Sectores de la industria Ventilación

Calidad de aire en albercas techadas

En este tipo de espacios se pueden originar hongos, bacterias, condensación extrema y otros problemas que requieren de una ventilación eficaz que no genere un gasto excesivo en su operación. Seguir los estándares y prestar especial atención en su diseño ayudará en su manejo y hará que el servicio que brinde sea exitoso

Verónica Rosón

La ventilación de albercas climatizadas cubiertas es fundamental para el mantenimiento de una calidad de aire interior aceptable, el confort de los ocupantes y el control de la humedad. El estándar ASHRAE 62-2007: Ventilación para la calidad de aire interior aceptable requiere un caudal mínimo de aire exterior de 8.64 m3 / h x m2 basado en el área de la piscina y el volumen del ambiente, así como un caudal mínimo de aire exterior de 13.32 m3 / h por persona (8,0 CFM / persona) con base en la ocupación de zonas de espectadores.

El estándar también establece qué tasas más altas pueden ser necesarias para el control de la humedad. Asimismo, el manual de sistemas y aplicaciones HVAC ASHRAE recomienda de cuatro a seis cambios de aire por hora (ACH) para las piscinas terapéuticas y piscinas sin instalaciones para espectadores, y de seis a ocho ACH para las piscinas con áreas para espectadores. El diseño correcto de estos sistemas de ventilación es crítico para la eficiencia energética.

Debido a la evaporación, los entornos de las albercas climatizadas cubiertas requieren de una deshumidificación constante. Durante los tiempos de ocupación, la ventilación de aire exterior debe ajustarse a los niveles mínimos aprobados y aumentarla en función del número de ocupantes; durante los periodos de desocupación, el flujo de aire exterior se puede cerrar.

El manual HVAC de la ASHRAE recomienda que los niveles interiores de humedad relativa (HR) deben mantenerse entre 40 y 60 por ciento. Si la humedad relativa es inferior al 50 por ciento, las tasas de evaporación de la piscina, así como del cuerpo humano aumentan, por lo que es posible que una humedad relativa superior al 60 por ciento plantee problemas de moho y la degradación de los materiales de construcción. También se recomienda mantener una ligera presión negativa en el ambiente interior para mantener el aire húmedo caliente fuera del ensamblado de construcción y así evitar que los olores de la piscina se filtren en los espacios adyacentes.

A0MH0077209

Precauciones. Instalar barreras de vapor del lado interior de la superficie del muro evitará que se reduzca su resistencia térmica y su integridad estructural

Temperatura ambiente
Mantener el equilibrio adecuado entre el aire y la temperatura del agua afecta directamente a la comodidad del usuario y al consumo de energía, por lo que se recomienda ajustar la temperatura del aire dos grados por encima de la temperatura del agua de la piscina.

La temperatura del aire debe ser inferior a la temperatura del agua únicamente en piscinas con requisitos de alta temperatura del agua, tales como las de terapia y bañeras de hidromasaje.

En estos casos, la temperatura del aire se debe establecer alrededor de los 26.5 a 28 grados centígrados, ya que las temperaturas más altas podrían causar malestar al ocupante. La alta temperatura del agua y la baja temperatura del aire pueden aumentar en gran medida las tasas de evaporación y deben ser tomadas en cuenta al diseñar el sistema de deshumidificación.

Es importante decir que las cubiertas de piscina pueden eliminar la mayor parte de la evaporación, permitiendo así los reveses de la temperatura durante los periodos de desocupación sin aumento de las sanciones por evaporación.

Deshumidificación
Debido a los amplios requisitos de deshumidificación para el control del clima en albercas climatizadas cubiertas, existen diversas estrategias de deshumidificación a elegir, con distintos costos iniciales y de funcionamiento. En lugar de rechazar el calor del sistema de refrigeración al exterior, varios sistemas de deshumidificación recuperan este calor de ventilación para calentar o precalentar el agua de la piscina.

El diseño de los sistemas de ventilación para natatorios puede ser complejo y debe tener en cuenta una vasta cantidad de consideraciones, las cuales incluyen: flujo de aire adecuado a través de las superficies del edificio, a fin de evitar problemas de condensación; la distribución de corrientes de aire, para la comodidad de los ocupantes, y velocidades de aire minimizadas a través de la superficie de la piscina, para reducir las tasas de evaporación.

A0MH0077208

Consideraciones. El diseño de los sistemas de ventilación debe tomar en cuenta el flujo de aire, la distribución de las corrientes y las velocidades

El espacio por acondicionar
Evidentemente, no sólo es importante diseñar un sistema de climatización eficiente, igualmente, la parte constructiva tiene un rol fundamental. Aunque no es el fin de esta presentación, no podemos dejar de mencionar ciertos aspectos sobre los que el responsable de la climatización no tiene incumbencia, pero que no puede desconocer:

Barreras de vapor. La migración del vapor de agua se produce cuando se le permite al aire húmedo del interior del recinto desplazarse a través de los cerramientos, porque no hay barrera de vapor, ni nada que obstruya su flujo. A medida que la temperatura exterior disminuya, el punto de rocío se alcanzará dentro de la pared. El vapor de agua impregnará el aislamiento y condensará dentro de la estructura de la pared, resultando en una disminución de la resistencia térmica de ésta y una pérdida de la integridad estructural. Las barreras de vapor tendrán que instalarse del lado interior de la superficie de la pared. El punto de rocío debe alcanzarse después de la barrera de vapor, donde no haya vapor de agua presente.

A0MH0077207

Existen diversas consideraciones técnicas que pueden resultar estéticas, funcionales y económicas

Ventanas y marcos. Las puertas y ventanas de vidrio que estén en contacto con el aire exterior deben tener el coeficiente de transmisión térmica más bajo posible. Trabajar con vidrios dobles con cámara de aire es la mejor solución; sin embargo, se debe prestar mucha atención a los marcos o superficies donde se puedan llegar a generar puentes térmicos.

Mantener separada el área de la alberca del resto del edificio. Si el flujo de aire húmedo puede viajar libremente desde el área de la piscina al resto del edificio, todo el cerramiento exterior deberá construirse con las mismas características, sin mencionar el olor a cloro que se desprenderá junto con el vapor de agua. Tales consecuencias son, por un lado, desagradables; por el otro, aumentan significativamente los costos de construcción.

Evitar los cielorrasos suspendidos. No todos los cielorrasos suspendidos son un fracaso en este tipo de recintos, pero sí la gran mayoría. Éstos evitan que el aire seco y deshumidificado ingrese al recinto que queda entre el cielorraso y el techo, de manera que, poco a poco, la humedad se acumula en este lugar. En cierto momento, alguna de las superficies en contacto con este vapor de agua se puede enfriar lo suficiente para producir condensación, por lo tanto, con el propósito de evitar estos problemas es mejor evitar colocar cielorrasos suspendidos en tales espacios.

Evitar aventanamientos cenitales. Estos son, generalmente, utilizados para mejorar el efecto visual dentro de los edificios y aportar grandes cantidades de luz natural; incluso, son fuente de un gran ahorro de energía eléctrica. En lo que respecta a esta aplicación, han tenido un desenvolvimiento extremadamente pobre, ya que sobre ellos suele producirse gran cantidad de condensación; usualmente, mucha más de la calculada. Entonces, las gotas de condensación suelen verse caer sobre la pileta, los bañistas o los espectadores, por lo que se recomienda evitarlos en la medida de lo posible.

Esto puede solucionarse al diseñar el sistema de climatización, distribuyendo los conductos de alimentación correctamente; sin embargo, se necesitará un flujo de aire continuo dirigido sobre estos aventanamientos, lo que no resulta estético, funcional, ni económico.

No importa el tamaño, mantener albercas climatizadas resulta costoso. Incluso, en los centros deportivos y de ocio se consume hasta el 65 por ciento de la energía total, tanto para la calefacción, como para la ventilación. Se debe tener claro que un sistema de climatización para una piscina cubierta es bastante más complejo que cualquier otro sistema HVAC de climatización comercial; por lo tanto, para lograr un ahorro de energía óptimo será necesario:

  • Mejorar el entorno de la piscina. Las condiciones climáticas controladas con precisión con una tasa de ventilación óptima y una correcta distribución del aire crean el ambiente ideal para los nadadores
  • Un control preciso. Se logrará controlar con precisión las condiciones a través de un controlador inteligente que monitoree las variables mencionadas, prestando especial atención a la temperatura ambiente, la ventilación y la deshumidificación
  • Reducción de los gastos de funcionamiento de ventilación. Los costos de energía de ventilación de aire fresco se pueden reducir hasta en un 60 por ciento, gracias a la utilización tanto de recuperadores de calor, como de equipos deshumidificadores
  • Reducir al mínimo el mantenimiento del edificio. Prevenir la condensación reduce la necesidad de reparaciones en techos y ventanas, así como de extender la vida de superficies decoradas
  • Para mejorar la vida útil de los equipos climatizadores y disminuir el mantenimiento, los equipos utilizados deberán tener todas las aletas de los serpentinas, los tubos, marcos laterales y soportes de cobre para protegerlos de la humedad cargada de cloro.

Tomar en cuenta las especificaciones anteriores permitirán conseguir un proyecto funcional capaz de reducir el consumo energético, así como ofrecer confort.
———————————————————————————————————————————————-

María Verónica Rosón
Es arquitecta por la Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo de la Universidad de Buenos Aires, Argentina. Ha trabajado como catedrática en distintas clases que se imparten en la Facultad de Arquitectura de la UBA; además, ha participado en múltiples congresos sobre aire acondicionado y refrigeración. Actualmente es directora Suplente de la firma argentina Supercontrols, S.A.

Comentarios

3 comentarios en “Calidad de aire en albercas techadas

  1. MOISES HERNANDEZ GEA dice:

    me parece de muy buena utilidad la informacion que proporcionan. me podrian indicar en que mes de la revista puedo encontrar este articulo? gracias.

  2. Excelente articulo. Humedad, más aire y temperatura es una incubadora de microorganismos aéreos. Además de las bacterias del piso y el agua. El Sistema HVAC&R se puede emplear como un nebulizador para difundir un biocida, por ejemplo agua oxigenada, para purificar todo el ambiente aéreo y sólido.

  3. ARACELI GARCIA IGUALADOR dice:

    NECESITO UN EXTRACTOR PARA UNA ALBERCA DE UN EDIFICIO EN HUIXQUILUCAN ESTADO DE MEXICO. QUISIERA OPCIONES Y PRECIOS

Deja una respuesta

Or

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to top