Automatización Sectores de la industria

Un enfoque para mejorar la gestión

Es increíble la forma en que la tecnología ha cambiado la vida humana. Años atrás, muchos se maravillaban en las grandes oficinas cuando las lámparas se prendían y apagaban activadas por el movimiento. Sin duda, un elemento inteligente en los edificios que ya nos dejaba ver lo que vendría después

Jaime Jiménez

Actualmente, se utilizan cada vez más soluciones para controlar el gasto de energía. Con la diferencia de que ahora no se trata de dispositivos ni sistemas aislados, sino de aplicaciones conectadas a una plataforma, desde la cual es posible monitorear y controlar, además de obtener datos respecto al consumo de energía.

En el entorno comercial y residencial, estos dispositivos son conectados gracias al Internet de las Cosas (IoT, por sus siglas en inglés). La consultora Gartner asegura que, en 2020, habrá más de 20 mil millones de dispositivos conectados en todo el mundo, y un gran porcentaje está relacionado con los edificios inteligentes.

Estas estimaciones confirman que los inmuebles conectados son más que una tendencia de moda en el sector arquitectónico, pues apuntan a que éstos se convertirán en la base para construir las ciudades del futuro. Incluso, la consultora ABI Research prevé que, en cuatro años, o sea para 2020, más de 8 millones de edificios en el mundo contarán con algún dispositivo conectado en forma de tecnología, aplicación o servicio.

De esta forma, las edificaciones inteligentes se han convertido en una tendencia en México, donde se cuenta con muy buenos representantes.

Aprovechando el potencial
Un edificio conectado o inteligente (connected building) alude a una construcción o inmueble donde los diferentes sistemas de construcción, como HVAC, iluminación, contra incendio, energía y seguridad, están conectados y controlados a través de una única red, misma que habilita a los administradores para controlar y monitorear una construcción desde cualquier lugar.

Muchos de los propietarios y administradores de estas construcciones, así como arquitectos o constructores, están poniendo los ojos en este tipo de tecnologías para crear espacios residenciales, comerciales y corporativos que permitan ahorrar recursos y costos, generar un impacto ambiental positivo y brindar altos niveles de confort y seguridad para los ocupantes.

Los edificios inteligentes representan un potencial no explotado, ya que literalmente existe en ellos energía recorriendo toda su infraestructura, la cual genera datos que son una especie de lenguaje en espera de ser interpretado. Sin embargo, una vez que son descifrados, representan un cúmulo de información y conocimiento valioso, con el cual se aprovecha todo ese potencial para obtener buenas ventajas.

Cuando un administrador comprende lo que su edificio está diciendo por medio de los datos, es posible convertir ese inmueble en un activo más poderoso que impacta positivamente en las metas del negocio.

Gracias al auge del IoT, los usuarios o administradores pueden controlar y monitorear los sistemas HVAC desde dispositivos móviles en cualquier lugar y momento

La clave para una administración eficiente
Si bien el IoT es sólo el principio para crear los también llamados smart buildings, no es suficiente, pues, para aprovechar los datos que se generan, conectar los dispositivos y administrar los diversos sistemas desde una plataforma tecnológica y una interfaz de usuario, se requieren sistemas de automatización de edificios.

En el contexto de los edificios inteligentes, el IoT proporciona una estructura para generar y compartir conocimiento práctico para mejorar los sistemas, los cuales pueden tener la forma de ambientes HVAC, sistemas de iluminación personalizados, etcétera. Las plataformas IoT son escalables y seguras para dar soporte al software analítico que identifica mejoras potenciales para el ahorro de energía, eficiencia operacional y aumento de la satisfacción de los ocupantes.

Esta arquitectura tecnológica integra y gestiona los sistemas de una edificación residencial o comercial con el fin de controlarlos, monitorearlos, optimizarlos y darles mantenimiento. Gracias al auge del IoT, esos sistemas tecnológicos están transformando la manera de diseñar y construir los edificaciones con el fin de hacerlos más inteligentes e inalámbricos, de manera que los usuarios o administradores controlen y monitoreen los sistemas desde dispositivos móviles en cualquier lugar y momento.

Los sistemas de automatización de edificios inalámbricos ofrecen diversas ventajas y beneficios. Además, brindan resultados más sencillos para la administración eficiente de los sistemas instalados en espacios residenciales o comerciales.

Algunas de las ventajas que ofrece la automatización para inmuebles conectados son:

Control de los sistemas del edificio: como administrador, debe conocer que cuando se logra un mejor control de los sistemas con los que opera, el edificio podrá ser mucho más sustentable y un lugar confortable para vivir o trabajar. Gracias a los dispositivos, sensores, equipos y soluciones de conectividad y automatización, es posible recolectar los datos necesarios y obtener un entendimiento profundo que conduzca a un mejor control
Integración de los distintos sistemas instalados en un edificio: en los smart buldings cada sistema trabaja de manera conjunta para proporcionar una comunicación más consistente y una gestión integrada. Por esto, se requiere contar con aplicaciones escalables que simplifiquen la integración de todos los sistemas: HVAC, iluminación, seguridad, agua, etcétera. Tanto existentes como nuevos
Optimización del funcionamiento del edificio: casi cualquier inmueble puede mejorar su funcionamiento, y el camino para hacerlo se encuentra en los datos que se recopilan desde todos sus sistemas. Las soluciones para construcciones inteligentes cuentan con sistemas de análisis que proporcionan una comprensión acerca de dónde están funcionando bien, dónde hay que realizar mejoras y qué se puede hacer para lograrlo. Los reportes personalizados que las soluciones de automatización generan será de enorme ayuda, ya que brindan soporte a las decisiones que deberán implementarse
Monitoreo y control desde cualquier lugar: las actividades de los distintos sistemas fluyen y se interrumpen a cualquier hora, sea de día o de noche. Las soluciones de gestión de edificios inteligentes proporcionan interfaces móviles y cuadros de mando que permitirán acceder de forma segura a la información actualizada y ejecutar los sistemas de forma remota, proporcionando mayor libertad y haciendo a cualquier administrador mucho más productivo
Gestión de la energía alineada a la responsabilidad ecológica: de acuerdo con el Consejo Mundial de Edificación Verde (WGBC), las construcciones contribuyen con 30 por ciento de los Gases de Efecto Invernadero (GEI) y hasta 50 puntos porcentuales de los desechos sólidos. Los smart buldings ofrecen la oportunidad de administrar el consumo de energía de manera que esté mucho más alineado con las recomendaciones más comunes en términos de ahorro y sustentabilidad. Sobre todo, en la actualidad, cuando el tema del cuidado medioambiental se ha vuelto crítico, tanto por las regulaciones que buscan frenar el cambio climático como por la búsqueda de opciones para reducir los costos energéticos
Control y ahorro de costos: un reto para todos los negocios es el tema de los costos, en especial para aquellos ubicados en grandes edificios corporativos. La automatización es de gran ayuda para controlarlos y generar ahorros por concepto de mantenimiento y gestión del inmueble, pero sobre todo en el gasto de energía. Gartner señala que la innovación y el IoT son capaces de reducir los costos operativos hasta en 30 por ciento. Sin duda, los smart buildings son claramente el modelo para un futuro más próspero
Creación de espacios confortables: si bien el confort está mucho más asociado a los ambientes residenciales, hoy este tema está tomando cada vez mayor importancia en los entornos corporativos y comerciales. Y es que no hay duda de que estar en un lugar cómodo ayuda a elevar la calidad de vida y mejora la experiencia de los ocupantes. En el caso de edificios corporativos no se puede pensar en una alta productividad laboral si no se busca impulsarla con instalaciones adecuadas, funcionales y confortables. En los edificios comerciales, por su parte, el confort está tomando un rol clave como impulsor de ventas, al conseguir que los consumidores permanezcan mucho más tiempo en un espacio en el que se sienten totalmente a gusto

Contar con el conocimiento y las soluciones adecuadas para hacer visible lo invisible en un edificio, a la par de entender el problema que se necesita resolver, son temas clave para dar el primer paso en cualquier proyecto de inmuebles conectados.

Indudablemente, el IoT ha cambiado la dinámica de gestión de las edificaciones, y los administradores de las mismas ya están considerando este modelo para lograr una gestión de calidad, alineada con las metas de eficiencia, ahorro económico y sustentabilidad.

No hay que olvidar que las grandes oportunidades en el mercado de los smart buildings han existido desde hace tiempo. Sin embargo, tecnologías como el IoT han creado escenarios para conseguir operaciones más eficientes y rentables de un edificio, en formas que antes habrían sido imposibles.

 

Jaime Jiménez
Ingeniero Civil con maestría en Administración de Empresas por el ITESM. Actualmente es director general de Trane para México. Fue nombrado vicepresidente del sector HVAC & Transport Mexico de Ingersoll Rand, debido a sus más de 25 años de experiencia en una amplia gama de negocios consolidados en el sector.

Comentarios

Deja un comentario

Or

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to top
error: Content is protected !!