360

La industria al servicio de la educación

En fechas recientes, el IPN inauguró el Smart Lab, un laboratorio inteligente para aire acondicionado cuyo propósito es capacitar a los estudiantes con miras a contribuir a la profesionalización del sector HVAC en el país

Danahé San Juan / Fotografías: Rubén Darío Betancourt

El Instituto Politécnico Nacional (IPN) es una de las entidades educativas más importantes que, durante más de 80 años, se ha encargado de la profesionalización de un gran número de ingenieros, en diferentes especialidades y para diversos sectores industriales de México.

En aras de esta formación especializada, la Escuela Superior de Ingeniería Mecánica y Eléctrica (ESIME) del IPN, unidad Azcapotzalco, inauguró el Smart Lab para aire acondicionado, donado por Samsung Electronics México. Este acontecimiento sitúa al Politécnico como la primera institución pública de educación superior del país y de América Latina en tener un laboratorio de este tipo, el cual contribuirá “de manera importante en la formación de nuestros estudiantes, los programas académicos de ingeniería mecánica y en sistemas automotrices”, afirmó Gilberto García, director de Educación Superior del IPN, durante la inauguración de sus instalaciones en febrero pasado.

El Smart Lab, aseguró García, “servirá como apoyo para el diseño e implementación de nuevas prácticas de laboratorio en la instalación y usos de equipos de aire acondicionado. También será parte del desarrollo de proyectos por parte de alumnos y docentes, a fin de continuar con la tradición de calidad educativa de esta institución, la cual es demostrada a través de sus egresados que hoy contribuyen con el desarrollo de nuestro país”.

Además del director de Educación Superior del IPN, en la ceremonia estuvieron presentes por parte de la ESIME Azcapotzalco: Ricardo Cortez, director interino, Juan Idelfonso Martínez, maestro decano, Martha López, subdirectora administrativa, e Hilario Bautista, director académico. Mientras que en representación de la empresa surcoreana asistió Righel Guizar, director de la división Enterprise Business Solution de Samsung Electronics Mexico.

De izquierda a derecha: Righel Guizar, Gilberto García y Ricardo Cortez

Un espacio dedicado a la capacitación e investigación académica
Con 100 metros cuadrados de superficie, este laboratorio inteligente beneficiará cada año a más de 900 alumnos, procedentes de las carreras de Ingeniería Mecánica, Automotriz y Robótica Industrial.

Las instalaciones del Smart Lab contienen diversos sistemas HVAC, como unidades de concentración y paneles para su ubicación, termostatos, pantallas y controles remotos; equipos de refrigerante variable y de expansión directa; condensadoras de capacidades que van desde las dos hasta las 50 toneladas; equipos enfriados por aire, evaporadoras, minisplits, unidades fan & coil y tipo cassette. “Todo lo que actualmente rige el auge y la tecnología innovadora que necesitamos”, aseveró por su parte Ricardo Cortez, director interino de la ESIME Azcapotzalco.

El laboratorio cuenta también con una sala de lectura, un área para que los estudiantes practiquen el diseño, selección, instalación y mantenimiento de los sistemas de aire acondicionado, así como un pizarrón electrónico de 65 pulgadas y 30 tabletas para uso de la comunidad estudiantil.

En este espacio, los estudiantes podrán mejorar sus habilidades y conocimientos para después aplicarlos en beneficio del desarrollo de la industria HVAC del país. De esta manera, enfrentarán con mayor seguridad los grandes retos que representa la revolución tecnológica del siglo XXI. Los profesores, a su vez, tendrán una herramienta pedagógica más para mejorar su actividad docente y, con ello, reafirmar el conocimiento que se busca fomentar con los programas académicos de esta institución.

“Este hecho creará un puente que construya posibilidades de desarrollo profesional para nuestros egresados y se verá reflejado en una cadena de valor concreta, para que la industria, la academia y el consumidor final cuenten con la más alta calidad en cada uno de sus ámbitos”, declaró Cortez.

Por su parte, Righel Guizar comentó que la transnacional asiática reconoce la importancia de motivar y apoyar la formación de profesionales con una visión integral de la industria, por medio de conocimientos técnicos, con los cuales sus ideas se conviertan en una realidad. “Nos hemos destacado del resto por apostar por el talento de nuestra gente en el desarrollo de innovaciones que marquen el camino hacia el futuro, lo cual nos ha permitido ser disruptivos y pioneros en diversas industrias con productos o características que actualmente dominan el consumo masivo y profesional de todas las empresas. Desde nuestra perspectiva, la semilla de toda esta creatividad es atraer a los mejores profesionales e impulsarlos a lograr más”, pronunció el directivo de Samsung Electronics Mexico durante la ceremonia de apertura.

Un intercambio histórico de experiencias y conocimientos
La donación del Smart Lab es parte de un convenio de colaboración de tres años entre la compañía y el IPN, cuya renovación dependerá de los resultados que arroje el intercambio de capacidades tecnológicas entre los alumnos, docentes y la multinacional. Esto “se traduce, por un lado, en una capacidad de actualización continua en temas de aire acondicionado y, por otro, en tener de primera mano el equipo de punta que nos permita realizar prácticas reales”, expresó Ricardo Cortez.

Dado que la teoría no basta para ejecutar adecuadamente un procedimiento técnico, resulta crucial llevar a cabo prácticas con los sistemas apropiados. Por ejemplo, en el caso específico de la tecnología VRF, comenta Righel Guizar, para Mundo HVAC&R, “cuando no existe una buena instalación, no tienes certeza de que el producto vaya a funcionar, a pesar de que sea el mejor. El beneficio para los dueños de los grandes edificios es tener gente capacitada que garantice el funcionamiento de su adquisición”.

Este intercambio marca un hito en la historia del IPN, pues para enfrentar un mercado tan demandante como el HVAC es preciso entender las expectativas de los diferentes consumidores. El propósito es mejorar la experiencia a través de la tecnología, cuyo eje rector sea satisfacer las necesidades presentes y futuras de los usuarios en el hogar, escuela, hospitales, centros comerciales, oficinas, etcétera.

Actualmente, la unidad Azcapotzalco reúne a más de 5 mil alumnos, de los cuales aproximadamente 300 se especializan en aire acondicionado y refrigeración. Cabe destacar que el mercado del aire acondicionado se encuentra en constante cambio tecnológico, debido a que ahora es posible controlar los sistemas de climatización, a través de dispositivos inteligentes, como smartphones y tabletas. Los sistemas productivos y de alta tecnología, señala Ricardo Cortez en entrevista para Mundo HVAC&R, deben tener condiciones controladas de presión, temperatura, humedad, etcétera. En consecuencia, indica, es fundamental que los profesores y alumnos en esta área se profesionalicen para que, posteriormente, sean ellos quienes capaciten a los actores involucrados en este campo laboral en constante ascenso.

Para Rubén Marchan, profesor titular de la materia de Aire acondicionado y Refrigeración que se imparte en octavo y noveno semestres, la inauguración del Smart Lab representa un hito de suma trascendencia. Por primera vez, los alumnos podrán apreciar en tiempo real parte de lo que aprenden de manera teórica y dimensionar las ventajas técnicas que ofrecen los equipos con nuevas tecnologías. También permitirá identificar las áreas de oportunidad para los ingenieros más jóvenes que van graduándose y, sobre todo, tendrá un efecto positivo en las buenas prácticas de instalación, operación, mantenimiento y ahorro de energía.

Esto logrará que “menos extranjeros realicen el trabajo que pueden hacer los estudiantes mexicanos cuando están bien capacitados, habrá menos errores, accidentes y ventilaremos menos refrigerante a la atmósfera. Este cambio redundará en beneficios muy importantes para la escuela, en particular, pero también para el medioambiente”, afirma Marchan para Mundo HVAC&R.

Por su parte, Righel Guizar subrayó dos impactos adicionales del Smart Lab:

  1. El fomento a la educación profesional del país
  2. El crecimiento de la adquisición de sistemas de aire acondicionado

“La expectativa con este proyecto es hacer crecer a los alumnos a través de la práctica; la teoría es extraordinaria, pero si no se tiene la sensibilidad con los equipos, no vamos a tener una comprensión holística acerca de quién puede ser la mejor persona para hacer la instalación. El reto principal es generar instalaciones de calidad, atacar al mercado con responsabilidad, lo que implica brindar la mejor solución para el uso específico que el usuario tenga”, manifestó Guizar.

Actualmente, la ESIME Azcapotzalco busca generar vínculos con el sector privado. Por ejemplo, con Rheem México, una compañía especializada en la producción de calentadores, la pretensión es instalar un laboratorio parecido al de Samsung, pero en el sector de calefacción, a fin de que la población estudiantil de esta área aprenda a manejar los calentadores industriales. Estas acciones son parte de una estrategia del IPN que consiste en identificar áreas de oportunidad y vinculación con fabricantes para complementar su enseñanza. Lo anterior como muestra del compromiso de esta casa de estudios para formar profesionales HVAC de alto nivel que contribuyan al crecimiento de las empresas y que pongan “La técnica al servicio de la Patria”.

El Smart Lab cuenta con:

  • Sala de lectura
  • Área de práctica para diseño, selección, instalación y mantenimiento de sistemas de aire acondicionado
  • Pizarrón electrónico de 65 pulgadas
  • 30 tabletas para uso de la comunidad estudiantil
  • Diferentes tipos de sistemas de aire acondicionado
Comentarios

Deja un comentario

Or

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to top
error: Content is protected !!