Negocios Tendencias

Edificando el Futuro: Los Elementos del Éxito

Las tecnologías de construcción verde y las fuentes de energía renovables están aquí, ahora y han sido probadas. Entonces ¿por qué no tenemos más edificios verdes?

Las tecnologías de construcción verde y las fuentes de energía renovables están aquí, ahora y han sido probadas. Entonces ¿por qué no tenemos más edificios verdes?

Ing. Arturo Pérez

En un entorno de inestabilidad económica, caída en el valor de las acciones, disminución del valor de las propiedades y la reducción del capital, cada vez es más difícil para las empresas mantener un balance financiero sano. Por lo que se debe aprovechar cada oportunidad para maximizar el valor de sus activos existentes.

Del mismo modo, una economía débil, altos precios de los energéticos y la fluctuación en los costos de materiales, ejercen una gran presión sobre las empresas para controlar de manera agresiva sus costos actuales de operación y anticiparse a los futuros gastos de los proyectos en desarrollo.

La eficiencia energética es un buen negocio
Al evaluar decisiones sobre el diseño, sobretodo en un entorno desafiante como éste, muchos inversionistas perciben “sustentabilidad/edificaciones verdes” y “efectividad en costos” como temas independientes y excluyentes entre sí. Definitivamente no lo son.

Los beneficios económicos de un “diseño verde o sustentable”, en materia de costos de energía y aumento de la productividad, fluctúan entre 50 y 70 dólares por metro cuadrado durante la vida útil de un edificio (alrededor de 50 años).

Esto es diez veces mayor si se compara con relación al costo adicional asociado a la construcción verde, según un estudio realizado por el Laboratorio National Lawrence Berkeley.

El Consejo de Edificación Sustentable de los Estados Unidos coincide que “los edificios verdes, energéticamente eficientes con sistemas de alto desempeño pueden aumentar el rendimiento de una empresa, así como la productividad de los trabajadores en un 15%, gracias a un mejor confort y a la calidad del aire interior”.

Las cualidades de la eficiencia energética también ayudan a un edificio a mantener el valor de sus activos. “Cada dólar invertido en eficiencia energética puede añadir hasta 3 dólares al valor del edificio”, según la Energy Star EPA en Estados Unidos.

A nivel mundial, continúa en aumento la preocupación del impacto que tiene la humanidad sobre el medio ambiente y el cambio climático. Cada vez más, los consumidores y los inversionistas están tomando decisiones de compra e inversión basadas en los antecedentes ambientales de una compañía. Empresas responsables ganan compras y apoyo.

Según un estudio de la Comisión de las Comunidades Europeas 2009, las ASASF, empresas que desarrollan prácticas de protección medioambiental, a mediano y largo plazo, son más competitivas en el mercado internacional en la medida en que el respeto de las normas en este ámbito estimula la innovación y la modernización de los procesos y de los productos, fomentando el uso de tecnologías más limpias.

Las prácticas energéticas cada vez son más aceptadas
No existe ninguna duda de que los edificios tienen un impacto significativo sobre nuestro medio ambiente. Los edificios consumen un tercio de la energía mundial, y la demanda de energía en los edificios seguirá aumentando debido al crecimiento de la población, la construcción en zonas urbanas, y el progreso de las naciones en desarrollo.

En México, de acuerdo con la Secretaría de Medio Ambiente, los edificios consumen alrededor del 40% de la energía, contribuyendo en forma significativa en el uso y descarga de agua, así como en la generación de residuos de todo tipo.

Dado que los edificios consumen una gran proporción del uso de energía, las decisiones actuales en cuanto a su diseño y construcción pueden tener un impacto significativo en los futuros ingresos de una empresa y sobre todo en la preservación del medio ambiente.

Afortunadamente, hay muchas soluciones sustentables para los edificios que pueden reducir drásticamente el consumo de energía. La edificación verde o sustentable abarca todas estas.

El Consejo de Construcción Sustentable de Estados Unidos define la edificación verde como todas aquellas prácticas de diseño y construcción que eliminan o reducen de una manera significativa el impacto negativo de los edificios sobre el medio ambiente y sus ocupantes.

En nuestro país existen iniciativas como la que encabeza el Gobierno Federal, a través de su programa Certificación de Edificaciones Sustentables (PCES), que busca promover y fomentar la reducción de emisiones contaminantes y el uso eficiente de los recursos naturales en el diseño y operación de edificaciones en el Distrito Federal, con base en criterios de sustentabilidad y eficiencia ambiental; a través de la implementación y certificación de un proceso de regulación voluntaria y el otorgamiento de incentivos económicos.

Entre las expectativas y beneficios ambientales del programa destacan:
Uso eficiente y responsable de los recursos naturales
Reducción de emisiones de gases de efecto invernadero
Ahorro y eficiencia energética
Aplicación de tecnologías de energías alternativas

Se estima que el mercado total de Edificación Sustentable en E.U.A doblará su tamaño actual de 49 billones de dólares a 140 billones para 2013.

Energía y costo
Los costos de la energía generalmente representan la mayor parte de muchos presupuestos operativos. Es el gasto de operación más grande en un edificio comercial, y entre un 35 a 65% de la energía utilizada es para calefacción, enfriamiento y refrigeración, todo esto de acuerdo con ASHRAE (Sociedad Americana de Ingenieros en Aire Acondicionado, Refrigeración y Calefacción, por sus siglas en inglés).

Por lo tanto, es posible lograr suficientes ahorros en los costos de energía para evitar la reducción en otros rubros de gran importancia para el negocio como podrían ser recursos humanos o inversiones dedicadas a la investigación y desarrollo.

Ya sea que se busque obtener ahorros de los activos existentes o diseñar nuevos proyectos rentables, es una buena idea enfocarse a estas inversiones con una visión a largo plazo. Cuando se construye un nuevo inmueble, por ejemplo, en vez de tomar decisiones sobre la base de costos de inicio, es prudente considerar los costos de operación durante el ciclo de vida del inmueble. Una decisión inteligente hoy puede ahorrar millones después.

Afortunadamente, existe una serie de tecnologías y enfoques para diseñar y operar un edificio que permite generar ahorros óptimos y al mismo tiempo asegurar confiabilidad para los propietarios de los inmuebles garantizando el confort de todos sus ocupantes.

Tecnologías para edificios verdes

En la actualidad, existen muchas opciones de tecnología verde comprobadas:

• Sistemas enfriadores de agua de alta eficiencia. Utilizados en grandes edificios comerciales e industriales, esta técnica genera agua helada para enfriar y puede reducir el consumo de energía hasta en un 50%.

• Sistemas de refrigeración y calefacción centralizada. Diseñado para múltiples edificios de universidades o instalaciones industriales, esta opción ofrece la mayor eficiencia de un sistema, permitiendo también conservar la estética y  diversidad entre los edificios que los utilizan.

• Recuperación de energía. Esta aplicación es adecuada para edificios comerciales, industriales, escuelas y hospitales, requiriendo menor energía para enfriar aire para el edificio durante el verano y menor energía para pre-calentar el aire fresco del exterior en invierno. Asimismo, brinda agua caliente sin costo.

• Sistema geotérmico de bomba de calor. Más apropiado para edificios residenciales y comerciales, las bombas de calor geotérmicas aprovechan la energía del subsuelo, permitiendo ahorrar energía durante todas las estaciones del año.

• La calidad del aire interior. El IAQ proporciona una ventilación adecuada con un mínimo de energía requerida. El control de temperatura y humedad brinda confort a los ocupantes del edificio y opciones de filtración para asegurar una buena calidad del aire.

• Sistemas de almacenamiento térmico. Las grandes ciudades con periodos picos de alta demanda de energía aprovechan el uso de este sistema para intercambiar la demanda de energía del día hacia la noche. Esta opción también permite la reducción de periodos inhábiles durante los meses calurosos del verano.

Cada uno de estos sistemas puede reducir considerablemente el consumo de combustible, limitar las emisiones de gases del efecto invernadero y ahorrar en costos de energía. Como ejemplo, un nuevo y eficiente sistema de almacenamiento térmico redujo sustancialmente el consumo de combustible, ahorrando miles de dólares anualmente para la entidad financiera Morgan Stanley.

Hoy en día la energía fotovoltaica es utilizada principalmente en edificios residenciales.

Tecnologías renovables para edificios verdes
En la actualidad, México es uno de los países latinoamericanos que lanza más gases de efecto invernadero a la atmósfera, pues de acuerdo con el Ing. Odón de Buen, más del 75% de la electricidad proviene de combustibles fósiles.

Para lograr un impacto significativo, este porcentaje debe disminuir sustancialmente si se desean reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. Las tecnologías renovables para edificios verdes incluyen:

• Energía Fotovoltaica. Esta tecnología utiliza células solares para convertir la luz solar en electricidad. Hoy es utilizada principalmente en edificios residenciales, el sector industrial es el segundo mayor consumidor de energía solar después del residencial.

• Cogeneración combina el calor y la electricidad, produciendo calor y electricidad a partir del mismo combustible.

• Energía eólica: Convierte la energía del viento en electricidad produciendo más del uno por ciento de la electricidad en el mundo al día de hoy. Proporciona electricidad con cero emisiones a bajo costo y en grandes cantidades.

• Energía geotérmica: Utiliza el calor de la tierra para generar electricidad y emite únicamente entre el 1 al 3% de CO2 comparado con combustibles fósiles.

La base militar Fort Knox es un excelente ejemplo de una aplicación eficaz de la energía geotérmica. El Fuerte es una ciudad pequeña. Sus 170 millas cuadradas son el hogar de 27,000 personas, de 1,100 edificios gubernamentales y más de 3,000 viviendas familiares. Al aumentar la eficiencia de los sistemas de ventilación, calefacción y aire acondicionado para una instalación de este tamaño, el Fort Knox podría ahorrar una cantidad significativa de dinero.

La primera mejora fue la instalación de bombas de calor geotérmicas con pozos verticales de intercambio de calor. Estas unidades brindan ahorros significativos y al mismo tiempo mejoran el desempeño de los anticuados sistemas de refrigeración y calefacción del Fuerte Knox.

Otro proyecto de conservación de energía fue el reemplazo de las antiguas calderas y los equipos de planta de los sistemas de enfriamiento con equipos enfriadores centrífugos de alta eficiencia que le dan servicio al Hospital de la Armada de Irlanda.

La planta de enfriamiento también fue equipada con una lámina y un armazón de intercambio de calor para operar sin necesidad del sistema de enfriamiento durante los meses más fríos. Estos cambios han contribuido a un ahorro anual de 3,5 millones de dólares, con más de un millón de dólares en ahorros provenientes de la eficiencia de la nueva planta.

Los edificios consumen alrededor del 40% de la energía, contribuyendo en forma significativa en el uso y descarga de agua, así como en la generación de residuos.

Conclusión
Con el valor estático o en declive de muchas propiedades comerciales es doblemente importante conseguir ahorros en los costos de operación de las propiedades. Las tecnologías de construcción verde y las fuentes de energía renovables están aquí, ahora y han sido probadas. Entonces, ¿por qué no tenemos más edificios verdes? La respuesta a esa pregunta puede estar en el mito de que los edificios verdes son costosos. Si bien la inversión inicial de construcción puede ser un poco mayor, el costo de operación a mediano y largo plazo de un edificio mal diseñado e ineficiente será mucho mayor.

Tal vez el mayor argumento a favor de los edificios verdes se encuentra en el valor de los mismos a largo plazo. Mejoran la calidad del aire interior y el confort. Mejoran la productividad de sus ocupantes. Limitan las emisiones de gases de efecto invernadero. Permiten un ahorro de energía entre un 30-70%. Su rendimiento se ha validado y verificado. El tiempo de crecimiento para los edificios verdes es ahora.

Por eso, no es de extrañarse que las edificaciones sustentables continuarán creciendo. De acuerdo con el estudio “Green Outlook 2009: Trends Driving Change” realizado por McGraw Hill Construction, el mercado total de Edificación Sustentable doblará su tamaño actual de 36-49 billones de dólares a 96-140 billones para el 2013, en E.U.A.
————————————————————————————————————————–

Comentarios

Deja una respuesta

Or

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to top