Aspectos por considerar en la instalación de nebulizadores

La utilización de sistemas de pulverización y nebulización de agua se ha extendido alrededor del mundo en sistemas de climatización de interiores y exteriores con el fin de crear espacios de mayor confort térmico. Es usual encontrar este tipo de instalaciones en almacenes que evitan la pérdida de agua en alimentos frescos y en los principales productos de la industria alimentaria.

Eréndira Reyes / Ilustración: Jorge Monroy

Los sistemas de humidificación o nebulización son aquellos que funcionan a través de boquillas nebulizadoras, las cuales transforman cierta cantidad de agua en finísimas gotas presurizadas, con una densidad de ocho a diez micras que da un efecto de micronebulización que permite tanto el abatimiento de olores y polvo, como la reducción de la temperatura; característica permite optimizar la cantidad de agua que se utiliza.

Su aplicación se da en pescaderías, bodegas, cámaras de refrigeración, granjas y, recientemente, en edificios de oficinas, residencias y múltiples comercios; por lo que en su instalación se deben tomar en cuenta ciertas consideraciones para que sea efectiva y no provoque algún problema, como es el riesgo de contraer una infección por el virus legionela, bastante común en estos equipos y que produce la enfermedad del legionario o legionelosis.

Dicho sistema requiere de ciertas consideraciones:

1 Todos estos equipos deben contar con un sistema automático de desinfección en continuo y siempre tienen que alimentarse de agua apta para consumo humano; esto es, agua bajo un tratamiento adecuado y especializado que elimine bacterias y posibles elementos patógenos.

Se entiende como agua óptima aquella que esté libre de microorganismos, sustancias químicas y amenazas radiológicas que constituyan un peligro para la salud. Las medidas sobre seguridad del agua potable vienen normalmente definidas por estándares nacionales y/o locales, pero también existen las guías para la calidad del agua de la Organización Mundial de la Salud (OMS)

2 Revisión de los equipos. Cada semana se debe vaciar el depósito de acumulación de agua, y si el equipo cuenta con depósitos de presión se aconseja dejarlos sin ella durante periodos largos de tiempo, esto evitará la generación de agua estancada. Por otro lado, se debe de comprobar el correcto funcionamiento del sistema de desinfección y también verificar la temperatura del depósito, el cual debe ser menor a 20 °C.

También es recomendable que cada mes se haga una revisión visual del estado de conservación y de limpieza, ya que esto ayudará a detectar cualquier componente deteriorado que necesite mantenimiento.

Durante cada año se tendrá que llevar a cabo una inspección a profundidad de todo el sistema de humidificación y nebulización. De ser necesario, se cambiarán los componentes del equipo de tratamiento de agua y desinfección que hayan sufrido una degradación o hayan bajado su rendimiento por el uso.

Además de estas medidas, cada seis meses se tienen que realizar controles de legionela spp; la primera prueba se debe hacer durante el verano, pues es la época de mayor vulnerabilidad

3 Para evitar cualquier tipo de hongos será necesario llevar a cabo una limpieza interna periódica al estado exterior de boquillas y barra nebulizadora.

Igualmente se le debe mantener bajo un buen mantenimiento para evitar problemas en el rendimiento de los equipos y fallas en sus componentes.

4 De preferencia, la instalación se situará en un lugar cubierto para proteger el equipo del sol, polvo y agua, con el objetivo de hacer más eficaz su rendimiento y su limpieza

5 Para mejorar el efecto en el confort térmico se recomienda colocar la tubería de nebulización alrededor o a lo largo de la zona a climatizar, para crear una cortina refrescante que aislará el calor externo del interior del diámetro que se está tratando

6 Si el sistema cuenta con electroválvulas y el clima exterior invernal es muy álgido, lo ideal es guardarlos durante esta época, porque las heladas pueden reventar la válvula con la que cuentan

7 Es bueno que además de usar agua óptima, se cuente con sistemas de filtración que eliminen las partículas  de suspensión y la cal. En el mercado existen de varios tipos y pueden adaptarse a varios equipos

8 Utilizar un sistema de automatización permitirá elegir a voluntad del usuario los periodos en los que el equipo estará funcionando. Esto permitirá controlar los tiempos de ejecución del sistema y podrá ahorrar energía y agua, gracias a que los equipos sólo se mantendrán en activo cuando sea necesario

9 Verificar la presión de la red de agua. Un funcionamiento óptimo se produce con una presión de agua entre 350 mil y 1 millón 400 mil pascales. Cuanta más presión tenga, los resultados serán mejores.

Para calcular estos parámetros e identificar la presión ideal de la instalación existen conversores que calculan la presión, el caudal, la potencia y el volumen que se requerirán

10 Utilización de rayos UV en los sistemas de nebulización garantizará el aporte de agua perfectamente desinfectada. Dicho proceso elimina toda la vida microbiana por medio de la radiación y es uno de los medios probados para tratar agua, aire o superficies contaminadas biológicamente. Suele emplearse en flujos residenciales, comerciales e industriales

11 Para que la limpieza sea más efectiva es conveniente instalar un sistema de desagüe en la instalación, ya sea manual o automático, para que el mantenimiento que se hace periódicamente resulte más sencillo e higiénico

12 Otro aspecto que puede ayudar a hacer más eficiente el uso de nebulizadores es direccionarlos, si se instalan en una oficina o en una residencia ayudará a que los espacios de trabajo o recreación sean más confortables

13 Lo ideal es contratar técnicos especialistas que puedan brindar certeza y un trabajo de calidad en los sistemas que se coloquen, porque además de que podrán seguir algunos de los consejos que se indican en el artículo, serán aquellos que le den el mantenimiento que necesitan

14 Ubicar el tipo de nebulizador que se instalará, a fin de determinar el éxito o fracaso en su uso. La variedad de tipos contienen las fichas técnicas de los fabricantes y están optimizados para uso comercial o residencial

15 La NOM-032-SSA2-2002 establece las buenas prácticas que deben llevarse a cabo en sistemas de climatización que cuenten con nebulizadores; respecto de la revisión de su contenido y de la verificación de la instalación, la cual debe respetar los estándares establecidos que garantizarán la seguridad sanitaria de los usuarios

No utilizar este sistema de forma correcta puede tener consecuencias graves, pues es posible que este tipo de equipos presenten problemas de hongos o bacterias que resultan muy nocivos para la salud de los usuarios.

————————————————————————————————————————————————-

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba