendo cada uno de los puntos aquí mencionados, la operación del hotel se efectuará con eficiencia aun cuando haya una baja ocupación. Además, garantiza una vuelta a la normalidad sin contratiempos para que los usuarios disfruten al máximo de las comodidades de un lugar en excelentes condiciones.
——–

UN ESTÁNDAR ENFOCADO
En evaluar las condiciones térmicas ambientales para la ocupación humana

Objetivo
Especificar las combinaciones de factores ambientales térmicos interiores y factores personales que producirán condiciones ambientales térmicas aceptables para la mayoría de los ocupantes de un espacio.

Factores ambientales que aborda:

  1. Temperatura
  2. Radiación térmica
  3. Humedad
  4. Velocidad del aire

Factores personales que afectan el confort térmico*:

  1. Actividad
  2. Vestimenta

*Este estándar no impone consignas de funcionamiento para los edificios debido a que estos dos aspectos varían de persona a persona.

Es aplicable para:

  • Adultos sanos a presiones atmosféricas en altitudes de hasta (o equivalente) 3,000 m (10,000 ft) en interiores diseñados para ocupación humana durante períodos de tiempo no inferiores a 15 minutos.
  • Personas cuyo aislamiento de la ropa esté entre 0.0 y 1.5 clo, que no usen ropa altamente impermeable
  • Tasas metabólicas entre 1,0 y 2,0 cumplidas
  • Personas que no duermen ni se reclinan
  • Espacios interiores diseñados para una ocupación de al menos 15 minutos

Todos los criterios de esta estándar deben aplicarse conjuntamente, ya que el confort ambiental interior es complejo y responde a la interacción de todos los factores que aquí se consideran.

¡Recuerda! Este estándar no considera factores ambientales que no sean térmicos tales como la calidad de aire, la acústica y la iluminación u otros contaminantes biológicos, químicos o físicos en recintos que puedan afectar al confort o a la salud.

Figura 2. Estándar de ASHRAE para evaluar las condiciones térmicas ambientales para la ocupación humana. Publicado por primera vez en 1966, desde 2004 se ha actualizado cada tres a seis años.

Fuente: Standard ASHRAE 55-2017: condiciones térmicas ambientales para la ocupación humana.
——

Tania Kalinka
Gerente de soluciones de energía para Schneider Electric México. En los últimos cinco años se ha desempeñado en diferentes posiciones en Schneider Electric, tanto en el ámbito comercial como jefa de producto, y más recientemente en el área de estrategia como gerente de inteligencia de negocios. Licenciada en Ingeniería Eléctrica Electrónica con especialidad en Potencia por la UAM. Cuenta con un diplomado en eficiencia energética, energías limpias y desarrollo sustentable por la UNAM.

Comentarios

Deja una respuesta

Or

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to top