Medioambiente Ser verde

Compromiso global para mejorar el medioambiente

Ingersoll Rand celebra el segundo aniversario de su compromiso global con el clima y hace importantes avances para cumplir sus objetivos. Este progreso incluye el liderazgo en la industria en la solución de los desafíos climáticos a largo plazo y la reducción en las emisiones de Gases de Efecto Invernadero de sus productos y operaciones

Redacción, con información de Ingersoll

En el segundo año de su compromiso climático, Ingersoll Rand, líder mundial en la creación de ambientes confortables, sustentables y eficientes, continúa reduciendo de manera significativa la huella de refrigerantes y Gases de Efecto Invernadero (GEI) de sus productos y operaciones. Al mismo tiempo, convoca a los líderes de la industria para desarrollar soluciones a largo plazo dirigidas a resolver los desafíos climáticos a nivel mundial.

Desde que anunció el compromiso en 2014, ha liderado la anulación de aproximadamente 2 millones de toneladas métricas de CO2 en el mundo, lo que equivale a evitar las emisiones anuales de CO2 utilizadas en más de 270 mil hogares o más de 2 mil 100 millones de libras de carbón quemado.

“Anunciar nuestro compromiso de aumentar la eficiencia energética y reducir las emisiones de GEI relacionadas a nuestras operaciones y productos fue un hito importante para Ingersoll Rand”, comentó Paul Camuti, Vicepresidente Senior de Innovación y Director de Tecnología de Ingersoll Rand. “A la fecha, nuestro progreso demuestra que tenemos la experiencia para cumplir los objetivos, al tiempo que ofrecemos productos innovadores y sustentables a nuestros clientes, ayudándoles a alcanzar sus propios objetivos de sustentabilidad”.

El compromiso climático de la empresa busca reducir 50 por ciento la huella de GEI que produce el uso de refrigerantes para 2020; minimizar el impacto al calentamiento global incorporando alternativas a través de su portafolio de productos y soluciones hacia 2030; invertir 500 millones de dólares en investigación y desarrollo  en nuevos productos que minimicen a largo plazo las emisiones de GEI durante los próximos cinco años, y reducir las operaciones que generen emisiones un 35 por ciento para 2020.

«Hicimos un profundo compromiso  ambiental a largo plazo, al comprometer a nuestros empleados, clientes y accionistas a enfrentar la demanda mundial insostenible de recursos energéticos y su impacto en el medio ambiente», mencionó Paul Camuti.

El cambio de enfoque de esta empresa hacia la eficiencia energética y reducción de emisiones de GEI, agregó, ha logrado “grandes progresos para disminuir el impacto climático” de su portafolio. “Nos alienta ver cómo muchos en la industria de Calefacción, Ventilación y Aire Acondicionado (HVAC por sus siglas en inglés) se unen a nosotros para hacer frente a los desafíos globales en torno al cambio climático y la escasez de recursos”, remató Camuti.

Como parte de sus compromisos, Ingersoll Rand lanzó EcoWise™, un portafolio de productos diseñados para reducir el impacto ambiental con refrigerantes con bajo potencial de calentamiento y operación de alta eficiencia. La compañía ha introducido seis de ellos, utilizados en edificios comerciales y aplicaciones industriales, ya que los sistemas HVAC resultan indispensables para regular las temperaturas.

Asimismo, ofrecen una atmósfera placentera a los ocupantes de un inmueble; además de redistribuir gases que pudieran resultar nocivos, principalmente cuando los edificios están en contacto con ambientes contaminados. Estos sistemas son eficientes en consumo energético, y capaces de proveer un ambiente ecoamigable, eficiente y seguro.

Otras iniciativas exitosas, incluyen el diseño e implementación de una herramienta propia capaz de medir las reducciones de emisiones GEI, en consonancia con los objetivos relacionados a su portafolio de marcas y programas dirigidos por empleados. El objetivo es identificar actualizaciones de instalaciones e integrar módulos de sustentabilidad dentro del proceso de diseño de productos.

90 % de los productos de Ingersoll Rand se dirigen directamente a satisfacer las demandas de mayor eficiencia energética en edificios, hogares, espacios industriales y mercado de transporte del mundo, con el objetivo de reducir las emisiones de GEI
Michael W. Lamach, Presidente y Director Ejecutivo de Ingersoll Rand

“Nosotros jugamos un papel crítico en la solución de algunos de los desafíos climáticos más graves del mundo, incluyendo el crecimiento proyectado del 37 por ciento en la demanda mundial de energía. Trabajamos para mantener el aumento de temperatura por debajo de 2 grados Celsius a nivel mundial”, declaró Gary Michel, Vicepresidente Senior y Presidente del Área Residencial de Calefacción, Ventilación, Aire Acondicionado y Productos. “Nuestros empleados y clientes esperan que ayudemos a cumplir con estos desafíos y eso es exactamente lo que estamos haciendo”, destacó.

Este compromiso es otra de las acciones que Ingersoll Rand toma para resolver algunos de los desafíos más urgentes en el mundo, incluida la demanda insostenible de recursos energéticos y su impacto en el medio ambiente. Los resultados serán en beneficio de clientes y el clima y, con ello, se crearán opciones de productos sustentables para los usuarios, mejorando nuestra huella operacional en todo el mundo y desarrollando opciones de emisiones de GEI más bajas.

Las operaciones de esta compañía reflejan su compromiso con la innovación y responsabilidad social, motivo por el que ha sido nombrada por sexto año consecutivo en el Índice de Sustentabilidad de Dow Jones, una referencia para inversionistas que integran consideraciones de sustentabilidad en sus portafolios y proporciona una plataforma de participación efectiva para empresas que buscan adoptar mejores prácticas de sustentabilidad.

“Nos sentimos honrados por ser nombrados nuevamente en el Índice de Sustentabilidad de Dow Jones Mundial y de Norte América. Este reconocimiento valida nuestra estrategia y compromiso, posicionándonos como punto de referencia para las compañías de la industria”,  comentó Michel. “Estoy muy orgulloso de la dedicación, disciplina e innovación de nuestro equipo. Por otro lado, nos encontramos muy bien posicionados y tenemos la experiencia para ayudar a nuestros clientes en su mejora de productividad económica, eficiencia energética y mitigación de Gases de Efecto Invernadero”.

La firma, añadió Michel, seguirá el avance en alto rendimiento para ofrecer soluciones con bajo Potencial de Calentamiento Global (PCG) a sus clientes, y continuará midiendo y reduciendo la huella de carbono de sus instalaciones y flotillas, a fin de avanzar en su legado de eficiencia, confiabilidad e innovaciones sustentables respecto a su compromiso climático.

El internet de las cosas
Esta tendencia se ha vuelto cada vez más popular gracias a los múltiples beneficios en la digitalización de datos, la cual facilita y permite la automatización de procesos desde la manufactura y logística, hasta servicios públicos y comunicaciones.

“Implementar nuevas tecnologías ofrece diversas maneras de evaluar y priorizar oportunidades; la creación de edificios impulsados por datos, conduce a resultados como el ahorro de energía y hacen posible una mejor toma de decisiones e inversión”, afirmó Jaime Jiménez, Director General de Trane México.

Algunas de las soluciones que ofrece la integración del Internet de las cosas en edificios son:

El problema del gasto energético. Según IBM, los edificios consumen hasta 42% de la energía mundial. En 2025 serán, probablemente, los mayores consumidores de emisores de Gases de Efecto Invernadero en el planeta; 30% de su costo total de operación va para energía
Gestión de instalaciones en un mismo entorno. Un edificio inteligente permite centralizar la administración y gestión del mismo, mediante la instalación de sensores conectados que generan datos sobre la edificación
Maximizar el valor de los activos a los que pertenece. Con la conexión de todos los objetos pertenecientes a la actividad del edificio e industria, se complementa la toma de decisiones. El fin aquí es optimizar el uso, proporcionar visibilidad y controlar los activos críticos que afecten el cumplimiento del negocio

Jiménez resalta dos razones fundamentales para unirse a esta tendencia:

“El objetivo es fomentar una nueva cultura de toma de decisiones de dueños y administradores de edificios a partir del correcto estudio de los datos de consumo de energéticos, de ocupación del inmueble y equipos de calefacción, ventilación y aire acondicionado”, aseguró.
“Se trata de transformar los edificios donde vivimos, trabajamos y aprendemos, en espacios seguros, sanos, confiables, cómodos y eficientes. El objetivo es lograr una mayor productividad y rentabilidad. Es necesario implementar cambios en la calidad de vida a través de la creación de ambientes confortables y sustentables”, agregó.
Por estas razones, cada vez son más las empresas que están integrándose al mundo digital, así como adaptándose al internet de las cosas. Los beneficios para ellas son enormemente atractivos: reducción de costos de energía, apoyo a la movilidad, mejoras en la operación de las construcciones, toma de decisiones basadas en datos y aumento en la productividad del personal de la institución.

Comentarios

Deja un comentario

Or

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to top