Edificio sustentable Medioambiente

De camino a la intuición industrial

Mucho se ha hablado de la interconexión digital de objetos en la vida cotidiana, la cual ha sido posible gracias al aprovechamiento del IoT; sin embargo, las innovaciones tecnológicas y la demanda creciente de la digitalización en la industria exigen un mayor enfoque en la Industria 4.0

Redacción, con información de Schneider Electric

El Internet Industrial de las Cosas (IIoT, por sus siglas en inglés), también conocido como Industria 4.0 es un concepto que incorpora el aprendizaje de máquina y la tecnología Big Data a las tecnologías IoT, para el aprovechamiento de los datos de sensores, comunicación de máquina-a-máquina (M2M) y la automatización en los procesos industriales, entre muchos otros beneficios.

Con el uso de estas herramientas, se espera que el futuro del sector sea cada vez más intuitivo; en tanto que el incremento de la digitalización exige un control adaptado y conectividad, para que haya un flujo bidireccional de información. La perspectiva es que la industria vaya más allá de los niveles de conexión, es decir, que atienda resultados reales y el valor añadido que implica. Esto se logra a través de una arquitectura integral que minimice la complejidad. En otras palabras, añadir a la tecnología existente nuevas capacidades, funcionalidades y conexiones.

Con la evaluación del IoT y la introducción de la industria intuitiva hay que contemplar los siguientes elementos:

  • Estandarización. Establecer estándares para que los productos inteligentes, maquinaria y bienes se conecten e interactúen de manera transparente. Ésta va más allá de los protocolos de comunicación e implica la creación de semántica estándar y mecanismos que permitan a los dispositivos descubrirse e interoperar
  • La expansión del IIoT está acelerando la necesidad de implementar la ciberseguridad en los equipos de control y en todos los componentes que conforman los sistemas de automatización. Con la digitalización surge una necesidad aún mayor de salvaguardar los activos de las compañías. Las capas de seguridad integrada respecto al control, protección y sistemas SCADA (Supervisory Control And Data Acquisition, por sus siglas en inglés), un término que alude a la creación de software para controlar y supervisar procesos a distancia con la ayuda de ordenadores, permiten que la industria se beneficie de la informática móvil y de la nube
  • Competencias de trabajadores. Las habilidades necesarias para diseñar y operar con sistemas basados en la Industria 4.0 son algo diferentes de las que se han estado demandando hasta el momento para sistemas clásicos de automatización

Los dispositivos inteligentes y conectados impulsan a que los productos y las máquinas interactúen de manera transparente. Como consecuencia, las empresas se digitalizan para obtener mayor eficiencia, control y generar más valor. Algunos de los cambios que impulsan a la industria se pueden resumir en los siguientes puntos:

  1. Conectividad: su estandarización ha permitido el empleo a gran escala de sensores inalámbricos, los cuales son cada vez más rentables económicamente. La combinación de ambos factores está provocando un rápido crecimiento del uso del IIoT
  2. Movilidad: la proliferación de dispositivos inteligentes se traduce en una comunicación omnipresente. La experiencia del consumidor es fácil y rica, y las tecnologías, como el reconocimiento de usuario, estimulan aún más la eficiencia de las industrias
  3. Nube: antes resultaba imposible compartir datos, mientras se trabajaba con la misma base de datos para mejorar la eficiencia. El uso de la nube ofrece la posibilidad de administrar remotamente las instalaciones y activos desde cualquier lugar
  4. Analítica: el análisis de datos brinda el contexto y la capacidad para que los operadores tomen las decisiones de sus negocios en tiempo real. La optimización resultante puede percibirse en cualquiera de los niveles de la empresa

Aprovechando las oportunidades
La consultora multinacional Accenture informa que el IIoT podría agregar 14.2 billones de dólares a la economía mundial. Las tres áreas en las que se puede aprovechar este potencial son la eficiencia operativa, la transformación de los modelos de negocios y la seguridad cibernética. El primero es uno de los cinco beneficios de negocio principales de la Industria 4.0. Durante muchos años, se ha hablado de la eficiencia operativa, con el internet industrial se están alcanzando niveles sin precedentes, que se activan gracias al flujo único e ininterrumpido de información necesaria que llega a la persona correcta, en el momento correcto. El resultado es un incremento general de eficiencia a lo ancho del negocio: en la productividad, calidad, beneficios y seguridad.

El segundo, la transformación de los modelos de negocio de todas las industrias, se debe a las nuevas reglas de competencia, producción y entrega de servicios. Esta tendencia disruptiva ofrece a las organizaciones la capacidad de establecer ofertas de nuevos productos y servicios híbridos que generen novedosas fuentes de ingresos.

En torno a la seguridad, ésta requiere de mayor énfasis. Las empresas deben ser más seguras y, al mismo tiempo, más productivas. Por lo tanto, todos los niveles de las máquinas, las plantas y los negocios pueden beneficiarse del enfoque en la seguridad y la seguridad cibernética, con un efecto positivo en los resultados finales. Los servicios de automatización industrial ayudan a los clientes a navegar estas áreas, gracias a la amplia experiencia y a los planes de servicio específicos que existen para los negocios.

Intuición industrial
La industria siempre se ha encontrado a la vanguardia en temas de conectividad, productividad y eficacia, esforzándose de manera continua para obtener mejoras operativas. El IIoT no representa una revolución sino una evolución, ya que ha impulsado a que la conectividad, la digitalización, los sistemas integrados y el software se conviertan en una práctica común. La intención que se persigue es que los diferentes negocios se valgan de los mejores dispositivos posibles para optimizar sus operaciones.

Si bien la evolución del Internet Industrial de las Cosas está comenzando a ver la completa integración y soluciones para sistemas de automatización y control, lo que se busca es una innovación constante en el diseño y construcción de máquinas, plantas y operaciones más inteligentes para lograr industrias más intuitivas.

La combinación de productos conectados, control local, aplicaciones, analíticos y servicios permiten brindar una oferta integral para las empresas y sus clientes, hecho que está cambiando rápidamente el presente y futuro de las compañías.

Según la consultora PriceWaterhouseCoopers, para 2020 la industria manufacturera global aspira a un rango de 72 por ciento en su nivel de digitalización. Se espera que, gracias a ello, se alcance una reducción de costos por arriba de los 420 mil millones de dólares, en un lapso de tan sólo cinco años. Asimismo, se prevé que este año, una de cada nueve empresas latinoamericanas emprenda una estrategia de Transformación Digital, de acuerdo con la consultora IDC.

El creciente número de dispositivos conectados ha puesto los cimientos del IIoT. La convergencia entre las tecnologías de la información y de operación está construyendo los pilares de crecimiento. Esta tendencia es una evolución que obligará a las personas a dar un paso más, pero también a crecer más y mejor: una nueva era de revolución industrial.

Comentarios
Scroll to top