Negocios Publirreportaje

Un laboratorio de pruebas único en su tipo

BOHN de México inauguró el primer laboratorio en Latinoamérica dedicado a realizar pruebas específicas de eficiencia energética en evaporadoras y condensadoras, hecho que lo ratifica como uno de los fabricantes líderes en innovación tecnológica y capacitación en sistemas de frío

Fotografía superior. Miguel Eduardo Romero, Miguel Ángel Hernández, Alejandro Oviedo y Rodrigo de Jesús Martínez (atrás); Gildardo Yañez, Felipe Cruz, Fernando Jiménez y Vinicios Ferreira (frente)

Danahé San Juan / Fotografías: Mundo HVAC&R

na de las últimas innovaciones que BOHN de México trajo para beneficio del mercado nacional fue la construcción de un laboratorio de pruebas de eficiencia energética y de capacidad para sus evaporadoras y condensadoras. La construcción comenzó en agosto de 2018, en su planta de Querétaro, y la inauguración se realizó en diciembre de 2019. El proyecto opera desde octubre de ese mismo año y se planea que traspase las fronteras de México con el propósito de llegar a otros países de Latinoamérica.

Para conocer más detalles acerca de los objetivos de este laboratorio, Mundo HVAC&R platicó con los ingenieros Giovanny Cruz, encargado del Laboratorio de Pruebas, y Genaro Ramírez, gerente de Calidad y Laboratorios en BOHN de México para las tres unidades de negocios de la empresa: Mérida, Monterrey y Querétaro.

TRES ÁREAS PARA LA INNOVACIÓN
Pruebas, Capacitación y Desarrollo son las tres áreas que conforman al laboratorio. En la primera de ellas, “hay dos cámaras con una dimensión de 7 por 4 metros de alto en las que se pueden simular condiciones de todo tipo. Estas cámaras tienen un sistema de adquisición de datos independientes, es decir, en una probamos las evaporadoras (parte fría) y en la parte de alta temperatura, las condensadoras”, explica el ingeniero Cruz.

En la parte de Capacitación, el objetivo es acercar a los clientes de la compañía a los sistemas de CO2, a fin de contribuir con el cumplimiento de las metas del Protocolo de Montreal, la Enmienda de Kigali y el Acuerdo de París de reducir progresivamente el uso de los HFC para mantener el aumento de la temperatura global por debajo de los 2 ˚C con respecto a los niveles preindustriales. Así pues, el laboratorio posee un rack de CO2 que funge como apoyo en el proceso de capacitación.

“Es bueno entender la teoría, pero se aprende mejor viendo y haciendo prácticas”, asegura el ingeniero Cruz, quien agrega que durante los cursos que se organizan para capacitar a los clientes se revisan temas teóricos, de diseño, así como pruebas, prácticas e instalación de equipos y sistemas de CO2, el cual es uno de los que tendrán mayor auge en la sustitución de los refrigerantes HFC.

El área de Desarrollo, por último, cuenta con “un túnel de viento para determinar las curvas características de los ventiladores que utilizamos en los equipos que fabricamos”, detalla el ingeniero Cruz.

Fernando Jiménez, ingeniero de Servicio en BOHN de México, imparte capacitaciones sobre sistemas de CO2

El laboratorio y las normativas
Las instalaciones del laboratorio se rigen por una norma de referencia que se publicará en el Diario Oficial de la Federación: la NOM-012-ENER-2018 Eficiencia energética de unidades condensadoras y evaporadoras para refrigeración. Límites, métodos de prueba y etiqueta, y que fue impulsada con el apoyo del Comité Consultivo Nacional de Normalización para la Preservación y Uso Racional de los Recursos Energéticos (CCNNPURRE), la Comisión Nacional para el Uso Eficiente de la Energía (Conuee), entre otros organismos de la iniciativa privada, como BOHN de México. “Algunos de sus objetivos [del laboratorio] son garantizar la operación, hacer pruebas de calidad y desarrollar tecnología”, asegura el ingeniero Cruz.

“BOHN tomó la decisión de construir este laboratorio para combatir la competencia desleal provocada por empresas que marcan en sus máquinas diferentes rangos de capacidad y de eficiencia energética, entre otros factores, que no podían regularse. Esto afecta a muchas compañías del país, por lo que se comenzó por elaborar la NOM-012-ENER-2018. Tomamos como base estándares de AHRI, ASHRAE e ISO. Con este laboratorio y la normativa se van a obtener resultados muy positivos, pues, para empezar, se homologarán factores como temperatura, delta T, sobrecalentamiento, enfriamientos, etcétera”, destaca por su parte el ingeniero Genaro Ramírez.

Sistema paralelo especial para compresión con desplazamiento modulable de alta precisión por inversor de frecuencia

La regulación establece, además, tres métodos de prueba para determinar la eficiencia energética: de calorímetro, de doble instrumentación y de cuarto calibrado. Y también presenta criterios de eficiencia bien definidos para estipular si los sistemas cumplen o no con los criterios de aceptación.

El ingeniero Ramírez añade que, a partir de que el laboratorio comenzó a operar, “se han hecho cambios con los clientes, pues podemos hacer pruebas para revisar nuestras unidades y las de ellos para tomar acciones y corregir cualquier problemática, que no tengamos problemas de garantías y que nuestros clientes estén contentos. También queremos acreditar nuestro laboratorio para pruebas de seguridad, para lo cual ya nos estamos preparando con equipo y haciendo contacto con UL [consultoría de seguridad] para que nos certifique”.

 “Algunos de los objetivos del laboratorio son garantizar la operación, hacer pruebas de calidad y desarrollar tecnología” – Giovanny Cruz, Encargado del Laboratorio de Pruebas

Genaro Ramírez, gerente de Calidad y Laboratorios en BOHN de México

Objetivos en el tiempo
Para hablar acerca de las metas que la compañía se ha impuesto, el ingeniero Giovanny Cruz comenta que a corto y mediano plazo lo que se busca es “tener la acreditación ante la Entidad Mexicana de Acreditación (ema) para que podamos certificar equipos. Estamos muy avanzados en el tema. Ya ingresamos los papeles ante el organismo para obtener la acreditación para hacer pruebas de eficiencia a clientes externos y certificar sus equipos. Nos basamos en la norma internacional, NOM17025, que rige a los laboratorios de pruebas y de calibración para trabajar en la gestión de calidad”.

A largo plazo, menciona que el objetivo es “desarrollar nuevos métodos porque no son los únicos que existen para determinar la eficiencia. Existen normas americanas que estaría bien poder desarrollar para hacer pruebas y también certificar otros equipos”.

Giovanny Cruz, encargado del Laboratorio de Pruebas de BOHN de México

Gracias a estas instalaciones, BOHN de México es capaz de probar cada detalle de los productos que fabrica para así garantizar al ciento por ciento la calidad de su tecnología y que las especificaciones demandadas sean las correctas. De esta manera, los clientes tendrán la certeza de que los equipos que adquirieron son los que necesitan. También será posible que la empresa y sus ingenieros desarrollen nuevos productos y hagan mejoras a los existentes, dos grandes oportunidades para liderar el desarrollo de la industria del frío en México.

Con este laboratorio, único en Latinoamérica dedicado a realizar pruebas específicas para determinar la eficiencia de los sistemas de enfriamiento comercial e industrial, BOHN de México se posiciona una vez más en la cima de la innovación tecnológica y como líder indiscutible en la fabricación de equipos de refrigeración de alta calidad.

SISTEMAS EN EL LABORATORIO

  • Túnel de viento
  • Cámara climática para condensadoras de 1 a 20 caballos en media y baja temperatura
  • Cámara para evaluar evaporadores industriales y de medio perfil
  • Área de evaporación para evaluar evaporadores de CO2
  • Centro de entrenamiento de CO2

Sistema de cámara de pruebas para unidades condensadoras, con simulador ambiental y calorímetro de precisión

 

Comentarios

Deja una respuesta

Or

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to top