Negocios Tendencias

Certificación, el rumbo idóneo hacia la credibilidad

Dada la importancia que han tomado los altos índices de calidad dentro del mercado global, la certificación juega un papel primordial en la credibilidad y el desarrollo de una empresa

240 kilowatts es lo que consume un refrigerador comercial, lo que impacta en la reducción de costos en el recibo de la luz, beneficiando al usuario final. Por ello, organizaciones como la ANCE buscan obtener el interés de los fabricantes para que certifiquen sus productos antes de comercializarlos

Dada la importancia que han tomado los altos índices de calidad dentro del mercado global, la certificación juega un papel primordial en la credibilidad y el desarrollo de una empresa

Por: Gisselle Acevedo

Considerado en la actualidad como un proceso valioso entre las transacciones comerciales nacionales e internacionales, la certificación es el procedimiento mediante el cual la mayoría de los productores y compradores aseguran por escrito que un artículo cubra al máximo con los estándares de calidad, por lo que es un elemento insustituible para generar confianza en las relaciones cliente-proveedor.

Su desarrollo está fincado en tareas complejas de evaluación, que tienen como objetivo primordial la verificación de criterios que aseguren al comprador que el producto que adquiere satisface los requisitos demandados.

A pesar de que los modelos de certificación han mejorado en México, la información sobre el proceso que se ejecuta dentro de los laboratorios aún sigue siendo desconocida para las empresas. Por ello, la Asociación de Normalización y Certificación, (ANCE) ‒organización con 18 años de experiencia y más de 5 mil clientes satisfechos por su servicio,‒ muestra el proceso de protocolo de prueba al que son sometidos los refrigeradores comerciales para validar su calidad.

Son tres las normas utilizadas para este caso: la NMX-J-521/1-ANCE-2005, enfocada a la seguridad; así como las NOM-015 y la NOM-022-ENER/SCFI, que corresponden al ámbito de la eficiencia energética.

Protocolo de PRUEBAS

El extenso proceso de pruebas de laboratorio en la ANCE da inicio, según el ingeniero Juan Manuel Avecías Vázquez, encargado del área de electrodomésticos, después de que la empresa interesada en obtener la certificación cumple a la perfección con una serie de requisitos exigidos por la norma de seguridad, por lo que da ingreso de su muestra, en este caso del refrigerador comercial, a los laboratorios, donde expertos ya esperan para comenzar el estudio en primera instancia de la NOM 521.

1. Evaluar etiqueta de marcado e instrucciones

Durante este primer paso, la norma dicta el estudio y análisis del estado en el que se encuentra el aparato, por lo que el experto deberá registrar que cuente con las siguientes especificaciones:

El contenido de la etiqueta. Se refiere a la revisión de la calidad de la impresión, evaluación que se realiza frotando la etiqueta con  un paño empapado de agua durante 15  segundos y otros 15 con gasolina blanca para  que el marcado no se borre con facilidad y el usuario pueda checar el texto cuantas veces los considere necesario.

Identificación del producto. El experto deberá corroborar que el aparato contenga en alguno de sus frentes el sellado de su marca, acompañado del modelo.

2. Riesgos eléctricos o accesibilidad a partes vivas

Previniendo que el usuario pueda acceder a las partes que contienen energía dentro del aparato, con un dispositivo normalizado que simula el dedo de una persona y un indicador de contacto eléctrico el cual es conectado, el experto corrobora que las aberturas del equipo no sean lo suficientemente amplias como para que se tenga acceso a las partes vivas de éste. Si el aparato llega a registrar una tensión mayor a 43 volts (V), no cumple con las especificaciones de la norma.

3.  Medición de potencia o corriente de entrada

Valiéndose de un analizador de potencia, se verifica que la potencia de entrada o corriente indicada en la etiqueta colocada por el fabricante en el equipo, sea alcanzada correctamente.

4. Incremento de temperatura

Mediante termopares de hilo fino, que son conectados directamente a un indicador de temperatura dentro del laboratorio de prueba, se evalúa el calentamiento de todos los componentes internos del refrigerador. Esto en un plazo de 45 minutos, tiempo en el cual el ingeniero de prueba  realiza la primera medición; después se efectúan chequeos regulares cada 15 minutos hasta que el equipo indique una temperatura estable.

5. Pruebas eléctricas

Echando mano de un analizador de potencia, el especialista mostró cómo se miden los índices de potencia, alimentando el aparato a su tensión nominal, mediante una fuente regulable que estabiliza la tensión.

6. Corriente de fuga y aguante del dieléctro

Con base en la medición realizada por un multímetro, el encargado medirá el índice de corriente que se fuga hacia las partes accesibles del equipo bajo prueba. Si la medición indica un máximo superior a 3.50 miliamperes, se considera un riesgo para el usuario.

7. Acondicionamiento de humedad

El equipo en este paso es enviado durante 48 horas a una cámara ambientada a 30° de temperatura  y 93 % de humedad, simulando condiciones adversas.

Después de haber transcurrido el tiempo indicado que establece la norma, se procede a su retiro para luego realizar pruebas dieléctricas simulando fallas en el aparato y, con ello, checar la reacción que, conforme a la norma, deberá tener el equipo.

8. Estabilidad

El procedimiento parte de la colocación del aparato en un plano inclinado, donde se coteja su estabilidad colocando el equipo en posiciones de riesgo a 10° de inclinación, esperando que no se venga abajo.

9. Inspección visual

Ésta es la última prueba que el refrigerador comercial debe pasar en el laboratorio de la ANCE, en lo que corresponde a la NMX-J-521 de seguridad, y consta de la revisión del buen estado de los componentes del equipo partiendo de:

  • Tornillos
  • Cableado interno
  • Sección transversal del cordón del alimentador
  • Clavija
  • No más de una fuente de conexión

“En la ANCE estamos empeñados en conseguir los más altos índices de seguridad y eficiencia energética. Por ello nos encargamos de evaluar la seguridad y de conocer el desempeño energético de cada uno de los aparatos que entran a nuestro laboratorio, basándonos en lo que establece la NOM 015, donde se estipula el estudio de la eficiencia energética de refrigeradores y congelados electrodomésticos” Sergio Flores Espinoza, técnico de pruebas en eficiencia energética

Eficiencia energética

El trabajo no acaba ahí. Después de aprobadas las normas de seguridad, el equipo deberá someterse a pruebas de eficiencia energética. Sergio Flores Espinoza, técnico de pruebas en eficiencia energética, describe este proceso:

  • Para realizar los ensayos se procede a la introducción del equipo a la cámara con temperaturas ya preestablecidas, con el fin de que se logre su estabilidad en un periodo de 24 a 72 horas.
  • La prueba siguiente dependerá del parámetro de temperatura que el equipo obtenga en la prueba anterior; lo que se busca es superarla.

Asimismo, el protocolo aplicado por la ANCE ve necesario el estudio de la NOM-022-ENER/SCFI,  encargada de revisar a detalle los índices de eficiencia energética, requisitos de seguridad al usuario para aparatos de refrigeración comercial autocontenidos. La forma en la que se someterá el equipo a dicha prueba fue mostrada por Sergio Flores Espinoza y se divide en dos partes:

Índices de temperatura

  •      El equipo de refrigeración es cargado con paquetes hasta su capacidad máxima; posteriormente es colocado dentro de la cámara para que estabilice durante 24 horas, llegando a una temperatura menor a los -18°. Una vez alcanzada esta temperatura, se procede a la realización de la prueba de consumo de energía tomando los  datos de consumo, que posteriormente son cotejados con los de la etiqueta del aparato.
  •      En la prueba siguiente, aplicada a enfriadores, sólo se evalúa que, en un tiempo no mayor a las 19 horas, los paquetes alcancen la temperatura indicada en la norma.

 

Después de concluido todo el proceso de prueba, el jefe del laboratorio, el ingeniero Francisco Javier Sánchez Munguía, deberá otorgar a la empresa interesada un informe de resultados donde se estipule el cumplimiento de los estándares dictados por las normas en aplicación y posteriormente, se procede a la certificación del producto.

———————————————————————————————————————————-

Comentarios

Deja una respuesta

Or

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to top