Columnistas Opinión

En acústica, la prevención será la mejor herramienta

«99 por ciento de los problemas acústicos en campo no son factibles de corregir, y en su intento por solucionarlos se suelen derrumbar plafones, romper paredes y cambiar sistemas ya instalados»: Pedro Delfino

La acústica de climas es la disciplina encargada de garantizar el control sonoro en los sistemas de aire acondicionado. Por lo que, durante la concepción y diseño de cualquier proyecto, se tendrán que reunir los esfuerzos del arquitecto diseñador y del ingeniero encargado del sistema de aire acondicionado, pues la planeación que tengan se verá reflejada en el éxito de la obra.

La anticipada prevención evitará que haya indiferencia o ignorancia de este factor, pues se podrá transmitir la importancia que tiene aquél a los contratistas, dueños e involucrados con todo el proyecto, debido a que se ha identificado como un problema la poca atención ante el ruido que hay en las instalaciones.

En primer lugar, me gustaría hablar sobre un punto delicado, el cual versa sobre la falta de estudios de aire acondicionado que hay en la fase preliminar del diseño arquitectónico. Al no determinarse su tipo durante esta fase, el efecto inmediato será la inexistencia de un control del ruido, ya sea que éste se genere por los sistemas de ventilación o de aire acondicionado. Las consecuencias de no tomar en cuenta este factor pueden ser variadas, y rayar en desastres de diseño, pues el ruido afecta directamente en la rentabilidad del inmueble, ya que muchos de los usuarios no pueden trabajar eficientemente si hay un excedente de sonido.

Es así como varios de los beneficios que se plantean en la inversión de un nuevo proyecto pueden venirse abajo por una mala acústica. Una de las soluciones que se puede tomar es anticipar una planeación financiera termo-acústica y sustentable, servicio que determinará la rentabilidad óptima del inmueble y controlará las inversiones que involucren a este factor, como son la evaluación del sistema de aire acondicionado, el aislamiento térmico, las ventanas, la iluminación y toda la retroalimentación que se necesite en su desarrollo, y que ponga en riesgo el confort acústico de manera total.

Es importante decir que 99 por ciento de los problemas acústicos en campo no son factibles de corregir, y en su intento por solucionarlos se suelen derrumbar plafones, romper paredes y cambiar sistemas ya instalados, lo que afectará directamente en el presupuesto que se haya contemplado al inicio del proyecto. Además, cuando se realizan este tipo de modificaciones se tienen que cerrar los edificios o se afecta la estancia de los usuarios que laboran en el lugar.

Sobre el tema se han identificado algunos equipos que afectan el confort acústico en los edificios. Uno de ellos es la bomba de calor, la cual afecta el confort interior debido a que los equipos deben ser instalados en interiores, regularmente encima del plafón. Este equipo, por naturaleza, tiene un compresor que hace mucho ruido, mismo que puede evitarse si se dejan las preparaciones para el control de ruido adecuadas.

Otro equipo que produce ruido en exceso es el chiller, ya sea que éste sea enfriado por agua o por aire. Tal sistema debe estar lo más alejado posible de las áreas climatizadas, pues el excedente de ruido es difícil de controlar si se ubica cerca de las áreas de trabajo. Para poder conseguir este objetivo se recomienda que los cuartos de máquinas estén preparados para reducir, por lo menos, 90 decibeles, pues hay que recordar que el oído humano resiste sólo 55 decibeles sin sufrir afectaciones, y los cuartos de máquinas suelen superar este nivel.

Un equipo más es el tornillo enfriado por agua, así como las torres de enfriamiento, sistemas en los que se puede reducir el ruido gracias a la ubicación a distancia correcta.

Este tipo de equipos se utilizan mucho en los sistemas de acondicionamiento, y lo que se recomienda a los instaladores es que busquen opciones que minimicen el ruido que producen, ya que esto hará que al interior de los edificios se cumpla con las normas del confort sonoro, y se evite improvisar en la fase de arranque, cuando salen algunos problemas.

[author image=»https://www.mundohvacr.com.mx/wp-content/uploads/2016/03/A0MH0078310.jpg» ]Pedro Delfino Moreno
Es ingeniero mecánico egresado de la Universidad Autónoma de Nuevo León. Cuenta con más de 30 años de experiencia en el sector. Es consultor de energía y control de ruido, así como especialista certificado en ingeniería para el esquema LEED. Tiene estudios en Diseño Arquitectónico de Alta Eficiencia. Actualmente es director de Termo-Acústica de Climas, compañía enfocada en proyectos de climatización especializada en acústica. [/author]

Comentarios

Deja una respuesta

Or

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to top