Opinión Tips

Agua y materiales estructurales clave para la sostenibilidad

El tema de la sostenibilidad cada día abarca mayores elementos. En el área de la construcción, las edificaciones bioclimáticas se colocan lado a lado con las construcciones sostenibles, al tomar en cuenta elementos que no se relacionan propiamente con la utilización de tecnologías, sino con el aprovechamiento inteligente de los recursos naturales disponibles en el lugar de las edificaciones.

Redacción.

Dentro del inabarcable tema de la sostenibilidad, el aprovechamiento de los recursos hídricos comienza a ganar mayores adeptos y a ser considerado un elemento primordial en la planeación de las edificaciones. La reutilización y el reciclaje de aguas grises y negras, mediante técnicas que las retornan a condiciones adecuadas para usarlas en labores de riego, baños o limpieza de áreas comunes, así como la captación de aguas pluviales para emplearlas en actividades similares se están convirtiendo en herramientas imprescindibles para considerar una construcción verdaderamente sostenible.

De igual manera, la selección de materiales estructurales fabricados a base de insumos reciclables o, en su defecto, que puedan reciclarse una vez concluida su vida útil ha ganado terreno en el ámbito de la sostenibilidad conforme se cobra mayor consciencia de los daños que los residuos y desechos infligen al ambiente cuando no se tratan de manera adecuada, así como de los efectos adversos que generan sonbre el ambiente los procesos de manufactura.

Considerar tanto el uso eficaz del agua, como los materiales amigables con el medioambiente permite desarrollar proyectos más duraderos y menos contaminantes, sin mencionar que aportan elementos importantes dentro de los criterios considerados para la obtención de certificaciones y permiten ahorros considerables en inversiones y gastos por mantenimiento.

AGUA
1 Reutilización y reciclaje
Separación de aguas pluviales y residuales. En muchas viviendas se dispone de un sistema de evacuación unitario que dirige todas las aguas al alcantarillado público, con lo que se desperdician las aguas de lluvia, que están prácticamente limpias, y se incrementa el volumen de aguas residuales que llegan a las plantas de depuración, lo que eleva el costo de descontaminación a causa del volumen. Cuando se realizan obras de remodelación en viviendas existentes, sería recomendable incorporar un sistema en el que las derivaciones, bajantes y colectores sean independientes para aguas pluviales y residuales; en viviendas de obra nueva, este sistema debería ser obligatorio. Con estos ajustes, se posibilita la reutilización del agua de lluvia, mediante sistemas de recolección y almacenamiento; además, se disminuye el sobrecosto de descontaminación mencionado.

Reutilización de aguas grises. Las aguas grises, que pueden recolectarse de duchas, bañeras, lavabos y lavadoras, también son reutilizables si se les somete a un tratamiento de depuración que permita adecuar su calidad al uso al que se destinan. En el ámbito doméstico, las aguas grises representan un volumen importante; de hecho, si se instala un sistema de reutilización de estas aguas en un propio edificio, bastaría recolectar el agua de algunas bañeras y duchas para llenar todas las cisternas de los inodoros.

Reutilización de agua de lluvia. En el entorno urbano, el agua de lluvia puede recolectarse de cubiertas y espacios abiertos. Tras su depuración, presenta diversas aplicaciones urbanas, agrícolas, industriales, recreativas y ambientales, que requieren agua limpia, pero no necesariamente potable.

Aprovechamiento de las escorrentías. El agua de escorrentía puede recolectarse y reutilizarse posteriormente. Para ello, se debe proyectar un sistema que favorezca su infiltración a través del suelo mediante el uso de materiales permeables, como gravillas, arenas, zonas vegetales o asfaltos permeables, entre otros. Así pues, el agua puede recolectarse a través de canalizaciones enterradas, hasta llegar a tanques impermeables para su posterior reutilización o percolación hacia el subsuelo, de manera que se suscite la recarga natural de los mantos acuíferos.

2 Eficiencia en el consumo
Dispositivos de ahorro de agua. En el mercado existen diversos sistemas que permiten reducir el consumo de agua, sin demeritar el confort, como los reguladores de presión, las griferías monomando con apertura en frío o con apertura en dos fases; los limitadores de caudal en grifos, como aireadores o perlizadores; las cisternas con volumen de descarga máxima de 6 litros, las cisternas de doble descarga, entre otros.

Mantenimiento de las instalaciones. Cualquier tipo de construcción, sin importar sus dimensiones o características, requiere que se le brinde mantenimiento periódico. En el caso de las instalaciones de agua, dicho mantenimiento muchas veces se olvida, por la simple razón de que sus componentes no están a la vista; sin embargo, llevar a cabo las labores de limpieza y conservación adecuadas permite mantener las instalaciones en condiciones óptimas y evita la contaminación del agua que se suministra. Asimismo, pueden emplearse ciertos dispositivos, como descalcificadoras o filtros de partículas, que reducen el impacto agresivo de determinadas aguas, como las negras.

Detección de fugas. Existen sistemas de detección para instalaciones domésticas e infraestructuras urbanas que implican un costo inicial considerable, pero que suponen un ahorro económico y de agua a mediano plazo, lo que resulta benéfico en muchos niveles.

Optimización del diseño y composición de jardineras. Mediante un adecuado diseño de las zonas ajardinadas del exterior de la construcción es posible reducir el consumo de agua. Para ello, es importante seleccionar especies con bajos requerimientos hídricos y vegetación nativa o autóctona, cuya demanda de agua es menor, ya que se ha adaptado a la climatología de la zona. Además, se deben considerar otras alternativas a las plantas, como el uso de técnicas de acolchado o cobertura (mulching), las gravas o los áridos decorativos.

MATERIALES Y SISTEMAS CONSTRUCTIVOS
3 Reutilización y reciclaje
Materiales reciclados. Ciertas materias primas no son inagotables; por ello, si no se pone freno a su extracción, es posible que en algún momento peligren las reservas, lo que llevaría a un aumento de precio o, lo que es peor, al posible agotamiento del recurso. Al emplear materiales reciclados, se reduce el uso de materia prima nueva y la cantidad de residuos generados.

Materiales reciclables. Desde hace algunos años, se ha abierto la posibilidad de que el futuro del material sea el reciclaje, no el basurero. Con esta posibilidad, además de minimizar el impacto sobre el medioambiente, se participa en el desarrollo de una nueva industria del reciclado, un sector económico importante en el futuro.

Materiales con sencillez compositiva. Este tipo de materiales es fácilmente reciclable y disminuye el consumo de energía, agua o disolventes químicos, necesarios en la separación de los distintos componentes, así como el impacto que se genera sobre el medioambiente para su fabricación.

4 Eficiencia en el consumo
Materiales y sistemas constructivos industrializados. En este caso, se debe buscar que los materiales incorporen criterios para facilitar el montaje y el desmontaje, sistemas con uniones en seco, uniones mecánicas, etcétera, ya que esto permite consumir menos recursos en el proceso de fabricación y generan menos residuos al aumentar la posibilidad de recuperar, reutilizar o reciclar los elementos al final de su vida útil.

Materiales con poca energía incorporada a lo largo de toda su vida útil. En este caso, se debe tomar en consideración todo el proceso de extracción de materias primas, la fabricación del producto y su distribución, uso y desecho, de modo que se conozca la cantidad de energía necesaria para realizar cada actividad.

Distintivos ecológicos o productos con eco-etiquetas. Al adquirir este tipo de productos es preferible que estén certificados por organismos independientes, como garantía de que el producto es respetuoso con el medioambiente.

5 Uso de recursos renovables
Materiales fabricados a partir de materia prima renovable. Su empleo tiene un impacto mínimo sobre el medioambiente. Si la renovación de la materia prima está asegurada por la correcta gestión de sus medios (territorio, agua, energía), su uso no implica ninguna limitación para su futuro desarrollo.

6 Gestión de los residuos
Valoración de los residuos generados en el proceso de fabricación. Muchos residuos en el proceso de fabricación de los materiales se desechan en los basureros; otros, en cambio, se reintroducen en el proceso industrializado o pueden ser transformados en otros materiales; éstos son los que deben preferirse, dado que permiten disminuir la generación de basura y su subsecuente impacto sobre el medio.

7 Prevención de emisiones y contaminación
Materiales saludables. El uso de materiales tóxicos es una irresponsabilidad por parte de la sociedad. El uso de estos materiales para fines de construcción o para la fabricación y disposición de materiales debe estar prohibido, no sólo desaconsejado.

Materiales con bajo mantenimiento. Es altamente recomendable seleccionar materiales constructivos que requieren poco mantenimiento, debido a que determinados productos empelados en estas labores, como pinturas o aceites, resultan nocivos para el medioambiente.
————————————————————————————————————————————————-

Con información del Instituto Valenciano de la Edificación

Comentarios

Deja una respuesta

Or

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to top