Medioambiente Ser verde

Amoníaco, ventajas ambientales

El amoníaco es empleado comúnmente como refrigerante industrial, lo cual es considerado uno de los avances más importantes de nuestros tiempos.

El amoníaco es empleado comúnmente como refrigerante industrial, lo cual es considerado uno de los avances más importantes de nuestros tiempos.

Por: Lorena Ruiz.

A pesar de los múltiples beneficios que esta sustancia ofrece a la industria HVACR, existen muchas dudas en cuanto a su uso y propiedades. El Instituto Internacional de Refrigeración con Amoníaco (IIAR, por sus siglas en inglés) ha dado a conocer las respuestas a las preguntas más frecuentes en cuanto a éste.

¿Cuáles son las ventajas generales del uso de amoníaco como refrigerante?
Ofrece tres claras ventajas sobre otros refrigerantes industriales de uso común. En primer lugar, es amigable con el ambiente, es decir, no agota la capa de ozono y no contribuye al calentamiento global. En segundo lugar, tiene cualidades termodinámicas superiores, por ello, los sistemas de refrigeración a base del amoníaco utilizan menos electricidad. Por último, el olor característico del gas lo hace más seguro. Esto permite detectar las fugas de manera oportuna.

¿Daña la capa de ozono?
No daña la capa de ozono atmosférica dado que es un refrigerante natural. No es un halocarbono como muchos de los refrigerantes sintéticos en el mercado. Cuando los halocarbonos se liberan a la atmósfera, con el tiempo llegan a la estratósfera y la capa de ozono. Los halocarbonos son muy estables químicamente y sus ciclos de vida útil estimada son de dos o tres siglos. Cuando son liberados a la atmósfera, esta estabilidad permite que migren a través de la tropósfera y la estratósfera. A esta altitud, los rayos ultravioleta intensa del sol descomponen las moléculas de los halocarbonos, liberando iones de cloro, que a su vez actúan como catalizadores para romper las moléculas de ozono.

Este proceso reduce la eficacia de la capa de ozono como un filtro contra la radiación ultravioleta, lo que resulta en una mayor cantidad de radiación ultravioleta que llega a la superficie de la tierra con consecuencias biológicas perjudiciales. El incremento de las radiaciones produce un aumento de riesgos para la salud en los seres humanos y daña la flora y fauna del ecosistema.

¿Contribuye al calentamiento global?
Así como el amoníaco no daña la capa de ozono, con un ciclo de vida en la atmósfera de menos de una semana, tampoco contribuye al efecto invernadero, responsable del calentamiento global. El calentamiento global es el resultado de la onda corta, cerca de la radiación infrarroja que llega a la tierra del sol. Alrededor del 50% de la radiación del sol llega a la tierra, ésta es absorbida por la superficie de la tierra que re-emite la radiación en ondas infrarrojas más largas. La re-radiación emitida es parcialmente absorbida por los gases conocidos como de efecto invernadero. Dichos gases pueden ser naturales (CO2, vapor de agua, etc.) o artificiales (CO2, N2O, CH4, CFC, HCFC, HFC, etc.).

¿Es el amoníaco un potencial sustituto de los refrigerantes que contribuyen al calentamiento global y la erosión de la capa de ozono?
El Protocolo de Montreal estableció ciertos requisitos reglamentarios para la recuperación, el reciclado y la eliminación de los CFCs en sistemas que los contengan cuando estos son reparados o desechados. Parte de la reglamentación estableció un programa para el control o eliminación de sustancias nocivas para la capa de ozono estratosférico.

A través de las nuevas alternativas importantes del programa, el amoníaco fue identificado como un sustituto aceptable para las sustancias que agotan la capa de ozono en los principales sectores industriales, incluyendo refrigeración y aire acondicionado.

——————————————————————————————————————————-

Comentarios

Deja una respuesta

Or

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to top