Ser verde

Tendencias en certificación ambiental sostenible

Los programas de certificación ambiental sostenible son instrumentos enfocados en transformar las edificaciones bajo el eje de sustentabilidad, concepto ligado a la necesidad de crear instituciones y leyes especializadas en una nueva visión para la construcción de obras comerciales.

Los programas de certificación ambiental sostenible son instrumentos enfocados en transformar las edificaciones bajo el eje de sustentabilidad, concepto ligado a la necesidad de crear instituciones y leyes especializadas en una nueva visión para la construcción de obras comerciales.

Melissa Rodríguez

A partir de 1994 se dio un fuerte impulso al concepto de desarrollo sustentable, debido a la necesidad de considerar los problemas crecientes por la escasez de los recursos naturales y la crisis energética, de acuerdo con el Programa de certificación de edificios sustentables, de la Semarnat.

Posteriormente, anota el documento, el concepto de sustentabilidad se relacionó con los aspectos políticos, económicos y sociales de cada país. Por este motivo, se determinó la necesidad de instaurar asociaciones y normas especializadas en la integración de estos factores en la industria de la construcción y la modernización de edificios comerciales.

La consideración es elocuente, pues se sabe que los edificios residenciales y comerciales consumen del 20 al 40 por ciento de la energía, contribuyen con el 9.9 por ciento de las emisiones de CO2 mundiales.

Programas de certificación sustentable
Programa Siglas País de orígen Año de creación
Building Research Establishment Environmental Assesment Methology BREEAM Inglaterra 1988
The Leadership in Energy and Environmental Design LEED Estados Unidos 1998
World Green Building WORLDGBC Estados Unidos 1999
House Energy Rating Australia 2003
Code for Sustainable Homes Inglaterra 2006

BREEAM
De cara a  la situación de los edificios sustentables se crea la certificación BREEAM. El ingeniero Jorge Hagg, gerente de Desarrollo de Negocios y Productos en la unidad de negocios building, en Schneider Electric México, comenta que la certificación BREEAM fue creada en 1988 por su entidad regulatoria Building Research Establishment (BRE) – una agencia de investigación de edificios–, y fue puesta en marcha por el gobierno de Inglaterra en 1990, a través de un modelo de eficiencia económica y operativa de los edificios del Reino Unido.

Actualmente es una institución independiente, cuyo método de evaluación y certificación es el más utilizado en Europa, con más de 201 mil 399 edificios certificados y más de 830 mil en proceso, detalla.

Como lo indica la página oficial www.breeam.es, este mecanismo de autentificación se compone de un conjunto de procedimientos encaminados a medir, evaluar y ponderar los niveles de sostenibilidad ambiental y el entorno habitable de una edificación desde su fase de diseño o transformación hasta su operación y mantenimiento durante su ciclo de vida.

Asimismo, Jorge Hagg explica que “el manejo de la certificación permite obtener una visión detallada y significativa del comportamiento ambiental del edificio a lo largo de toda su vida útil. El uso de la herramienta constituye la base para establecer objetivos; el desarrollo de un plan de acción, implementación y revisión periódica”.

También contempla las particularidades propias de cada una de las tipologías de edificaciones existentes (residencial, oficinas, centros de salud, escuelas, etc.) y de los proyectos urbanísticos.

En el caso de los edificios comerciales o de oficinas evalúa, por medio de un check list, los impactos en las ramas de sus distintas categorías. De forma que audita la gestión interna de los procedimientos, salud y bienestar, empleo de la energía, transporte, agua y recursos materiales, residuos, uso de suelo, ecología y contaminación, innovación y tecnología, especifica Jorge Hagg.

El método BREEAM permite la certificación de un edificio conforme a distintos niveles de sostenibilidad, sirviendo a la vez de referencia y guía técnica para el levantamiento de obras infraestructurales más eficientes.

Este modelo es aplicable para todas las tipologías de edificación, en las de edificios de nueva construcción, remodelación de edificios existentes, así como nuevas extensiones en edificios existentes, combinación entre edificio nuevo y remodelación de uno existente, nuevas edificaciones o remodelaciones que formen parte de edificios de gran envergadura y mixtos, acondicionamiento de edificios, edificios existentes en fase de adaptación, y edificios en uso.

Metodología de evaluación
Jorge Hagg dice que los requisitos se fundamentan en cumplir con las diversas categorías incluidas en el check list. Las auditorias son llevadas a cabo por la BRE.

“Certificar un edificio le proporciona un valor agregado al inmueble, debido a la transparencia y facilidad que se les suministra a los administradores del edificio y a los usuarios, en cuanto a consumo, costos de operación y mejoras”, comenta.

La certificación BREEAM es un proceso de mejora continua, ya que tiene una vigencia. Debido a esto, los edificios registrados bajo este lineamiento son evaluados constantemente para garantizar que sigan cumpliendo con la normatividad en cada una de las categorías auditadas.

En el caso de la certificación BREEAM, los títulos de edificaciones sustentables son expedidos de acuerdo con el porcentaje de cumplimiento de los criterios de sustentabilidad:

Prom

Rentabilidad y beneficios
A través de la certificación BREEAM, las construcciones son más eficientes y, por tanto, la contaminación producida es notablemente menor:

  • Ahorro energético entre 50 y 70 por ciento
  • Disminución del consumo de agua en un 40 por ciento
  • Gestión de residuos en un 70 por ciento
  • Minimización de los costos de ejecución y mantenimiento
  • Disminución de las emisiones de CO2

Asimismo es posible desarrollar a los corporativos en las siguientes instancias:

  • Nuevos mercados de productos, tecnologías y prácticas con beneficios ambientales
  • Estar a la vanguardia en la construcción sustentable que avanza en camino hacia la obligatoriedad
  • Promover el uso eficiente de los recursos, la reducción de emisiones contaminantes y el manejo adecuado de los residuos
  • Incentivos fiscales
  • Plusvalía de la propiedad
  • Reducción en el consumo y pago de luz, agua y otros servicios por el uso eficiente de los recursos
  • Incremento de la productividad personal
  • Mejoramiento de las condiciones de salud y bienestar ocupacional
Metodologia de evaluacionMetodología de evaluación de edificios existentes Fuente: Quality Experts

LEED vs BREEAM
De acuerdo con Jorge Hagg, la certificación BREEAM tiene una cobertura muy extensa en Europa y está próxima a expandirse al norte de Asia, sobre todo en Rusia.

En América Latina no ha permeado y, por ende, tampoco en México, de tal forma que la certificación Leadership in Energy and Environmental Design (LEED) continúa dominando la región, explica.

También señala que ambas certificaciones comparten una directriz respecto con la preocupación del gobierno por los costos de operación y el impacto ambiental en la calidad de vida en los centros de trabajo. Además de ser partícipes formales del Protocolo de Kyoto, cuyo objetivo es reducir la generación de CO2 a nivel global para 2030.

Las diferencias podrían derivarse del diseño de los sistemas. “En el mundo eléctrico, los equipos americanos son diseñados para una duración permanente que requieran un mantenimiento mínimo. En cambio, los equipos europeos están diseñados para funcionar por un cierto periodo de vida y para aplicaciones específicas”, explica.

Jorge Hagg sintetiza lo anterior, indicando que “las circunstancias en las que se desenvuelve cada país impactan en el desempeño del sector eléctrico y en la forma de evaluar los estándares de eficiencia energética de sus sistemas”.

Magnitud de la certificación BREEAM
Según Jorge Hagg, la norma requiere primordialmente difusión, ya que es menormente conocida, comparada con otros lineamientos.

Además, “LEED continúa creciendo exponencialmente. Tan sólo en México hay 250 edificios certificados, y está empezando a surgir el LEED Green Building Institute (GBCI), el siguiente paso de la certificación en Estados Unidos”, destaca.

De forma que, con la influencia del vecino del norte, y las tendencias que vienen de América Latina, se pronostica que la BREEAM tardará aproximadamente 10 años en ser adoptada en México, comenta Jorge Hagg.

Para concluir, el especialista de Schneider Electric destaca que “usar BREEAM u otro mecanismo, como pauta para un mejor diseño,  debería generar el impulso para elevar la calidad de las edificaciones y acercarse al punto en el que se pueda convivir adecuadamente con el medioambiente”, finaliza.

Comentarios

Deja una respuesta

Or

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to top