Edificio sustentable Opinión

¿Cómo optimizar los sistemas HVACR en el sector hotelero y hacerlos más eficientes durante la baja ocupación?

Las facturas energéticas representan entre el 5 y 20 por ciento de los costos operativos de un hotel, según la Guía de eficiencia energética en el diseño, construcción y operación de hoteles en climas cálidos. Sigue leyendo para descubrir cómo llegar a la eficiencia energética

Danahé San Juan / Fotografía cortesía de Schneider Electric

De acuerdo con Miguel Torruco, secretario de Turismo de México, este sector “representa una derrama de 35 mil millones de dólares, lo que equivale aproximadamente al 1.8 por ciento por ciento del PIB del país”. Ahora, con la baja ocupación que ha causado la pandemia, la ocupación hotelera registró una caída de 26.3 por ciento durante 2020, según el Sistema Nacional de Información Estadística del Sector Turismo de México-DataTur. Teniendo en cuenta estos datos, el sector hotelero tiene otro tema del cual ocuparse: el consumo energético.

La baja ocupación implica que los sistemas que proporcionan el confort climático deben reducir su operación y esto significa que los building manager tiene que aplicar estrategias que les permitan reducir el consumo energético, salvaguardar la operación de los sistemas y garantizar que todos estos equipos funcionen correctamente cuando se levante el confinamiento y el turismo regrese a la normalidad. Tania Kalinka, directora de la división Digital Energy de Schneider Electric México y Centroamérica, responde a algunas preguntas que te ayudarán a generar un plan de acción para enfrentar esta situación.

Mundo HVAC&R (MH): ¿Cómo podrían los building manager hacer más eficiente la operación de los sistemas para el confort en estos espacios?

Tania Kalinka (TK): Es fundamental pensar que lo que no se puede medir, no siempre se puede eficientar. El primer paso es hacer una reducción del consumo energético. Esto se logra midiendo lo que sucede en cada uno de nuestros sistemas (aire acondicionado, bombeo, sistema de ventilación, etcétera). Una serie de sensores que envíen datos de lo que sucede en tiempo real permite tomar decisiones con ayuda de un BMS.

Un ejemplo en hoteles sería a través de un sensor de ocupación, el cual se encarga de indicarnos si el aire se encuentra prendido mientras la habitación está vacía. A través de este sensor se puede mandar a que BMS ponga en modo ahorro o modo eco el aire de esa habitación, de tal forma que no se pierde lo que ya se ganó en términos de temperatura, sino que ésta se conserva, pero ahorrando.

MH: ¿Cuáles serán los cambios tecnológicos en los sistemas de gestión de edificios (BMS) como consecuencia de la pandemia por la covid-19?

TK: Debemos tener en mente que debido a esta situación se hará uso de más sensores e incluso más precisos. Ahora se estarán midiendo diversos factores como la humedad, presión y temperatura que, aunque son normales en los sensores de humedad, presión y CO2, no se acostumbraba a colocar en tema de gestión de edificios.

Adicionalmente, necesitamos sistemas aún más rápidos que monitoreen datos de manera más precisa. En Schneider Electric vemos que gran parte de los BMS estarán adoptando tipos de redes IP. Estos nos permitirán obtener información de manera más rápida sin saturar nuestras líneas de comunicación. Por otro lado, muchos sistemas serán ya inalámbricos y controlados a través de un dispositivo móvil, de modo que los BMS tendrán que modernizarse y adaptarse a estos cambios, incluso para evitar temas de contacto con termostatos.

MH: ¿Cómo ayudan los BMS a gestionar el consumo energético y las operaciones de los sistemas HVACR de un hotel en climas cálidos, templados o fríos?

TK: El BMS se encarga de monitorear todos los sistemas de AA de tal forma que siempre se pueda lograr un nivel de temperatura de confort. A su vez es pieza clave para los Facility Manager a la hora de tomar decisiones y monitorear toda la infraestructura del edificio.

En climas cálidos se pueden detectar los niveles de mayor o menor humedad que hay y esto podría también afectar a los equipos. Aquí, el BMS nos ayuda a brindar un mantenimiento más preciso. En el clima templado, el BMS ayuda a validar que el aire que circula sea limpio. En los climas fríos, las bajas temperaturas también pueden causar fallas en los sistemas.

 MH: Una vez que los hoteles regularicen sus operaciones, ¿qué acciones deben emprender para que los sistemas de control y monitoreo de aire operen con mayor eficiencia?

TK: Mejorar la calidad del aire, contar con sistemas Touchless que permitan a los clientes controlar desde sus aplicaciones, compartiendo la BMS para gestionar los controles desde su celular, y validar los datos de los sensores que hay. En caso de no tenerlos, se deberán colocar los sensores adecuados para llegar a un punto óptimo.

MH: ¿Cómo se puede hacer más eficiente el consumo energético durante la baja ocupación y una vez que las actividades se comiencen a normalizar?

TK: Lo principal es saber la situación de nuestro edificio actualmente. Un ejemplo sencillo es cuando se tienen luminarias encendidas en un salón de conferencias a pesar de que no hay nadie en esa área. En este tipo de situaciones se debe validar y tomar en cuenta qué sistemas están encendidos y cuáles son los que debo mantener en modo ECO. Una vez que tenemos tomada la decisión es de suma importancia anotar los parámetros originales y realizar una acción de control con horarios determinados al igual que en el tema del AA. Destacamos el echo de anotar los parámetros debido a que al momento de tener las indicaciones para volver a las actividades normales tendremos un registro previo que nos permitirá saber dónde se requiere más atención y cómo se tenía el sistema de gestión.

MH: ¿Cómo ayudan el IoT, la IA y la domótica ha optimizar las operaciones del sector hotelero en cuanto a confort ambiental?

TK: En Schneider Electric vemos la importancia del IoT y notamos que la mayoría de los sensores ya cuentan con este tipo de comunicaciones en el nuevo protocolo MQTT. Con este protocolo, los sensores envían información de manera más rápida, lo que ayuda a tomar decisiones o realizar inteligencia accionable. Incluso es complicado pensar en confort ambiental, si estos sistemas no estuvieran instalados en el sitio, ya que se debe tener control, sensores y dispositivos que dan esta inteligencia. Como referencia, los edificios son el esqueleto o cuerpo y colocar inteligencia dentro de él es como tener un cerebro que te da la seguridad de análisis y monitoreo.

Comentarios

Deja una respuesta

Or

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to top