Ser verde

Ahorro energético con paneles aislantes

La utilización de materiales constructivos con características sustentables ha registrado un crecimiento notable en los últimos años. Gran cantidad de usuarios comienza a cobrar consciencia sobre el uso eficiente de la energía y los recursos en sus proyectos, debido, en parte, a las políticas ambientales vigentes en el país.

Alfredo Calderón

La transmisión del calor dentro y fuera de un edificio o sus partes puede disminuirse sustancialmente mediante materiales que resistan el flujo de calor o de un tipo de construcción que logre dicho propósito.

De igual manera, algunos materiales estructurales, como la madera y el concreto ligero, poseen propiedades de aislamiento adecuadas, si bien, en general, los materiales no estructurales ofrecen mayor resistencia al flujo del calor para un espesor dado, por lo que pueden ser más económicos para muchas aplicaciones.

La mayor parte de los materiales aislantes emplean aire elástico con el propósito de aislar. El corcho, el vidrio celular y las espumas plásticas, por mencionar algunos, encierran pequeñas partículas de aire en celdas, mientras que los materiales granulados, como la piedra pómez, la vermiculita y la perlita, atrapan el aire en recintos relativamente grandes. En los materiales fibrosos, delgadas películas de aire se adhieren en forma persistente a todas las superficies y sirven como barrera al calor. En la construcción de muros con piezas huecas, se forma un espacio de aire muerto entre los medios muros. El aislamiento reflector supone un principio diferente. Un espacio de aire de tres cuartos a dos pulgadas, en un lado de la película, actúa como barrera a la transmisión del calor por conducción, por ejemplo.

Por regla, el calor se transmite por conducción, convección y radiación. Todos los materiales conocidos conducen el calor, pero unos más, como los metales, que son excelentes conductores, mientras que otros, como el corcho, resultan lo contrario.

Ahora bien, debido a que el aire caliente tiende a elevarse y el aire frío a bajar, el flujo puede llevar calor de un área caliente a una fría. El calor transmitido por convección o conducción es proporcional al diferencial de temperatura; en contraste, la radiación es el flujo de calor entre una superficie tibia y una fría sin ningún tipo de contacto material.

Panel aislante y eficiencia energética
El deterioro gradual que ha sufrido el medioambiente, principalmente a causa de las diversas actividades productivas humanas, ha iniciado recientemente un intenso debate internacional, con el objetivo de reducir y revertir los efectos negativos que se han ocasionado y se ocasionan sobre el planeta.

A pesar de ello, las estrategias gubernamentales han logrado muy poco, y no sólo a nivel mundial, ya que también se habla de que las estrategias locales han logrado muy poco.

El acelerado calentamiento global, producto de la emisión de gases de efecto invernadero, ha impulsado el desarrollo de una conciencia generacional respecto de la situación ambiental.

Se trata, entonces, de un reto, tanto moral como político, donde académicos y economistas han conciliado incluir al ámbito social. Recientemente, los gobiernos han implementado diversas medidas dirigidas a incentivar el uso de nuevas tecnologías en favor del medioambiente, así como la posibilidad de recompensar los diversos esfuerzos por minimizar el cambio climático y hacer más eficiente el uso de recursos naturales.

Así, es necesario que tanto los profesionales de la construcción como los gobiernos conciban a la construcción más allá de un simple proyecto solucionador de forma y función arquitectónica. La edificación sustentable deberá comprenderse como aquella que permite aprovechar los recursos naturales con el menor impacto ambiental posible. Esto debe incluir los procesos de extracción de recursos, su industrialización, la construcción misma y la reducción de residuos producto de ésta, además de su uso o periodo de vida útil en el edificio.

Print

La edificación actual tiene el gran reto de conciliar los ámbitos social, económico y medioambiental dentro de un entorno tecnológico para lograr ser verdaderamente sustentable

En total, la suma de todos estos factores tendrá que permitir la consecución ahorros energéticos significativos. De esta manera, será posible considerar su demolición o reutilización, en caso de ser necesario, ya que se puede vislumbrar para nuevas aplicaciones. Lo anterior conforma el ciclo de vida.

La arquitectura y la construcción como actividades de desarrollo social y económico generan un impacto en el ambiente durante su ciclo de vida. Hoy en día, cada obra que se construya lleva implícito un compromiso de responsabilidad social y desarrollo humano por parte de los involucrados.

La tecnología puede proveer muchos beneficios para la edificación. Actualmente, en la arquitectura, los avances tecnológicos juegan un papel muy importante, y su uso adecuado contribuye a obtener resultados de grandes ahorros energéticos, reducciones de emisiones de CO2, economía de mantenimiento, así como mejores soluciones a nivel de confort y habitabilidad.

La edificación sustentable debe buscar hacer más eficiente el consumo energético que demandan las ciudades, lo que motiva a plantear estrategias de ahorro energético, a través de la optimización de los sistemas de construcción y de la operación del inmueble durante su vida útil.

Incentivar el uso de recursos y materiales locales, así como el uso de materias primas con baja o nula emisión de agentes tóxicos al medioambiente y la promoción de entornos libres de contaminantes en una atmósfera saludable para todos los usuarios, son premisas que deberá seguir el profesional que ejecute una edificación sustentable.

Actualmente, la industria de la edificación cuenta con distintos materiales de alta tecnología que permiten la disminución de gastos en energía por conceptos de refrigeración y calefacción, como vidrios que permiten el paso de la luz natural y bloquean el paso del calor al interior, en el caso de climas cálidos; pinturas de fachadas a base de una membrana termocerámica que bloquea el paso de frío y calor, a la vez que ayuda a mantener la temperatura interior estable; aislantes térmicos de cubiertas y pavimentos que proporcionan un equilibrio casi estable de la temperatura en el interior de la edificación e ignoran la diferencia de grados diarias, entre otras.

Cabe resaltar que en México, a partir del día 3 de noviembre de 2013, entró en vigor la norma mexicana NMX-AA-164-SCFI-2013, Edificación sustentable; Criterios y requerimientos ambientales mínimos, con el objetivo de establecer criterios y requerimientos ambientales básicos de una edificación respetuosa de los recursos naturales.

El objetivo era hacerlo sin descuidar los aspectos socioeconómicos que aseguran su viabilidad, habitabilidad e integración al entorno urbano y natural en todas las edificaciones que se ubiquen dentro del territorio nacional, ya sean públicas o privadas, destinadas en su totalidad o en uso mixto a diferentes actividades de índole habitacional, comercial, de servicios o industrial. Cumplirla es responsabilidad de las personas físicas o morales propietarias de las edificaciones, o las que las representen.

A0MH0076931Como parte de estos objetivos y esfuerzos se han originado en el país tecnologías de distintas empresas, algunas destacables; por ejemplo, el desarrollo de paneles aislantes de alta densidad, los cuales actúan como sistemas de construcción termoaislante, que son económicos, limpios, rápidos de colocar, ligeros y, sobre todo, durables.

Este impulso ha generado que existan varios tipos de paneles, uno de ellos manufacturado para conformar un sistema de entrepiso fabricado a partir de poliestireno expandible (EPS) de alta densidad. Cada módulo cuenta en su interior con dos canaletas “C” de acero galvanizado, que sirven como soporte del sistema para recibir el peso del concreto durante el proceso de colado, además de funcionar como soporte para aplicar falso plafón o acabado al interior.

Cuentan con cavidades que permiten el paso de las instalaciones eléctricas e hidráulicas necesarias, y constituyen un elemento de alta eficiencia para efectuar losas nervadas unidireccionales de forma monolítica, las cuales permiten dosificar el área de acero de la mejor manera, según los requerimientos específicos de cada proyecto.

Otro desarrollo significativo es un panel elaborado con EPS de alta densidad para la construcción de muros no sujetos a cargas, ya sean divisorios (interiores), fachadas (envolventes exteriores), muretes, abultamientos y dinteles decorativos y para techumbres ligeras.

En cada panel se hallan embebidas dos canaletas “C” de acero galvanizado, calibres 20 y 22, separadas por una distancia de 30 centímetros, que sirven de soporte para la capa de acabado en sus caras. Los paneles pueden fabricarse en 6, 8, 10, 12,15 y 20 centímetros de espesor por 60 de ancho y una longitud de hasta 12 metros.

Finalmente, existe un sistema de paneles que conforman moldes aislantes de EPS de alta densidad para muros de carga o retención de concreto armado. Estos se pueden unir mediante conectores plásticos espaciados cada 20 centímetros, reteniendo el panel opuesto, característica que puede ayudar en el ensamble de unos con otros a lo largo del perímetro, formando una cavidad entre ambos, donde se colocan el acero de refuerzo y el concreto.

Es necesario recordar que todas y cada una de las decisiones que se tomen influirán de manera directa, tanto en la vida útil del edificio como en la de la población que lo habite. Así que gran parte de las problemáticas actuales son únicamente el resultado de decisiones, acciones y, en buena parte, de omisiones emprendidas por generaciones anteriores para resolver los problemas de aquel momento sin considerar el futuro.

Es el momento de proyectar y analizar qué opciones existen para las próximas generaciones. El desarrollo sustentable y responsable de las nuevas edificaciones se genera satisfaciendo las necesidades de las generaciones actuales, pero con la condición de no comprometer las posibilidades de desarrollo futuras.
————————————————————————————————————————————

Alfredo Calderón Boni
Arquitecto egresado de la Facultad de Arquitectura de la Universidad Nacional Autónoma de México y maestro en Ciencias y Artes para el Diseño por la Universidad Autónoma Metropolitana. Dentro de su trayectoria profesional ha participado en múltiples proyectos tanto para instituciones públicas como privadas. Tiene experiencia como consultor, director de proyecto, coordinador de obra, etcétera. Actualmente es jefe de Capacitación y Difusión Técnica en Idesa-Novidesa, donde brinda conferencias acerca de los beneficios de los paneles sustentables que hace la compañía.

Ad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to top