Medioambiente Ser verde

En Nuevo León la misión es la eficiencia

La Dirección de Fomento Energético de la Sedet tiene una meta bien definida: impulsar políticas públicas que optimicen la demanda de enfriamiento del estado, sin descuidar la seguridad energética

Ricardo Donato y Danahé San Juan (entrevista) / Fotografía: Mundo HVAC&R

unque haya nubes cerradas, escribía Alfonso Reyes, el sol de Monterrey pesa y te persigue adonde vayas. Los neoleoneses conocen de sobra esta experiencia, por lo que no sorprende su afición al aire acondicionado. Si bien necesario, el uso de esta tecnología ya le pasa una importante factura energética al estado.

De acuerdo con la Secretaría de Economía y Trabajo de Nuevo León (Sedet), la entidad ocupa el segundo lugar en el país con mayor consumo de energía por concepto de enfriamiento en áreas urbanas, sólo por debajo de Sonora, con alrededor de 2.5 terawatts anuales y 2.5 megawatts / hora por usuario.

Tan sólo en la ciudad de Monterrey, periódicos locales han reportado desde hace algunos años que una de las causas de los apagones registrados durante la época más calurosa del año responde al despunte en la demanda de energía debido a un excedente de aparatos de climatización.

¿Qué políticas públicas está impulsando una de las entidades con mayor bonanza económica del país para eficientar su consumo de energía y promover el uso de fuentes renovables? Jorge Gorozpe, director de Fomento Energético de la Sedet, responde en entrevista para Mundo HVAC&R.

«Sabemos el impacto que tiene el consumo de energía, ya que somos el segundo consumidor más fuerte en el país y estamos trabajando en ser el más eficiente»: Jorge Gorozpe, director de Fomento Energético de la Sedet

MUNDO HVAC&R (MH): ¿Cuál es su diagnóstico del sector energético nacional en términos de políticas públicas para el ahorro de energía?
Jorge Gorozpe (JG): Ha experimentado un gran crecimiento gracias a la Reforma Energética. A partir de ella, el sector de las renovables ha tenido un desarrollo importante en México y es uno de los que más ha crecido en todo el país. El crecimiento en los últimos seis años es algo que nunca se había visto, lo que ha ayudado a seguir colaborando como país para cumplir con los objetivos del Acuerdo de París. En cuanto a política pública, todos los estados, incluyendo a Nuevo León, trabajamos en lograr la eficiencia energética, y ese ha sido nuestro objetivo desde el año pasado. Somos uno de los consumidores de energía más grandes a nivel nacional, entonces, nos preguntamos cómo es que podemos hacerlo mejor. Y, justo, buscamos posicionar al estado como líder en eficiencia energética.

MH: En comparación con Guadalajara o la Ciudad de México, ¿cuál es el estatus de Monterrey dentro del sector energético?
JG: Más que compararnos con otras urbes, es importante ver la línea base de consumo en cada estado, porque cada uno es muy diferente y tiene sus sectores. Algunos son más industriales, otros más agrícolas, otros turísticos. Nuevo León es muy industrial, pero si te vas a un estado del sur, es más turístico. Compararnos con otras ciudades es también un poco complicado por la extensión geográfica. La Ciudad de México, además, tiene un número de habitantes mucho mayor.

Cuánto consumimos, cómo y qué industria consume más, en qué horarios, temporadas, cómo se distribuye la energía, etcétera. Todo esto te arroja una línea base con la que puedes comparar un año con otro, por ejemplo. Es importante compararnos con ella, ver cómo puedes mejorarla, ser mucho más eficiente.

MH: ¿Cómo impacta la industria HVAC en el consumo de energía a nivel nacional y, particularmente, en Nuevo León?
JG: Algunos estudios que se han realizado arrojan que el uso de la electricidad tiene un incremento de hasta un 30 por ciento en el país. En los 40 días más calurosos tenemos un incremento muy fuerte por el uso de aire acondicionado. Hay otros estados que no requieren climatización, pero Nuevo León, por su ubicación y el calor, sí necesita equipos de aire acondicionado para cumplir con ciertas actividades. Durante 2015, un estudio determinó que se consumieron 22.6 terawatts en México por concepto de enfriamiento. Nuevo León es el segundo estado con mayor demanda de frío, por debajo de Sonora, y consume alrededor de 2.5 terawatts anuales y 2.5 megawatts / hora por usuario. Esto refleja la importancia de la industria HVAC y el uso de aire acondicionado a nivel nacional.

MH: ¿Cómo participa la industria HVAC en la eficiencia energética?
JG: A través de la eficiencia de los sistemas HVACR en cualquier edificación. El crecimiento inmobiliario reciente en Nuevo León, en la edificación vertical, tanto de oficinas, hoteles, como residencial, ha sido muy alto. La zona urbana consumirá más electricidad, por lo que es importante conocer cuánto está creciendo. Al final, como estado, lo que más nos preocupa es garantizar la seguridad energética y que toda la gente tenga acceso a la energía.

MH: ¿Qué acciones conjuntas deben tomar la industria y el Gobierno para favorecer al sector energético?
JG: Tanto en Durango como en Nuevo León trabajamos con la Comisión Nacional para el Uso Eficiente de Energía [Conuee] en un proyecto piloto de sistemas de gestión energética porque queremos ver los beneficios de ser más eficientes. Además, la Conuee imparte tres talleres en la Torre de Gobierno, un edificio de 32 pisos donde están casi todas las Secretarías. Con esto, queremos ser pioneros en eficiencia, y ya teniendo un resultado, permearlo entre la ciudadanía.

MH: ¿Cuáles son los objetivos de este programa?
JG: Para la Torre de Gobierno, ser más eficientes. Buscar cómo podemos ahorrar en consumo de energía revisando todos los equipos del edificio, desde el sistema de enfriamiento e iluminación hasta la movilidad interna para ver un beneficio que se refleje en la reducción de costos. La Torre cuenta con siete chillers de 500 toneladas de refrigeración cada uno. También realizamos auditorías al Building Management System para mejorar la implementación de las políticas que propone la Conuee.

El Gobierno debe educar a los tomadores de decisión. Lo que estamos haciendo es acercarnos a los expertos, que la gente entienda los beneficios. Por ejemplo, cuando empezamos el taller de Sistemas de Gestión de Energía invitamos a los administradores de todos los pisos para que vieran su importancia y cómo afecta al consumo energético. Si no es eficiente, estás contaminando.

MH: ¿Cuál es el papel de la sociedad en la consecución de dichos objetivos?
JG: Informarse y comprometerse. Lo vimos en el taller. Al inicio, la gente no sabía y no entendía, pero ya que lo explicamos comprendieron. Ahora ellos deben hacer su parte. El Gobierno no lo puede hacer todo; podemos decirles cómo hacerlo y cómo pueden mejorar, pero la sociedad es quien debe aplicarlo. Eso es lo importante: estar informados, conocer, entender y aplicarlo. Sabemos el impacto que tiene el consumo de energía, ya que somos el segundo consumidor más fuerte en el país y estamos trabajando en ser el más eficiente. Los gobiernos de otros estados pueden acercarse a diferentes organismos como las asociaciones o las embajadas para conocer también lo que se hace en otros países. No se trata de descubrir el hilo negro, sino de buscar las mejores prácticas e implementarlas.

Comentarios

Deja un comentario

Or

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to top