Aire Acondicionado

Una tecnología en auge

En México, la tecnología Inverter es la nueva elección en aire acondicionado doméstico. Mundo HVAC&R conversó con Eduardo Elizondo, presidente de ANFAD, acerca de la actualidad de los equipos inverter en el sector comercial y residencial; la normativa y las políticas públicas a su alrededor; la tendencia en su uso, su impacto medioambiental, y las cifras de eficiencia energética.

Ámbar Herrera y Amira Huelgas

Fotografía superior. Eduardo Elizondo, presidente de ANFAD

Mundo HVAC&R (MH): ¿Cuál es el estatus actual de la tecnología Inverter en el país en el sector comercial y residencial?
Eduardo Elizondo (EE): La tecnología ha aumentado su presencia en ambos sectores y se debe a varias razones, la primera es la reducción del consumo energético, ya que cada vez hay mayor conciencia de la población al respecto. Estoy seguro de que el aire acondicionado es el aparato de mayor consumo en las viviendas cuando se usa de manera frecuente, por ello, los aparatos de alta eficiencia son algo que la gente ya entiende como un beneficio grande en su recibo de luz. La otra razón es que, conforme ha evolucionado la tecnología, se ha masificado, eso la hace más accesible en comparación de cuando iniciaba hace 10 años, en aquel entonces realmente era un nicho muy pequeño y con un alto costo.

MH: ¿Tiene alguna cifra sobre la penetración que ha tenido la tecnología?
EE: Respecto al nivel de penetración de la tecnología Inverter, más del lado residencial que comercial, aunque no varían mucho, es que en el 2019 las ventas de tecnología on-off, que es la tradicional, representaron un 55 por ciento, mientras que el 45 por ciento fue inverter, esto ya es bastante. Lo que prevemos para 2020 es que supere el 50 por ciento de lo que se vende. La eficiencia a una misma capacidad de la tecnología Inverter con respecto a la on-off es al menos un 40 por ciento superior.

MH: ¿Cómo se alinea la política pública con la promoción de equipos más energéticamente eficientes?
EE: Tanto la industria como la ANFAD están comprometidos con el cumplimiento de la normatividad en México y hemos logrado reforzar la política pública de eficiencia energética. Se ha comentado la estandarización, actualización y vigencia de las normas, así como el apalancamiento de la tecnología Inverter.

En 2016 se elaboró la norma para estos sistemas porque, aunque por naturaleza son más eficientes, antes de estar normados podía encontrarse equipos con menos eficiencia que otros. En la actualidad, por norma todos requieren un REEE [Relación de Eficiencia Energética Estacional] por arriba del 16; esto es superior en al menos dos puntos a la norma de Estados Unidos, que es muy buena. Gracias a las mejoras de los estándares se pueden obtener mejores equipos con mayor ahorro energético a nivel nacional, esto beneficia a los consumidores y al país.

MH: ¿Por qué se decidió aumentar el nivel de REEE en México?
EE: Hasta donde sé, antes del 2016 no había esta especificación y fue un trabajo en conjunto de la Conuee y la ANFAD para ver qué era lo correcto con base en lo que todos los fabricantes podían lograr y lo que era más conveniente para el mercado.

MH: ¿A qué se debe el aumento del uso de aire acondicionado en el sector residencial y comercial?
EE: El aumento en la adquisición de aire acondicionado se debe a la necesidad de confort en las viviendas, a tener una atmósfera agradable en los centros de trabajo, también tiene que ver el tema de que el consumo de energía ya no es tan alto como en el pasado, eso hace que los equipos sean más comunes; es algo bueno, porque así se eleva la calidad de vida de los mexicanos. Otro punto que vale la pena mencionar es que los programas de Infonavit han permitido equipar los hogares con aparatos minisplit inverter, ya que se maneja cierto monto para ecotecnias, y esta tecnología forma parte de ello.

MH: En números, ¿cuánto aumentó el uso del aire acondicionado en 2019?
EE: El último número indica que el 45 por ciento de todo lo que se vendió fue inverter, esto es muy bueno, poco a poco se ha dado la migración. Algunos datos duros de años pasados de la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares del Inegi son que, en 2018, en México había 5.2 millones de viviendas con aires acondicionados y, en 2016, la cifra fue de 4.7 millones, es decir, hubo un incremento de medio millón de viviendas con aire acondicionado, eso nos da un aumento en 2 años del 10.6 por ciento; un crecimiento arriba del 5 por ciento anual. Otro dato interesante es que, en el 2016, el 14.5 por ciento de las viviendas en México contaban con aire acondicionado y, en 2018, el 15.4. Es decir, creció un 1 por ciento en cantidad de vivienda como porcentaje del total y, como absoluto, creció más de un 10 por ciento en 2 años, más de un 5 por ciento por año si fuera repartido de una manera proporcional

MH: ¿Cómo se relaciona este aumento al tema de eficiencia energética?
EE: Ahí influyen tanto la eficiencia energética como los avances de la industria; la masificación de esta tecnología al igual que la comunicación y el entendimiento de la población de la importancia del ahorro de energía han empujado este sector a que se mueva a aparatos más eficientes.

MH: ¿Qué estrategias se han seguido para promover el uso de tecnología Inverter a nivel residencial y comercial?
EE: Siempre se ha trabajado en conjunto con Conuee para las normas y para apalancar la eficiencia energética, como en el caso de la homologación de los criterios para que el cliente pueda comparar los números de REEE entre un equipo tipo ventana, on-off e inverter. Creo que la estrategia es trabajar con las autoridades, tanto para difundir como para seguir mejorando las normas que respalden a la eficiencia.

MH: ¿Qué hace tan contundente la tendencia del sector hacia esta tecnología?
EE: Es muy claro el camino hacia lo verde, al consumo razonable de energía y todo esto con base en la necesidad de que vivimos en un país con climas bastante extremos, sobre todo en la parte de calor, por lo que se procura que esta tecnología esté cada vez más disponible, con mayor oferta y que el uso cotidiano no sea una desventaja en cuanto al consumo, creo que va a llegar un tiempo en el que todo terminará en Inverter, por lo menos hasta que salga algo más eficiente.

MH: ¿Qué políticas regulatorias y no regulatorias proponen implementar para incentivar la transición (Programas de sustitución) hacia los inversores?
EE: Para explorar ya hemos hecho con Fide programas de sustitución que permiten actualizar en el país los equipos que no son eficientes; por ahora no hay un programa vigente, pero se trabajará para hacerlo como en años pasados. Creo que hay oportunidad para lanzar un programa similar para aires acondicionados con tecnología Inverter para lograr las metas de sustentabilidad.

MH: ¿De qué forma la normativa actual beneficia el uso de esta tecnología?
EE: Actualmente, la Norma 026 dispone los paramentos mínimos que debe cumplir, que es 16 puntos arriba de los estándares de otros países. En conjunto con la Conuee trabajamos para tener más normas y más tecnologías que cumplan con la eficiencia y que beneficien al medioambiente. Un ejemplo de estas acciones es la salida del R-22, eso es algo que se logró con el tiempo.

MH: ¿Existe algún estimado del impacto que tendrá la transición a nivel económico en el país?
EE: El impacto es contundente; por ejemplo, un equipo de una tonelada ahorra al menos un 40 por ciento más que uno de tecnología on-off, que es ahora el dominante en el mercado. Conforme se remplacen esos aparatos significará una reducción del consumo, bajo las mismas condiciones, de al menos un 40 por ciento, que es un beneficio económico muy significativo, tanto para los consumidores como para el país.

MH: ¿Cómo se encuentra el sector del aire acondicionado mexicano respecto a normativas y eficiencia energética a nivel internacional?
EE: Lo que he visto a nivel internacional es que en este sector, México ha hecho un extraordinario trabajo y no se queda atrás de los países desarrollados, va de la mano, y es una referencia en Latinoamérica en cuanto a normatividad, eficiencia y seguridad.

MH: ¿Cómo se han adaptado las empresas que integran a la ANFAD a la transición que se está viviendo en el sector?
EE: Creo que estamos todos en la misma sintonía. Las empresas que forman parte de la ANFAD y tienen la misma visión, se están enfocando en beneficiar al consumidor y a la industria mexicana. Hemos trabajado mucho con las autoridades para normar mejor el mercado, porque lo que pasaba en este sector, como en otros, es que había muchas prácticas irregulares, que no necesariamente cumplen con los requerimientos que se buscan. Poco a poco hay cosas que se deben cambiar, pero va bien.

MH: ¿Cuál es el objetivo de la ANFAD para 2020?
EE: Seguiremos trabajando en este medio, siguiendo las tendencias en eficiencia, trabajando en las propuestas y los cambios con las autoridades. Otro objetivo es tener las referencias y los números para compartirlos con la industria, entender cómo se va moviendo el mercado para que las empresas vayan adecuando su estrategia comercial.

Finalmente, creo que el corazón de la ANFAD es que los fabricantes del país estamos trabajando en conjunto porque somos pro libre mercado y competencia, que es lo que más beneficia a todos, siempre y cuando juguemos en condiciones que sean parejas para que el consumidor reciba lo que está pagando, además, es fundamental también ver cómo proveemos mayor valor para las viviendas mexicanas desde el punto de vista de los aparatos que representamos.

Comentarios

Deja un comentario

Or

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to top