Destacada Personalidad

La era del frío subcrítica y transcrítica se acerca

La demanda de refrigeración crece constantemente y por ello se requiere que sociedad e industria trabajen juntos por la eficiencia, así lo considera Miguel Villalobos, líder de BITZER México

Danahé San Juan / Fotografías: cortesía de BITZER México

Para Miguel Villalobos, director general de BITZER México, no sólo se debe producir tecnología de punta, también es primordial ofrecer capacitación y crear conciencia acerca de las acciones que la industria y los usuarios deben realizar para adquirir equipos eficientes y diseñar instalaciones que vayan más allá de los objetivos estipulados por la Enmienda de Kigali.

En entrevista exclusiva con Mundo HVAC&R, Miguel Villalobos afirma que “muchas veces ocurre que la persona que vende no es la misma que instala, y el que instala no sabe qué le dieron y el que opera no sabe cómo debe operar. Falta congruencia en lo que se le exige al fabricante, la instalación y la operación. Hay una necesidad urgente, pues no importa si se vende el mejor equipo con la mayor eficiencia, si al final del día se opera incorrectamente o se abusa del mismo”.

Ingeniero mecánico electricista por la Facultad de Ingeniería Mecánica de la UANL, con un diplomado en Alta Dirección del IPADE, Villalobos destaca la importancia del trabajo de los prestadores de servicios técnicos, cuyo oficio muchas veces no es valorado como se debería cuando son ellos quienes logran que un sistema funcione correctamente. Por ello, el año pasado se inauguró GREEN POINT, una empresa hermana de BITZER a través de la cual se atiende al cliente en diferentes aspectos: asesoría, diagnóstico, capacitación. “GREEN POINT nos permite entrenar a la gente de nuestros clientes y ha venido a cerrar el círculo. Trabajamos de la mano del técnico. Somos como el cardiólogo, el especialista del compresor. Estamos presentes, hacemos un reporte y les damos recomendaciones para mejorar sus operaciones. BITZER México vende la tecnología y GREEN POINT da la asesoría y los entrenamientos. Es una buena mancuerna que nos ayuda a brindar al cliente lo que espera de nosotros”.

Mundo HVAC&R (MH): ¿Cómo ha discurrido su trayectoria laboral desde sus inicios hasta la actualidad?
Miguel Villalobos (MV): En 1995, después de la crisis del 94 no había muchas opciones de trabajo, pero esta industria me acogió. Entré a la industria del plástico y comencé a utilizar chillers y enfriadores. Luego entré al área de calidad de York. La industria me fue llevando poco a poco y ahora veo que cada detalle, posición, oportunidad y problema que me ha tocado vivir y resolver me ha permitido tener una visión más amplia del panorama de la industria. He trabajado con técnicos en piso, en línea e incluso me ha tocado estar frente a un mostrador atendiendo a un distribuidor o dando pláticas. Nadie nace sabiendo, pero el diablo sabe más por viejo que por diablo y yo he ido acumulando información y sigo aprendiendo. Este sector es muy fiel, no desaparece y no lo hará mientras exista vida en este planeta. Haber estado en el área de calidad me ha permitido ahondar en ciertos problemas de la industria como fugas, arranques de sistemas, protocolos de arranque, que me llevaron a cuestionarme y a aprender. Me gusta entender para poder explicar cuando realizo charlas. Tengo que llevar mi aprendizaje y necesito tener el conocimiento para poder expresarlo y compartirlo.

MH: ¿Cuál es la importancia de México para el negocio de BITZER?
MV: México todavía carece de mucha infraestructura, pero también es un país grande. Para el corporativo en Alemania, México se ve como un mercado que se debe seguir impulsado a través de inversiones de inventario y capacitaciones. Hace 10 años la economía de BITZER no habría podido realizar inversiones; sin embargo, la visión del señor Peter Schaufler fue ver y entender mercados no cuando ya están grandes, sino cuando presentan oportunidades, como sucedió en China hace más de 25 años cuando se construyó la primera planta allá, o como ahora sucede en África donde se están abriendo centros de entrenamiento y GREEN POINTS. La visión del corporativo siempre ha sido adelantarse a los tiempos. Hace 15 años el mercado estaba dormido, pero hoy es un negocio que debe seguir creciendo. Tenemos un compromiso como nación. Tenemos suelo y agricultura, pero de nada sirve generar perecederos si en el camino se echan a perder y no llegan al supermercado ni en el estado que se espera a las manos de los usuarios. Tenemos la obligación de enseñar a nuestros clientes, ayudarlos, apoyarlos y crecer con ellos para seguir impulsando a México.

MH: ¿Cuál es su perspectiva sobre la refrigeración comercial e industrial en México?
MV: Hay una bifurcación muy importante. Hablando de refrigerantes naturales. Europa tiene más de 15 años utilizando CO2 subcrítico. Como empresa somos líderes en CO2 subcrítico a nivel mundial, pero en México no hay muchos escenarios de aplicaciones. Lo que este año, en especial, está pasando es la entrada de instalaciones de CO2 transcrítico en refrigeración comercial, aunque parecieran de frío industrial por las altas presiones y los cuidados que se deben tener. Hay una mezcla, pero no una división de lo que es industrial y lo que es comercial. Los de industrial no toman el CO2 porque no es su fuerte, quieren entenderlo más y lo quieren aplicar en grandes masas, cuando se puede utilizar en menor escala. Hay una mezcla interesante entre los refrigerantes naturales en la parte comercial. Hay quienes sí se están atreviendo a cambiar, pero hay enfriamiento comercial de R-404A o hasta R-22. La gente de refrigeración industrial, en este año de pandemia, ha visto cómo han bajado las grandes inversiones. Yo veo con colegas de Estados Unidos como cada uno tiene su segmento, ya sea comercial o industrial, pero en México todos hacemos de todo. Esto es una ventaja, pero también una desventaja porque no somos especialistas. Sin embargo, veo un mercado moviéndose porque no hemos podido tener CO2 subcrítico y estamos instalando CO2 transcrítico. Si se entienden los conceptos básicos, avanzaremos más y la gente que aprenda y entienda la tecnología tendrá más oportunidades, pues el usuario cada vez escucha y aprende más.

MH: ¿Cuál ha sido el avance de México en la adopción de soluciones refrigerantes que cumplan con los objetivos de la Enmienda de Kigali?
MV: Seguimos los pasos que nos pide la Enmienda, pero me gustaría que fuéramos más allá de ella. La Enmienda es el mínimo que se debe hacer. Nos falta ser más dirigentes como país, pues no hay una visión a largo plazo y como no hay presión, nos vamos acomodando. Esto no sólo pasa en México, también ocurre en España, por ejemplo. Debemos pensar en qué hacer para impulsar nuevos refrigerantes o el cambio a soluciones naturales. Las capacidades que tenemos son muy amplias, pero el temor y la falta de reglas nos detienen. Mientras más podamos mejorar a nuestros técnicos y usuarios y utilicemos más refrigerantes naturales, nos olvidaríamos de las enmiendas porque estas son oportunidades para hacer los cambios, pero deberíamos pensar en desarrollar proyectos con opciones naturales, quitarnos de protocolos y llegar a un nivel donde nadie nos diga qué hacer porque estamos avanzados. Sí estamos siguiendo la Enmienda y hay herramientas, lo cual es bueno, pero debemos adelantarnos al mínimo que nos pide.

MH: ¿Qué soluciones brinda BITZER México para el mercado local?
MV: Una es la parte electrónica que estamos incorporando a nuestros compresores. La otra es mantener nuestra tecnología lo más actualizada para que el mercado tenga acceso a ella. Ese es un gran reto. Algo que me ha pasado en esta compañía es que cuando creo que ya le entendí, volvemos a actualizar algo. Para mí ha sido un gran desafío mantener los productos y las versiones, pues BITZER no se detiene, seguimos haciendo cambios para mejorar los productos, presentar innovaciones o hacer más accesible nuestra tecnología. Tenemos más de 10 años usando variadores en compresores de tipo tornillo, los cuales no eran tan accesibles para los de pistón, pero ahora ya lo son. Nuestras tecnologías cada vez son más universales.

MH: ¿Cuáles son los planes de la compañía para contribuir a la investigación y desarrollo de sistemas amigables con el medioambiente?
MV: BITZER invierte mucho en investigación para equipos y tecnologías, sobre todo en Alemania. Comenzamos a invertir en CO2 hace más de 20 años cuando estaba olvidado. Seguimos invirtiendo millones de euros en tecnología para refrigerantes naturales. Entendemos que el uso de la energía es importante y dejar de dañar el ambiente es una obligación, por eso trabajamos para hacer equipo y probar sistemas con soluciones naturales. Cuando los equipos de CO2, butano o propano llegan a México, ya fueron probados en laboratorio y en campo. La tecnología cambia rápido, por lo que desarrollamos equipamiento preparado para el futuro. Debemos invertir en muchos mercados y seguir probando nuestra tecnología. Abarcamos desde un compresor de medio caballo hasta uno de 400 caballos. Tenemos muchos frentes y muchas formas de solucionar una misma aplicación. Podemos adecuarnos al mejor sentido y a la economía.

MH: ¿En qué situación se encuentra el uso de refrigerantes naturales en México?
MV: La parte de butanos y propanos está muy extendida en botelleros. Cada vez vamos aprendiendo más de cómo utilizarlos y manejarlos; sin embargo, todavía estamos a un nivel de supermercados y centros de distribución. Los refrigerantes no naturales siguen siendo el número uno y es difícil cambiar la mentalidad de los usuarios. En la parte de botelleros ya es un hecho, pero en la refrigeración comercial todavía estamos lejos del nivel que quisiéramos. En lo industrial, empieza a moverse, pero en medias instalaciones. El amoniaco seguirá siendo el mejor refrigerante y el más eficiente, algo que no cambiará en rastros, mataderos y grandes negocios. Sin embargo, en refrigeración comercial todavía no es comparable el uso de naturales con el de los no naturales en México, pues por 3 o 5 grandes inversiones en amoniaco se hacen 5 mil de no naturales. Sin una regla específica la gente seguirá usando lo que le permiten las enmiendas.

MH: ¿Cuáles serán los principales desafíos que la pandemia dejará a mediano y largo plazo en la industria?
MV: A mediano plazo dejará una economía dañada e inestable. A largo plazo no se verán grandes cambios en la economía, lo que significa que deberemos soportar, aportar y ser más creativos. Si a los países desarrollados les llevará algunos años volver a restablecerse, a nosotros nos tomará más tiempo. Tenemos un gran reto por delante y debemos aprovechar lo que sí tenemos. Como mexicanos hemos sobrevivido a muchas cosas y hoy estamos en un México más resiliente y con más capacidad. Nosotros hemos hecho ajustes para apoyar a nuestros clientes y surtir material en tiempo récord. Si nuestra compañía en México y a nivel mundial está bien, lo mínimo que podemos hacer es apoyar. La pandemia nos ha llevado a valorar el sector de la refrigeración porque es una gran ventaja tener una industria sólida y súper esencial. Por ejemplo, a nosotros nos tocó surtir compresores de aire acondicionado para un hospital en la Ciudad de México. La pandemia nos ha permitido, como BITZER México, consolidarnos. Impulsando más iniciativas, podremos desarrollar más confort y crecimiento.

Comentarios

Deja una respuesta

Or

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to top