Cambio climático Sectores de la industria

Cambio Climático Global Antropogénico

Las desmedidas actividades del hombre en búsqueda de mejor calidad de vida, lo han llevado a dilapidar los recursos naturales y a afectar severamente al planeta Tierra en su totalidad, el cual ya empezó a presentar de manera intensa las consecuencias de las acciones depredadoras de los seres humanos.

Las desmedidas actividades del hombre en búsqueda de mejor calidad de vida, lo han llevado a dilapidar los recursos naturales y a afectar severamente al planeta Tierra en su totalidad, el cual ya empezó a presentar de manera intensa las consecuencias de las acciones depredadoras de los seres humanos.

A lo largo de la historia el clima del planeta ha vivido numerosas modificaciones, diversas investigaciones revelan que hace 5200 años se dio una gran fluctuación de la energía solar, lo que produjo un cambio climático que afectó a los 250 millones de seres humanos que poblaban la Tierra.

Estudios como análisis de los núcleos de hielo que pueden contener pequeñas burbujas de aire antiguo, pistas de sedimentos oceánicos y lacustres, así como la corteza de los árboles; han dado datos a la comunidad científica que le sirven de apoyo para efectuar una interpretación del clima en épocas pasadas.

Los datos arrojan que hace aproximadamente 1000 años, la Tierra tenía una temperatura más cálida que en la actualidad, posibilitando que poblaciones situadas en Groenlandia pudieran desarrollar la agricultura y la ganadería.

Por otro lado, entre los años 1600 y 1800 Europa sufrió fríos muy intensos. Iniciando el siglo XX el planeta presentaba una temperatura más cálida, a mediados de este periodo volvió a enfriarse y a finales de siglo (a partir de 1970, aproximadamente), nuevamente comenzó su aumento. Ver imagen 1

Imagen 1. Cambios experimentados por los sistemas físicos y biológicos y por la temperatura superficial de 1970 a 2004

Estos datos y miles de investigaciones más han derivado en un resultado de constante dinamismo climático por parte del planeta, sin embargo, estas modificaciones se debieron a causas naturales como una probable disminución o incremento de la actividad solar, así como fenómenos y sucesos tanto naturales como meteorológicos de la Tierra.

En este sentido, parte de la comunidad científica se ha opuesto a los escenarios catastróficos que han planteado expertos como el Ex-Vicepresidente de los Estados Unidos, Albert Gore, o el grupo del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático, los cuales merecieron el Premio Nobel de la Paz en el año 2007.

No obstante, la verdadera preocupación actual no se debe a que al cambio climático sea catalogado como una transformación planetaria a lo largo de la historia de la Tierra, sino que el cambio de temperatura global que se vive actualmente, amenazando con aumentar y provocar severas consecuencias en diversas poblaciones; es debido a las múltiples actividades realizadas por todos los seres humanos.

De allí a que al cambio climático se le coloque como adjetivo el término antropogénico, concepto que se utiliza para hacer referencia a lo que se deriva de la actividad del hombre. Más que eventos naturales que producen la elevación de temperatura en el planeta, lo que realmente alarma es que todo el desarrollo industrial que han ejecutado los seres humanos, está acelerando aún más el proceso de calentamiento global y a este paso se teme que a finales del siglo XXI las consecuencias no sólo sean terribles, sino absolutamente fatales.

Ante este panorama empresas multinacionales, organismos multilaterales, gobiernos, organizaciones gubernamentales y no gubernamentales, científicos, políticos y la gente en general se han volcado a la búsqueda de un mundo sustentable, en el cual se conserve el medio ambiente, manteniendo una calidad de vida óptima que permita el desarrollo de las generaciones futuras.

De acuerdo a lo establecido en la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMCC), éste puede definirse como “un cambio de clima atribuido directa o indirectamente a la actividad humana que altera la composición de la atmósfera mundial y que se suma a la variabilidad natural del clima observada durante períodos de tiempo comparables”.

Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático
El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés) fue establecido de forma conjunta en 1988 por la Organización Meteorológica Mundial (OMM) y el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) con el objetivo de analizar la información científica necesaria para abordar el problema del cambio climático y evaluar sus consecuencias medioambientales y socioeconómicas, así como plantear estrategias de respuestas realistas.

A partir de ese momento las evaluaciones del IPCC, publicadas en varios volúmenes, han desempeñado un papel primordial ayudando a los gobiernos a adoptar y aplicar políticas de respuesta al cambio climático, y particularmente en respuesta a las necesidades de asesoramiento fidedigno de la Conferencia de las Partes de la CMCC constituida en 1992, y de su Protocolo de Kioto de 1997.

Desde su nacimiento, el IPCC ha producido una serie de Informes de Evaluación (1990, 1995, 2001, el más reciente fue presentado en noviembre de 2007), Informes Especiales, Documentos Técnicos y Guías Metodológicas que son ya obras de referencia de uso común, ampliamente utilizadas por responsables de políticas, científicos y otros expertos.

En el último informe presentado por este Panel se confirma que el cambio climático es una realidad, fundamentado por el efecto de las actividades humanas. También se ilustran impactos del calentamiento mundial que está ya acaeciendo y del que previsiblemente está en sus inicios. De igual manera se aborda el potencial de adaptación de la sociedad para reducir su vulnerabilidad; y, finalmente se ofrece un análisis de los costos, políticas y tecnologías que traerá consigo una limitación de la magnitud de los cambios futuros.

Este Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático está compuesto por alrededor de 2500 científicos de diversas partes del mundo, quienes a lo largo de su trayectoria se han dedicado a estudiar el cambio climático, sus consecuencias actuales y posibles consecuencias futuras en las zonas donde pertenecen, por lo que este grupo ha sido catalogado como una referencia seria y honesta en cuanto a las cifras de calentamiento global que emiten.

Calentamiento global y efecto invernadero
Suelen usarse los términos cambio climático y calentamiento global como sinónimos, pero hay que dejar claro que el primer concepto puede considerase como consecuencia del segundo.

El calentamiento global se refiere al aumento de la temperatura de la atmósfera terrestre y de los océanos, lo que está produciendo que el clima promedio de la Tierra cambie, generando trastornos en la naturaleza y fenómenos muy extremos que conllevan a grandes desgracias para la humanidad.

Es importante aclarar la diferencia entre calentamiento y efecto invernadero. Este último concepto es un fenómeno natural por el cual determinados gases de la atmósfera del planeta retienen parte de la energía que el suelo emite, tras haber sido calentada por la radiación proveniente del sol. Esto ayuda a mantener el balance térmico de la Tierra, pues regula la temperatura global en 15ºC, pues sin la existencia de este equilibrio generado en forma natural, la temperatura media sería aproximadamente 18ºC, lo que la haría inhabitable. Ver imagen 2

Imagen 2. Diferencia entre Efecto Invernadero y Calentamiento Global

Esta estabilidad natural está siendo alterada, precisamente por la exacerbada emisión de gases de efecto invernadero producto de la actividad humana. De acuerdo al Protocolo de Kioto, los gases de efecto invernadero o GEI son: vapor de agua (H2O), dióxido de carbono (CO2), metano (CH4), óxido nitroso (N2O), perfluorocarbonos (PFCs), clorofluorocarbonos (CFCs) hidroclorofluorocarbonos (HFCs) y hexafluoruro de azufre (SF6). Ver imagen 3

Imagen 3. Emisiones mundiales de GEI antropogénicos

Al existir exceso de acumulación de estos gases en la atmósfera la radiación infrarroja que es re-emitida por la Tierra para ser liberada al espacio, permanece por mucho tiempo en la atmósfera, provocando que ese calor que no pudo ser expulsado, vaya incrementando la temperatura del planeta.

De allí a que muchos prefieran usar los términos “Recalentamiento” o “Sobrecalentamiento” global, ya que al existir el efecto invernadero de manera totalmente la natural, esto permite que haya un calentamiento de la Tierra no solamente natural sino necesario.

El último informe de IPCC
El último informe del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático aclara en su inicio que “El calentamiento del sistema climático es inequívoco, como evidencian ya los aumentos observados del promedio mundial de la temperatura del aire y del océano, el deshielo generalizado de nieves y hielos, y el aumento del promedio mundial del nivel del mar”.

De esta manera aclaran que es un hecho y no se trata de una simple especulación. También apuntan que desde 1995 hasta el 2006, la Tierra ha presentado sus mayores temperaturas desde 1850, según registros instrumentales de la temperatura mundial.

Gracias a que los científicos del Panel se encuentran en todos los continentes, desde su posición han notado que “numerosos sistemas naturales están siendo afectados por cambios del clima regional, particularmente por un aumento de la temperatura”

El informe asegura que las emisiones mundiales de Gases de Efecto Invernadero (GEI) producto de actividades humanas han aumentado, desde la era preindustrial, en un 70% entre 1970 y 2004. Comparando los niveles de concentración de GEI, estiman que los gases de origen antropogénico se han incrementado considerablemente en los últimos 50 años. Ver imagen 4

Imagen 4. Proyección de la temperatura por aumento de emisiones de GEI entre el año 2000 y 2100

Esto se debe básicamente que tras el fin de la Segunda Guerra Mundial a mediados del siglo XX, los países comenzaron a concentrarse en su desarrollo, lo que derivó en la formación y consolidación de grandes emporios industriales con una enorme capacidad de expansión en un mundo pacífico, por lo que la actividad industrial y sus contaminantes se incrementaron como nunca antes en la historia.

El calentamiento antropogénico podría producir impactos abruptos o irreversibles, en función de la rapidez y magnitud del cambio climático. Por lo que la humanidad debe adaptarse y mitigar sus efectos.

No obstante apunta que “la capacidad adaptativa está íntimamente relacionada con el desarrollo social y económico, aunque se halla desigualmente distribuida tanto entre las sociedades como en el seno de éstas”.

El IPCC recuerda que “los gobiernos disponen de una gran diversidad de políticas e instrumentos para crear incentivos que primen las medidas de mitigación. Su aplicabilidad dependerá de las circunstancias nacionales y del contexto sectorial”

En la sección de adaptación y mitigación del último informe del IPCC, los expertos reconocen la existencia de múltiples opciones para reducir las emisiones mundiales de GEI mediante la cooperación internacional.

“Hay un nivel de coincidencia alto y abundante evidencia de que el establecimiento de una respuesta mundial al cambio climático, el estímulo de toda una serie de políticas nacionales y la creación de un mercado internacional del carbono y de nuevos mecanismos institucionales al respecto son logros notables de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático y de su Protocolo de Kioto que podrían sentar las bases de los futuros esfuerzos de mitigación. Se ha avanzado también en el tratamiento de la adaptación en el marco de la CMCC y se han sugerido iniciativas internacionales ulteriores”, declara el informe.

A largo plazo el cambio climático pudiera generar un aumento de la temperatura global que oscila entre 1,1 a 6,4 grados Celsius, esto para finales siglo XXI. Sin embargo el valor promedio más probable de incremento de temperatura es de 1,8 a 4 grados. Teniendo severas consecuencias en continentes y latitudes elevadas. Ver imagen 5

Esto hará que los fenómenos naturales se vuelvan más extremos con mayor presencia de olas de calor y fuertes precipitaciones, así como ciclones tropicales, tifones y huracanes mucho más intensos.

Imagen 5. Pauta geográfica del calentamiento de la superficie

Fuente del cambio climático
Respecto a qué provoca el cambio climático, ha sido muy debatido, ya que unos sostienen la teoría relativa a que se debe a algo totalmente natural y el planeta ha vivido considerables variaciones en el clima, durante toda su existencia.

Por otra parte, aunado a las causas naturales, el actual cambio climático es principalmente provocado por Gases de Efecto Invernadero que tienen su origen y aumento en el quehacer humano.

En cuanto a Gases de Efecto Invernadero generalmente se suele hablar de CO2 como el mayor causante de todos los agravios atmosféricos, sin embargo está ubicado como el segundo GEI, detrás del vapor de agua, seguido del metano, oxido nitroso, CFCs, HFCs, PFCs y SF6.

Las emisiones de CO2 a causa de la quema de combustibles de origen fósil como el petróleo o el gas natural, que es usado en los automóviles y prácticamente en todo tipo de industria, se ha convertido en el mayor problema para toda la humanidad, ya que hay países que basan su economía y todo su crecimiento en la explotación y comercialización del crudo.

En lo que compete a la industria del aire acondicionado y la refrigeración, los gases refrigerantes CFCs y HFCs que han sido liberados a la atmósfera, también son culpables del calentamiento global y el cambio climático, sobre todo, porque su creación es realizada expresamente para el intercambio de temperatura, por lo que pueden soportar condiciones de elevado rango. Asimismo, éstos tardan mucho tiempo en desaparecer y son de origen 100% antropogénicos.

Se debe resaltar que estos gases como tal no deberían ser nocivos para la atmósfera, pues son para ser usados a través de una circulación continua en sistemas cerrados, sin embargo, el desconocimiento de lo perjudicial de estas sustancias llevó a ejecutar malas prácticas que aún se siguen ejerciendo, tal como es la liberación de éstos.

En México, el sector que más utiliza los fluidos refrigerantes es el dedicado a la refrigeración comercial y doméstica, pero las deficiencias durante el servicio de reparación y mantenimiento de las unidades, son los generadores de la emisión directa de un gran volumen de gases y sustancias que se liberan a la atmósfera.

Otra de las causas es la deforestación de bosques y los incendios forestales. La primera es muy importante, ya que la expresión “son los pulmones del planeta” no sólo es una alusión metafórica, porque literalmente purifican el aire ya que absorben CO2 y liberan oxígeno, pero lógicamente, al ser destruidos la humanidad va careciendo de estos poderosos pulmones.

En cuanto a los incendios forestales, éstos expulsan considerables cantidades de metano a la atmósfera, el cual tarda hasta 11 años en desaparecer, por lo que afectar a los bosques, sin duda, genera un perjuicio muy severo, tanto para la  purificación como en la liberación de gases de efecto invernadero.

La contaminación en general de la cual el hombre es el principal protagonista, ha contribuido a la agudización del cambio climático, pues se han derrochado los recursos naturales argumentando desarrollo y vida plena por parte de las naciones.

Es muy importante que no sólo los gobiernos, como generalmente estilan los pueblos, sino todas las personas, contribuyan a la mitigación del cambio del climático, el cual amenaza con aumentar la temperatura planetaria entre 1,8 y 6 grados Celsius ­durante el siglo XXI, hecho que desencadenaría los fenómenos naturales más extremos que ­recuerde la humanidad, provocando inundaciones, sequías y una degradación total del medio ambiente en ciertas regiones, produciendo numerosos desplazamientos.

Según datos arrojados por la Organización de las Naciones Unidas, probablemente haya 50 millones de desplazados por el cambio climático para el año 2010 y a diferencia de las personas que se movilizan masivamente huyendo de la hambruna, guerras o regímenes represivos; estos nuevos desplazados se agruparán en la nueva categoría denominada “refugiados medioambientales”.

Vías de salida
Enfrentar la mitigación de los efectos del calentamiento global es gran problema en un mundo de más de 6500 millones de habitantes, de los cuales un 80% padecen un rasgo de situación de pobreza, sin duda no es sencillo concientizar a la gente respecto al cambio climático, ya que obviamente estas personas están más preocupadas por resolver su situación.

Pero, el cambio climático involucra a todos los seres humanos, vale reconocer que unos con más responsabilidades que otros, pero se trata de un planeta que está anunciando que no es inmune ni eterno, por lo que en algún momento pudiera desaparecer.

En este sentido un primer camino de solución es la difusión de todo este problema y sus graves consecuencias sobre la humanidad, ya que de manera constante las personas recibirán mensajes que tarde o temprano terminarán calando en su conciencia y tomarán la conservación del medio ambiente como una conducta internalizada.

Fomentar y aplicar la eficiencia energética es otro factor de importancia, ya que al usar lámparas y aparatos de bajo consumo, no encender artefactos innecesariamente y aprovechar la luz solar para realizar diversas actividades sin necesidad de la artificial; son tan sólo una de las medidas para eficientar la energía.

En México, el sector que más utiliza los fluidos refrigerantes es el dedicado al mantenimiento y reparación en refrigeración comercial y doméstica

Al hacer un uso más eficiente de la energía, las compañías de electricidad no emitirán grandes cantidades de CO2 a la atmósfera para la generación energética, hecho que sin duda contribuye considerablemente al bienestar del medio ambiente.

Mucho se ha hablado acerca de las energías renovables. En este aspecto Europa lleva un largo camino recorrido con relación a los demás países del mundo, por ejemplo, Alemania es uno de los países que mayores de toneladas de CO2 liberan a la atmósfera anualmente, pero es la nación número uno en lo que utilización de energía fotovoltaica se refiere.

El viejo continente aventaja considerablemente a los demás países del mundo en cuanto al cuidado del planeta, ya que la mayoría de sus legislaciones poseen normativas y leyes muy rigurosas, por lo que hoy por hoy son los líderes en estándares relativos a la materia medioambiental.

Existen diversos tipos de fuentes de energías alternativas, tales como:

Energía eólica, proviene del movimiento del viento, y se capta por medio de aerogeneradores o molinos de viento.

Energía hidráulica, es la captación de la energía potencial de los saltos de agua, y que se realiza en centrales hidroeléctricas.

Energía oceánica o mareomotriz, que se obtiene bien de las mareas (de forma análoga a la hidroeléctrica), o bien a través de la energía de las olas.

Energía solar recolectada directamente en forma de calor a alta temperatura en centrales solares de distintas tipologías, o a baja temperatura a través de paneles térmicos domésticos, o bien en forma de electricidad aprovechando el efecto fotoeléctrico mediante paneles foto voltaicos.

Energía geotérmica producida al aprovechar el calor del subsuelo en las zonas donde ello es posible.

Biomasa por descomposición de residuos orgánicos o bien por su quema directa como combustible.

En muchas ocasiones se ha mencionado que la energía nuclear también es una fuente alternativa y sin duda lo es, no obstante,  pese a que en el mundo existen varias plantas de energía nuclear, han sido rechazas por parte de la mayoría de la población.

Esto se debe en primera instancia al peligro que representa el manejo de este tipo de plantas y como el antecedente más catastrófico, la humanidad aún conserva el recuerdo de la explosión de hidrógeno debido al sobrecalentamiento del núcleo del reactor 4 de la Central Nuclear de Chernóbil en Ucrania, sucedida en 1986.

Por otro lado, las superpotencias mundiales siempre observan como una amenaza para sus intereses, el hecho de que sean instaladas este tipo de plantas, pues surge el ­temor de que éstas puedan ser utilizadas para la fabricación de armamentos nucleares.

Atendiendo a estas razones, en muchos países se ha descartado la energía nuclear como una fuente alterna a la utilización de combustibles de origen fósil para la generación energética.

México y el cambio climático antropogénico
En el panorama latinoamericano México lleva la batuta en cuanto a iniciativas medioambientales que mitiguen el calentamiento global y contribuyan con la conservación y mejora de la naturaleza.

México es signatario de los Protocolos de Montreal y Kioto, por otra parte ha sido reconocido por la Organización de las Naciones Unidas como uno de los países de mayores iniciativas y que ha efectuado más aportes en favor de la mejora de la situación del medio ambiente mundial.

En el sector de aire acondicionado y refrigeración, según al Protocolo de Montreal, México tenía la oportunidad de eliminar la producción de CFCs para el año 2010. Sin embargo se adelantó cuatro años en este aspecto.

Debido a la gran deforestación mundial la ONU ha implementado un programa de siembra de 1000 millones de árboles anuales en todo el mundo, siendo México el país número uno ya que alcanzó la cifra de 250 millones de árboles en el 2007.

En el Diario Oficial de la Federación del 25 de abril de 2005, apareció un acuerdo bajo el cual se conformó la Comisión Intersecretarial de Cambio Climático (CICC) para coordinar dentro del ámbito de cada dependencia y entidades de la Administración Pública Federal, todo lo referente a políticas nacionales para la prevención y mitigación de emisiones de GEI; adaptación a los efectos del cambio climático, así como promover el desarrollo de programas y estrategias de acción climática que cumplan los compromisos suscritos por México en la CMCC.

Esta comisión se encargó de elaborar un informe incluido en el Plan Nacional de Desarrollo 2007-2012 y que además fue presentado bajo el nombre “Estrategia Nacional de Cambio Climático.”

Básicamente se identifican medidas, precisan posibilidades, establecen rangos de reducción de emisiones de gases, proponen estudios necesarios para definir metas más exactas de mitigación. De la misma manera se esbozan las necesidades del país para avanzar en la construcción de capacidades de adaptación.

Aunque resulten fatalistas y exageradas ciertas visualizaciones acerca del futuro del planeta, es responsabilidad de la humanidad impedir la destrucción del único hábitat existente, hasta la actualidad, donde se puede desarrollar la especie humana.
——————————————————————————-

Fuentes de Consulta
Revista Mundo HVAC&R, Año VII, Núm. 87 Marzo 2008, Páginas 16-21
http://www.ipcc.ch
http://www.ipcc.ch/pdf/assessment-report/ar4/syr/ar4_syr_sp.pdf
http://cambio_climatico.ine.gob.mx
http://www.textoscientificos.com

Comentarios

Deja una respuesta

Or

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to top