Introducción a la calidad Ambiental Interior

Actualmente, se pasa hasta 80 por ciento del tiempo en un recinto cerrado; esto implica que las repercusiones en la salud sean constantes. Por ello, es preciso enfocarse en un nuevo concepto, mucho más amplio que aquél que se ocupa del aire acondicionado: la Calidad Ambiental Interior o Indoor Environment Quality.

Por: Fernando Bonilla.

El concepto CAI abarca todos los aspectos o disciplinas que conforman o afectan un espacio interior, desde el aire ambiental (acondicionado o no), hasta factores psicosociales. A continuación se enuncian seis rubros, los cuales, a partir de este punto, se denominarán Categorías de la CAI.

ELEMENTO SÍMBOLO PORCENTAJE
En volumen
Nitrógeno N 78.03%
Oxígeno O 20.99%
Bióxido de Carbono CO2 0.03%
Argón Ar 0.94%
Neón Ne 0.00%
Helio He 0.00%
Criptón Kr 0.00%
Xenón Xe 0.00%
Hidrógeno H 0.01%
Metano CH4 0.00%
Óxido Nitroso N2O 0.00%
Vapor de Agua H2O Variable
Ozono O3 Variable
Partículas   Variable
tabla 1

1  Calidad del aire y confort
Uno de los factores que más claramente definen un ambiente, en general, es el aire que se respira en el espacio. La calidad del aire no es la misma en todos los recintos; incluso, cuando se encuentran en un mismo entorno físico, no es el mismo aire en el interior de un aula de clases que en un laboratorio, o en la sala de urgencias de un hospital, que en un cuarto de encamados o la sala de operaciones del quirófano, y esto aplica también para el exterior, ya que no es la misma calidad de aire en una ciudad que en el campo o en una refinería.

Se deben establecer algunas precisiones respecto de la terminología que se emplea en la CAI. Se denomina “aire” a la mezcla de gases que forma la atmósfera terrestre; el denominado aire puro es una mezcla muy parecida, con algunas pequeñas variantes locales. En la tabla 1 se muestra lo que mundialmente se acepta como aire puro.

Aire acondicionado. Actualmente, se le otorga esta denominación al aire que ha sido tratado para proporcionar confort y seguridad a los ocupantes de un espacio interior, de acuerdo con los requerimientos específicos para el uso de dicho espacio, en donde debemos de controlar, de forma simultánea, los siguientes parámetros:

a) Temperatura
b) Humedad relativa
c) Limpieza-Calidad
d) Movimiento y distribución

Nefr TMPE
90 dB(A)               8 horas
93 dB(A)               4 horas
96 dB(A) 2 horas
99 dB(A) 1 hora
102 dB(A) 30 minutos
105 dB(A) 15 minutos
Nefr: Nivel efectivo de ruidoTEMP: Tiempo máximo permisible de exposición
Límites establecidos por la STPS para el ruido en ambientes laborales

2  Factor acústico
La acústica es la rama de la física que estudia el sonido; por tanto, en este rubro se consideran todos los aspectos que pueden influir en que el personal usuario de un espacio interior se encuentre satisfecho, entendiendo por ello que puede desempeñar sus labores sin distracciones originadas por “sonidos” o “ruidos”.

Para aclarar un poco este rubro, es importante mencionar que se deben realizar evaluaciones cuantitativas de cada sitio y que los valores obtenidos no deben rebasar los límites NER (Nivel de Exposición al Ruido) establecidos en la NOM-011-STPS-2001.

Sin embargo, es muy importante destacar que, cuando se habla de la CAI, es preciso diferenciar entre los niveles de ruido que pueden causar daño a las personas que se exponen (NOM-011-STPS) y aquellos que causan distracción en las labores. Para ello, se definirá como ruido cualquier sonido inoportuno que cause distracción o disconformidad.

Cuando se habla del factor acústico, se hace referencia desde la distribución de los locales o instalaciones, hasta los materiales que permiten amortiguar el “ruido” o distribuir adecuadamente el sonido.

3  Factor lumínico
La iluminación es un factor de análisis fundamental en el interior de un recinto. Su escasez genera riesgos de accidentes o daños a la salud; su exceso causa fatiga o deslumbra. Por otra parte, es conveniente recordar no sólo la necesidad de medir la cantidad de luz (lumen, lux), también son importantes otros factores:

  • Cantidad adecuada para la tarea
  • Color adecuado
  • Índices de reflexión adecuados
  • No contaminante
  • Uniformidad
  • Contraste satisfactorio
  • Consumo de energía
  • Dirección debida
  • No deslumbramientos
  • Control personalizado

Todos estos factores deben analizarse en el contexto exacto de uso, ya que no pueden ser valores absolutos, debido a que siempre están en función de la aplicación de la iluminación: no es lo mismo iluminar una fiesta en un salón, que una oficina o un almacén.

El denominado factor lumínico es muy importante por dos razones. La primera es que contribuye a crear un ambiente interior y con ello influye de forma directa en las demás categorías de la CAI; la segunda es que constituye una forma importante de consumo o ahorro de energía.

4  Factores psicosociales
En esta categoría, se agrupan todos los aspectos que pueden influir en el individuo que utiliza un espacio interior, desde el punto de vista de la psicología social; en otras palabras, cómo una persona interactúa con su entorno social (instalaciones e individuos). Por lo tanto, se tratan aspectos físicos del entorno, como la ergonomía y el ambiente físico (calor o ruido), y aspectos sociales, como el ambiente laboral.

En los aspectos físicos, se hace hincapié en cómo afectan el desempeño del individuo (fatiga, estrés y daño sobre la salud) y, en el aspecto social, se analiza cómo el ambiente laboral puede ser influido por el entorno físico (privacidad o distribución de las áreas o recursos).

Los aspectos físicos pueden ser cuantificados y, por tanto, evaluados de manera que son modificables o corregibles, según los requerimientos de uso; sin embargo, algunos aspectos del ambiente laboral sólo serán analizados como un referente para que el usuario u ocupante pueda evaluar su impacto. Es posible decir que esta categoría de la CAI evalúa la forma en que interactúan e inciden en el ambiente las otras categorías.

5  Interiorismo
Es una actividad profesional de diseño interior, orientada hacia la procuración de la resolución idónea en el entorno en función de su uso. Por interiorismo, en la CAI, se debe entender la actividad de diseñar el espacio interior en función de su utilización, considerando la forma en que todas las categorías de la CAI inciden en la forma o aspecto final que tendrá el espacio interior; por ejemplo, cuando hablamos de un sistema de aire acondicionado, el profesional en interiorismo deberá seleccionar el más adecuado (de las opciones que le ofrezca el profesional del aire acondicionado) para no “romper” con la distribución y armonía propuestas.

Como la CAI es un concepto que se aplica en todos los espacios interiores y está siempre en función del uso del espacio, el interiorista es un profesional más que se suma al equipo de “solución” de los retos que plantea la CAI. Si bien es quien deberá de integrar las propuestas de cada categoría, de ninguna forma significa que su criterio se imponga. Un ejemplo puede ser la solución para un quirófano, en donde la calidad y distribución del aire es fundamental para el correcto desempeño de las funciones de la instalación y no podrá estar supeditada a las decisiones o conceptos del interiorista.

6  Salud
Esta categoría de la CAI no es, en sí, un rubro separado de los demás; más bien, se trata del resultado de la correcta aplicación de las otras categorías. Sin embargo, es importante mantenerla como una categoría susceptible de evaluarse de forma muy precisa para cada ambiente que se proyecte.

La mejor forma de explicar esta categoría es ejemplificando. Cuando se habla de salud, se debe considerar a todos los ocupantes del espacio interior. Esto significa tanto a los habituales, como a los eventuales. En el caso de un hospital, por ejemplo, los usuarios serán el personal que opera el hospital (médicos, enfermeros e intendencia) y el personal eventual serán los enfermos (externos o encamados) y los visitantes.

Otro ejemplo es una instalación que fabrica productos potencialmente tóxicos para los operadores u obreros. En este caso, los usuarios habituales deberán contar con medidas de protección especiales que pueden ir desde equipo de protección personal, hasta instalaciones que garanticen una baja concentración de contaminantes o jornadas con descansos establecidos en función de la exposición; es decir, la CAI en este caso deberá hacer énfasis en las categorías Psicosocial y Calidad del aire y confort.

Este artículo constituye una mención muy breve del alcance de cada categoría de la CAI; sin embargo, la intención es difundir el conocimiento de la CAI y la importancia de considerar este enfoque para la solución del proyecto de cualquier espacio interior, ya que ésta es la forma correcta de ensamblar todos los aspectos en un modelo funcional y seguro.
———————————————————————————————————————————————

Fernando Bonilla
Ingeniero especialista en Filtración y Manejo del Aire en Áreas Especiales.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba