Medioambiente Ser verde

Prueba fehaciente de una nueva generación de edificios verdes

Derivado de la necesidad por crear entornos más agradables y contribuir a la reducción de la contaminación ambiental, México ha evolucionado en el campo de las edificaciones sustentables.

Derivado de la necesidad por crear entornos más agradables y contribuir a la reducción de la contaminación ambiental, México ha evolucionado en el campo de las edificaciones sustentables.

Gisselle Acevedo.

20% más elevado resulta el costo de la construcción de un edificio verde. En menos de 5 años, los ahorros pueden ser de hasta 30% en su operación.

9% de las emisiones de bióxido de carbono asociadas al consumo de energía pertenece al campo de las edificaciones.

Con acciones que integran a diversas organizaciones de regularización, una nueva generación de desarrolladoras en pro de la sustentabilidad y con el firme propósito de resarcir, en lo posible, el grave daño que esta industria causa a la atmósfera, otorgan a México verdaderas obras de arte que conjugan ingeniería, tecnología de punta, diseño e inteligencia.

Edificio de elite mundial
Muestra de este esplendor arquitectónico y precursor a nivel nacional al obtener la certificación LEED en la categoría Gold de Obra Nueva, como edificio verde, conferida por el U.S. Green Building Council, la Torre HSBC fue inaugurada en 2006 tras la unión del Grupo Financiero Bital y HSBC, alentados por el deseo de reubicar sus oficinas en un edificio clase AAA.

Tomando en cuenta los requerimientos verdes, el inmueble está fincado en una superficie de 4 mil 789 m2 sobre el Paseo de la Reforma, frente a uno de los símbolos más emblemáticos de México: el Ángel de la Independencia. Cuenta con 37 losas estructurales, distribuidas en losa de cimentación, dos niveles de sótano para estacionamiento, subestación eléctrica y cisternas, una planta baja, un nivel de mezzanine, ocho entrepisos para estacionamiento, 21 niveles de oficinas, dos penthouses, azotea, cuarto de máquinas y helipuerto.

Valuada en por lo menos 150 mil millones de dólares, la construcción de la Torre corrió a cargo de las empresas GICSA, como constructora, y HOK, como arquitectos, quienes tuvieron la ardua tarea de conjuntar estrategias que encaminaran al proyecto hacia la funcionalidad, cumpliendo con los requisitos establecidos por el sistema LEED, clasificados en cinco categorías:

  • Planeación sustentable del sitio
  • Cuidado y eficiencia en el uso del agua
  • Eficiencia en el uso de energía y uso de energía renovable
  • Conservación de materiales y recursos
  • Calidad del ambiente interno

Una construcción Inteligente
Valiéndose de las normativas planteadas por el sistema LEED, la Torre HSBC fue diseñada dentro del concepto de edificio inteligente, cuyo fin fundamental es la automatización y optimización de los sistemas de seguridad, comunicaciones, comodidad y ahorro de energía, a través del uso de tecnología de punta para procesar información e integrar los diversos equipos e instalaciones.

La edificación está facultada para aprovechar al máximo la iluminación natural en el 88 % de sus áreas; además, el 94 % de las oficinas cuenta con vista al exterior. Tiene sensores de luz de día y sensores de presencia en todos los pisos, tanto en baños, salas de juntas, como en pasillos.

Las azoteas y espacios abiertos o exteriores de este inmueble permanecen impermeabilizados con material reflejante para evitar el efecto “isla de calor”, que se produce en las grandes ciudades debido al asfalto, ladrillos y piedras con que son construidos los edificios.

Cuenta además con un eficiente sistema de aire acondicionado que no usa materiales comunes, sino de baja emisión y está equipado con ventanas y equipos que no emiten cloroflorurocarbonos. El uso de todas estas tecnologías permite a la Torre HSBC consumir un 20 % menos de energía, en comparación con el de una estructura normal.

Para ahorrar agua, los baños cuentan con muebles de bajo consumo, las llaves en los lavabos tienen un sensor electrónico que suministra agua por un tiempo entre 12 y 15 segundos, que corresponde a 1.89 y 2.38 litros por disparo. Sumado a esto, el edificio posee un mecanismo para recolectar el agua de lluvia, captada a través de coladeras ubicadas al exterior del edificio. Esta agua se envía a un colector gigante llamado Tanque de Tormentas, con una capacidad de 154 mil litros. El ahorro de agua potable para el edificio por estas acciones es de un 70 %.

Su green roof es el más grande de América Latina (465 m2) en oficinas corporativas, retiene hasta 75 % de agua de lluvia, lo que permite reducir el calentamiento del edificio al absorber la carga térmica, manteniendo una temperatura templada al interior que genera un ahorro de energía, ya que los sistemas de aire acondicionado no trabajan a su capacidad máxima. Desde la construcción de la Torre, se aplicó un plan de manejo de desechos, separando aquellos que dejó la obra, como madera, aluminio, tablarroca y cartón. Es por ello que adaptándose a las nuevas necesidades del planeta, el edificio HSBC representa ampliamente la incorporación de un sistema de oficinas con alta tecnología, sumado a un diseño verde sustentable.

——————————————————————————————————————-

Comentarios

Deja una respuesta

Or

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to top