Uso de nitrógeno en sistemas de refrigeración

Ing. Gerardo López Álvarez
Gerente de Ingeniería de Aplicación y Nuevos Productos de Bohn de México

En los sistemas de refrigeración, como es bien sabido, cada uno de los componentes tiene un función específica y no menos importante es la participación de la tubería de cobre dentro de dichos sistemas, ya que por medio de las tuberías se conduce el refrigerante y el aceite necesarios para poder efectuar el enfriamiento, así como la lubricación de los componentes que lo requieren.

La tubería de cobre está hecha para varios tipos de aplicaci­ones, enfocándonos en este caso en el tipo de tubería de cobre utilizada en los sistema de refrigeración, además de las propiedades mecánicas con que deben cumplir para soportar las presiones y temperaturas a las que está sometido el cobre de las mismas, el punto en donde nos centraremos es en lo referente al cuidado en el proceso de la unión con soldadura que debemos hacer.

Dentro de los varios cuidados que se recomiendan en los sistemas de refrigeración es la hermeticidad de los sistemas, esto es, que los sistemas se encuentren libres de fugas para evitar la pérdida del refrigerante, el aceite y que entre humedad al interior de los mismos, para lo cual nos valemos de unir las tuberías con soldadura, cuidando también la limpieza que es fundamental.

Para realizar una unión exitosa de tubería no sólo debemos ­calentarla, aplicar el fundente y posteriormente la soldadura para que se pueda efectuar la adhesión de los dos ­materiales, sino que también debemos, como ya  se mencionó, cuidar la limpieza. Dicha limpieza la podemos realizar por el exterior de los tubos eliminando los residuos negros que se forman durante la unión, esto se presenta ya que cuando se agrega calor al cobre en presencia del aire, aparece óxido de cobre que es la escoria o residuos negros que se forman sobre el tubo, este óxido puede ser extremadamente dañino para el sistema de refrigeración.

Si este óxido de cobre se forma en el exterior de los tubos y el cual podemos eliminar con un cepillo o con un trapo, por estar a la vista de nosotros o de nuestros clientes, este mismo óxido de cobre se forma también en el interior de los tubos por tener la presencia de aire y con las uniones ya realizadas con la soldadura no podemos ver y por lo tanto no podemos eliminar, ocasionando con esto impurezas que nosotros mismos estamos generando y que seguramente nos ocasionarán muchos problemas y daños en el momento de operar el sistema de refrigeración.

Para prevenir la formación de óxido de cobre en el interior de los tubos debemos eliminar el aire, esta operación la realizamos al hacer pasar o circular a baja presión un gas inerte como el Nitrógeno seco por el interior de los tubos en el momento de hacer las soldaduras.

Es recomendable hacer circular Nitrógeno en el interior de las tuberías a una presión entre 10 y 20 psig durante el proceso de soldadura, para evitar la formación del óxido de cobre.

Esta buena práctica del uso de Nitrógeno nos ayudará a eliminar las impurezas que nosotros mismos podemos generar en el interior de las tuberías. Sólo debemos tener los cuidados nece­sarios con el uso del Nitrógeno, ya que es un gas que se mane­ja en cilindros a presiones muy elevadas y para lo cual debemos de contar con el equipo (lentes de seguridad, guantes, etc.) y accesorios recomendados (regulador, manómetros, mangueras) en buen estado para el uso y seguridad de quién los maneja, para prevenir accidentes durante el desempeño del trabajo.