Calefacción Sectores de la industria

Aislantes Térmicos una Opción de Ahorro Energético

Más allá de sus múltiples beneficios de carga, instalación y mantenimiento casi nulo, el poliuretano rígido como aislante térmico se impone como una alternativa sustentable.

Más allá de sus múltiples beneficios de carga, instalación y mantenimiento casi nulo, el poliuretano rígido como aislante térmico se impone como una alternativa sustentable.

30% es el desperdicio energético en un edificio que puede evitar un buen aislante.

El poliuretano rígido constituye una herramienta excepcional, gracias a su adaptabilidad y alto índice aislante.

Gisselle Acevedo.

Si se toma como elemento  de alerta la última evaluación que realizó la ECOFYS, asociación especializada en soluciones de ahorro energético y energías renovables en Europa, puede notarse que se registró que 40% de las emisiones de CO2 en el mundo son hechas por los edificios, debido fundamentalmente al uso excesivo y generalizado de la calefacción, así como de los aparatos de aire acondicionado y los deficientes diseños con los que cuentan los edificios.

Tras hacer un análisis profundo, es evidente que las edificaciones no sólo contaminan, sino que registran pérdidas energéticas importantes que se representan de la siguiente manera: 40% por las paredes, 22% por el techo, 21% por las ventanas, 15% por los suelos, y un 2% a través de las puertas.

Por tal motivo, los especialistas han creado alternativas viables, como el uso de aislantes térmicos hechos con base en poliuretano rígido, que dejan de lado las antiguas construcciones y prometen un cambio climático considerable, gracias al ahorro energético; además, otorgan una larga vida útil, evitan la condensación hasta temperaturas de 14°C, ofrecen una capa monolítica 100% impermeable y no requieren de mantenimiento, lo que los vuelve rentables económicamente.

Aquí algunas de sus aplicaciones:

— Construcción
Cubiertas planas: gracias a la excelente adherencia que presenta este tipo de materiales, su aplicación en continuo sin necesitar de juntas y su extraordinaria resistencia a la compresión es ideal para utilizarse, tanto en azoteas transitables como no transitables.

Cubiertas inclinadas: el poliuretano, gracias a su elevado índice aislante, puede ser colocado en cualquier superficie, garantizando rigidez y eliminando la condensación.

Cerramientos: al realizar la aplicación de espuma de poliuretano en este punto, se aumenta la eficiencia energética, comparada con los demás materiales empleados en la construcción, lo que permite prescindir del proceso previo en la cámara, reduciendo costos.

— Industria
Con el empleo del sistema de proyección in situ, se les otorga a los usuarios la posibilidad de aislar hasta las estructuras más complejas, evitando puentes térmicos y juntas en el aislante, sin olvidar que su ligereza y alto poder alcanzan un sustancial ahorro de espesor, tiempo y mano de obra al aplicarlo, evitando cargas excedentes en el edificio.

Frío industrial: el aislante, al reducir la demanda de espacio, otorga mayores dimensiones a la estructura, lo que deriva en estabilidad frente a las dilataciones y contracciones producidas por los inevitables cambios térmicos.

Asimismo, en este tipo de instalaciones presenta homogeneidad de sus propiedades mecánicas y fácil control por su medio de aplicación, sin mencionar su compatibilidad con otros agentes expandentes.

Aplicaciones marinas: por su baja densidad y flotabilidad, su uso es apropiado para el relleno de elementos de flotación, como boyas, cilindros, tanques, botes y más.

Para concluir, es importante recordar que la aplicación del poliuretano tipo spray, una de las dos modalidades en las que se muestra este tipo de material, debe realizarse sobre superficies limpias y secas, a una temperatura no inferior a los 10 °C. Una vez completado el proceso, el poliuretano deberá mostrar una reducción considerable en su cuerpo, disminuyendo la carga expuesta del lugar donde fue colocado y aumentando la resistencia de los materiales de construcción.

La inercia química del polímero de poliuretano, una vez formado, lo vuelve el aislante ideal, ya que no sólo es el producto de más baja conductividad térmica, sino que es inerte a la acción de casi cualquier compuesto químico, tanto en la fase líquida como en la fase de vapor.

Por otra parte, los paneles de PUR, como también se le presenta al aislante, pueden ser fabricados en longitudes de hasta 9 metros, lo que permite minimizar el número de juntas utilizadas durante su instalación. Asimismo, muestra una fácil y rápida colocación, debido a la sencillez de su sistema de montaje.

————————————————————————————————————————

Comentarios

Deja una respuesta

Or

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to top