Cadena de frío

Salud y bienestar a través del frío

El transporte refrigerado de productos farmacéuticos es un proceso de lo más delicado, en el que el control de la temperatura juega un papel esencial para garantizar su conservación y eficacia terapéutica

Sofía Ruiz, con información de Thermo King

Con una aportación de alrededor del 4.5 por ciento del Producto Interno Bruto manufacturero del país, la industria farmacéutica es la quinta actividad económica más importante de México. Uno de sus retos más importantes es la transportación de medicamentos, ya que 20 por ciento de los productos llegan en malas condiciones a causa de un mal traslado o de la fractura de la cadena de frío, según advierte la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Transportar productos farmacéuticos, como vacunas y medicamentos, es un proceso que exige sumo cuidado, así como el cumplimiento de estrictas políticas de limpieza y de seguridad, entre ellas el control de las condiciones de temperatura y humedad recomendadas. De no acatarse dichas recomendaciones, podría presentarse la proliferación de microorganismos patógenos que alteraren los efectos de los fármacos.

La OMS señala que 20 por ciento de las vacunas a nivel global llegan a su destino en malas condiciones, debido a una transportación deficiente. Por ello, es fundamental idear soluciones más eficientes, a fin de que la cadena de frío no se rompa.

A nivel nacional, se invierten 40 mil millones de pesos al año, en promedio; de este total, 12 por ciento es destinado a la investigación y el desarrollo. La expectativa de esta industria con esta medida es mejorar la calidad de vida de los mexicanos, según la Asociación Nacional de Fabricantes de Medicamentos (Anafam).

Recientemente, se promovió una ley para desarrollar la industria nacional, promulgada por el Ejecutivo Federal, la cual facilita la dinámica de la inversión extranjera y, de esta forma, potencializar el efecto multiplicador del sector farmacéutico. Existe mucho potencial en los clústeres de fabricación en Ciudad de México, Estado de México y Jalisco, donde se concentra el 60 por ciento de las unidades económicas de fabricación de medicamentos, según informa la red global de servicios de auditoría KPMG.

En la actualidad, veinte por ciento de los fármacos consumidos en el país proceden de los Estados Unidos, aproximadamente; mientras que el 26 por ciento de la producción nacional se exporta a otros países. Dichas importaciones y exportaciones se realizan a través de distintos medios de transporte.

México, además, es considerado un productor de medicamentos con un alto nivel de tecnología, pues produce desde antibióticos y antiinflamatorios, hasta vacunas y tratamientos contra el cáncer, etcétera. En este sentido, los desarrollos del sector son impactados  por los procesos de transportación, pues casi 20 por ciento de los productos farmacéuticos son sensibles a las condiciones de temperatura y humedad.

De esta forma, es imprescindible contar con equipo y personal altamente capacitado que garantice la calidad, seguridad y entrega de los medicamentos.

“La industria farmacéutica ha cobrado enorme auge en nuestro país. A finales de 2015, se firmó una norma para control de producción, almacenaje y distribución de fármacos, y las compañías que se dedican al manejo de estos productos nos han buscado, pues hemos estado trabajando de la mano con diversos laboratorios para continuar las mejoras en nuestros equipos, lo que para nosotros es un gran honor”, señala José Gómez, gerente de ventas de Thermo King México.

La Norma Oficial Mexicana NOM-059-SSA1-2015, prosigue el especialista, prescribe las buenas prácticas en cuanto a la fabricación de medicamentos, y es uno de los estatutos más importantes para garantizar su calidad y la confianza de los consumidores.

Algunos de los puntos más importantes que se deben considerar son:

  • Parte esencial del aseguramiento de la calidad es el correcto cumplimiento de las buenas prácticas de almacenamiento y distribución en todas las etapas de la cadena de suministro, desde el sitio de fabricación hasta la farmacia
  • Registro de las lecturas de temperatura de los medicamentos durante el transporte
  • Contar con procedimientos que describan la recepción, manejo, almacenamiento y transporte de materiales biológicos, productos intermedios, a granel y terminados, con la finalidad de mantener la cadena de frío
  • Utilizar una evaluación de riesgos de las rutas de entrega para determinar dónde se requieren controles de temperatura
  • Los medicamentos requieren mantenerse a una temperatura de 2 a 8 °C, en cámaras frías; otros productos, en cambio, necesitan estar entre -15 y -25 °C
  • Monitorear constantemente la temperatura de los equipos utilizados durante el transporte en vehículos o contenedores. Éstos deberán someterse a mantenimientos y calibraciones a intervalos regulares

A su vez, el Centro de Estudios Sociales y de Opinión Pública anota en el libro la Situación del sector farmacéutico en México que “el distribuidor especializado se responsabiliza de surtir diariamente las necesidades de las farmacias; mantener, financiar y apoyar la optimización de los inventarios estratégicos y de seguridad en almacenes y farmacias; contar con una infraestructura logística altamente eficiente para el manejo de productos especializados, así como asumir riesgos en el transporte y manejo de estos productos”.

De acuerdo con esto, se concluye que el transporte refrigerado es clave para mantener los estándares de calidad, seguridad y propiedades de los medicamentos, fármacos y vacunas. En este contexto, resulta esencial el papel de las empresas de transportación y logística, pero también la adopción de las buenas prácticas por parte de las empresas del sector farmacéutico. Lo anterior, por supuesto, con la finalidad de mejorar la vida de las personas y cumplir las normativas y procesos de seguridad que la sociedad y normatividad vigente demandan.

Transporte refrigerado

  • Si el volumen es grande, el traslado puede realizarse en aviones, camiones frigoríficos, semirremolques o camionetas de reparto
  • Si el volumen es pequeño, en cambio, se emplean contenedores retornables y cajas no retornables con la capacidad adecuada
  • Es necesario que la temperatura sea homogénea y precisa en cargamentos con medicamentos del mismo tipo o que transporten una combinación de productos médicos y/o biológicos
  1. Los productos farmacéuticos deben mantenerse a una temperatura constante para asegurar su eficacia
  2. Para mantener una temperatura constante se pueden utilizar mantas térmicas y así lograr una temperatura entre 15 º y 25 ºC
  3. 7 de cada 10 medicamentos requieren transporte especializado en control de temperatura
  4. Los materiales biológicos necesitan ser transportados en contenedores criogénicos. Éstos deben mantenerse a -150 ºC
  5. En caso de que se presentara una variación de al menos 2 ºC es posible arruinar el producto
  6. En la industria existen pérdidas de hasta 150 mil pesos por las oscilaciones en la temperatura
Comentarios

Deja un comentario

Or

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to top
error: Content is protected !!

Comentarios